Abogados Accidentes de tráfico Zaragoza, en A&A Abogados contamos con un equipo de abogados especializados en Accidentes de tráfico que plantearán la reclamación de su indemnización, bien de forma amistosa o acudiendo a los Tribunales para hacer valer su derecho, cuando las cuantías ofertadas son inferiores a las legales.

¿QUÉ OTRO TIPO DE ACCIDENTES ATENDEMOS?

Aunque no se trate de un accidente de tráfico en sentido estricto, representamos y defendemos a nuestros clientes en los accidentes sufridos en los autobuses urbanos, los daños sufridos en la vía pública por mal pavimentado de las calles, los accidentes sufridos en supermercados y grandes almacenes, etc.

Dentro de los accidentes de tráfico podremos defenderle tanto si usted es conductor, tanto si es de coche o camión, motorista, circulaba con su bici por un trayecto urbano, si era peatón o viajaba en un autobús

¿ABOGADOS INDEPENDIENTES O EL DESIGNADO POR LA COMPAÑÍA DE SEGUROS?

Las empresas aseguradoras, ante un accidente de tráfico suelen ofrecer a su propio equipo de abogados para que preste defensa al siniestrado.

No obstante, hay que tener en cuenta con carácter previo, que no siempre los intereses de la compañía coincidirán sustancialmente con los del siniestrado, ya que las empresas aseguradoras tienen convenios entre las mismas hasta determinados límites indemnizatorios en los que el pagador será su propia compañía, procediendo posteriormente a realizar compensación con la contraria.

Abogados Accidentes de tráfico Zaragoza

Sin desmerecer la cualificación, gran experiencia y alta especialización de los abogados defensores de las compañías de seguros, no se puede olvidar que el cliente de estos es siempre la empresa aseguradora

La motivación de estas suele ser cerrar el asunto a la mayor brevedad posible y en muchas ocasiones con una oferta dineraria claramente inferior a lo que pudiese determinar al amparo de la ley un Juez independiente.

Un abogado independiente no tendrá ningún tipo de relación ni vinculación con las compañías de seguros siendo su finalidad defender los intereses del cliente y tendrá una comunión completa con usted sobre la finalidad compensatoria, ya que normalmente sus honorarios vendrán determinados por un porcentaje previamente establecido con el siniestrado al que prestan sus servicios.

¿DENTRO DE QUÉ PLAZO PUEDO RECLAMAR?

A partir del 1 de Julio de 2015, las víctimas de un accidente de tráfico tienen el plazo de un año para poner en conocimiento del Juzgado Civil correspondiente sus lesiones en un accidente de tráfico salvo casos excepcionales como pueden ser que el conductor lo hiciese bajo la influencia de alcohol o drogas, muerte del siniestrado, lesiones graves o muy graves que causen discapacidades en cuya caso podrá seguirse haciendo mediante denuncia ante la Jurisdicción Penal.

¿QUIÉN VALORARÁ LAS SECUELAS DE LA VICTIMA?

En la actualidad, y tras la despenalización de las faltas, los traumatismos leves no son competencia de los Juzgados de Instrucción, salvo supuestos excepcionales, siendo el demandante por daños el que deba aportar su propio informe pericial, para lo cual debe contar con un médico especialista en valoración del daño corporal, el cual realizará una descripción de las lesiones estableciendo la relación de causalidad entre el accidente y las secuelas.

Una vez recibido el informe de Valoración Corporal por su abogado, se procederá a la cuantificación de las lesiones sufridos.

No obstante en el juicio civil siempre se podrá solicitar la actuación de un perito judicial designado por el Juzgado, que tendrá siempre mayor objetividad que el de la aseguradora, y todo ello cuando no estemos de acuerdo con la valoración médica emitida por la compañía de seguros.

Sin embargo, siempre será posible formular denuncia ante el Juzgado de lo Penal con la finalidad de que se tramiten unas Diligencias Previas para el esclarecimiento de los hechos y tener la posibilidad de que se emita un informe de sanidad por el médico forense, determinando si las lesiones son graves o leves, con lo que el Juez de Instrucción tendrá la posibilidad de determinar si se trata de una imprudencia grave o menos grave.

Las Diligencias Previas tienen como finalidad por tanto averiguar si un hecho es constitutivo de delito o no, quien es el autor y determinar igualmente cuál es el órgano competente para juzgarlos.

Del resultado de las Diligencias Previas dependerá por tanto que se determine el archivo del asunto si el traumatismo es leve, sin embargo esa mínima actuación procesal puede evitar el gasto de tratar de demostrar las lesiones con un perito privado en vía civil.

Por el contrario, si el informe forense determina que las lesiones pueden ser graves o muy graves, se continuará el procedimiento por la vía abreviada.

Otra posibilidad, será la de interponer la denuncia penal y, cuando ésta se archive solicitar un Auto de Cuantía Máxima que será posteriormente utilizado en el Juicio Ejecutivo del automóvil que al fin y al cabo, es un procedimiento tramitado ante el Juez de lo Civil de Primera Instancia.

¿SE DEBE LLAMAR A LA POLICÍA EN LOS SUPUESTOS DE ACCIDENTES DE TRÁFICO?

Cuando el siniestrado, víctima del accidente considere que sus lesiones pueden revertir cierta gravedad, siempre será conveniente conseguir la actuación de las cuerpos y fuerzas de seguridad, bien sea Guardia Civil o Policía Urbana para que levanten el correspondiente atestado, es decir, en aquellos supuestos en que los hechos tienen una relevancia notoria y se han producido daños personales.

El atestado puede considerarse para algunos como una mera denuncia, y para otros como una Diligencia de Prevención o un informe, en el que se hará constar el lugar donde se ha producido el siniestro,  cuáles son las medidas de la calzada, señales de tráfico existentes, grado de iluminación y de condiciones atmosféricas.

Con este Instrumento Policial se documentará las versiones de las dos partes enfrentadas en el accidente, se señalarán los perjuicios materiales así como los personales y se plasmarán las declaraciones de los testigos existentes.

El Atestado Policial normalmente hará una reconstrucción del accidente estableciendo un plano de situación y cuáles son sus conclusiones, siempre que tenga elementos de hecho para poderlo determinar.

En los supuestos en los que no haya obligación de formular atestado, la Policía Local toma nota sobre las circunstancias del accidente y en la mayoría de los casos realiza un informe de lo ocurrido.

Sin embargo, en algunas ocasiones puede suceder que la Policía Local intente convencer a las partes de que formulen un parte amistoso tratándose de desvincular del accidente y dejando que el asunto se dilucide según el criterio de los particulares intervinientes en el siniestro.

Ante tales situaciones, es conveniente que se tomen fotografías por la víctima del accidente con cualquier teléfono móvil, se anoten los nombres de los testigos que puedan haber visualizado la situación y se acuda al Servicio de Urgencias a un hospital para que se emita el correspondiente informe.

COMO SE DETERMINARÁ EL IMPORTE DE LA INDEMNIZACIÓN

Una vez se haya emitido el correspondiente informe por un perito médico valorador, su abogado deberá realizar una valoración cuantitativa de cuál puede ser el importe a reclamar.

Su abogado deberá informarle sobre las posibilidades del asunto y cuál es la estrategia procesal más adecuada, debiéndose valorar siempre cuales son las posibilidades de éxito, y sin correr riesgos innecesarios.

Todo aquel que sufra un accidente de tráfico y antes de demandar judicialmente en vía civil, debe asesorarse lo suficiente con un abogado especialista en accidentes de tráfico.

¿CUÁL SERÁ EL COSTE QUE TENDRÉ QUE PAGAR?

Con la actual supresión de las tasas judiciales que favorecen un acceso igualitario a la Justicia se ha eliminado uno de los grandes obstáculos de carácter económico para solicitar una prestación indemnizatoria en el correspondiente Juicio Civil.

En la mayoría por no decir en la totalidad de los contratos de aseguramiento está previsto que usted podrá contratar su defensa jurídica con el abogado de la aseguradora o realizar una designación libre del Abogado y Procurador que represente sus intereses.

En virtud de estas cláusulas contractuales, tanto su representación como su defensa en juicio pueden salir total o parcialmente gratuitos.

Por tanto, en la mayoría de los casos existirá una cobertura de defensa y representación jurídica dependiendo siempre de lo establecido en su póliza y de los límites de la misma por lo cual se podrá solicitar el reintegro de los honorarios abonados de acuerdo con las Condiciones Generales y Particulares establecidas en su contrato, que siempre tiene unos límites muy concretos.

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS MÁS FRECUENTES EN UN ACCIDENTE DE TRÁFICO?

Los accidentes de tráfico pueden producir una serie de consecuencias físicas entre las cuales, las más habituales pueden ser latigazo cervical, rotura de costillas, clavículas, caderas, tibia y peroné, lesiones en los ojos, fractura de los pequeños huesos situados en la nariz, rotura de una o ambas muñecas o fractura de pómulo.

Es evidente que no están incluidos en esta pequeña descripción todas las que pueden ser ocasionadas por el siniestro, sino solamente algunas lesiones a título de ejemplo.

Entre las secuelas graves se pueden incluir entre otras las de tipo cerebral, las que afecten a los nervios periféricos o a la médula espinal, las que afecten a los sentidos, como pueden ser la vista por alteraciones en la visión o pérdidas de ojo, a los oídos por existencia de vértigos persistentes, etcétera.

Las que afecten al aparato reproductor, al sistema cardiovascular, a la columna vertebral, bien sea en sus extremidades superiores o en la cadera o bien a órganos y vísceras como pueden ser el aparato digestivo, la laringe, el hígado, los riñones o la vejiga y uretra produciendo incontinencias permanentes.

LOS LATIGAZOS CERVICALES. ¿CÓMO SE VALORAN?

Los post traumatismos cervicales se califican como secuela según la Ley y dentro del apartado de dolores post traumáticos bien tengan afectación de la raíz nerviosa que deberá siempre ser valorado por una electromiografía o sin compromiso radicular.

Estos esguinces se valorarán desde 1 punto a 5 y, cuando haya compromiso de afectación de la raíz, de 6 a 10, siendo calificados como lesiones temporales.

Por tanto, el latigazo cervical cuando es diagnosticado únicamente por lo que refiere la víctima sin que se pueda comprobar lo mismo por pruebas médicas complementarias es indemnizado como lesión temporal.

¿Qué criterios se siguen para su diagnóstico? Se pueden establecer cuatro parámetros que son:

  • El que no haya otro motivo que justifique la lesión.
  • Que los síntomas aparezcan en un tiempo razonable, es decir, con cierta proximidad temporal para lo cual tiene una relevancia fundamental el que estos aparezcan dentro de las 72 horas siguientes al siniestro. Igualmente, se valora la relación entre la zona del cuerpo afectado por la víctima y la lesión sufrida, salvo que una explicación de la lesión justifique lo contrario.
  • La parte del cuerpo afectada en la victima tiene que tener una relación con la lesión sufrida.
  • La lesión tiene que tener cierta intensidad, para lo cual se valorará la gravedad del accidente y otras circunstancias que afecten a la probabilidad de su existencia.

Hay que señalar que las secuelas se indemnizan siempre que haya un informe médico concluyente como podría ser que en el propio informe de urgencias se objetive radiológicamente una rectificación de la curva fisiológica cervical o una contractura.

Por concluyente se deberá entender aquellas situaciones médicas que no se pueden controvertir ni ser objeto de dudas, que sea incuestionable y que refleje unas evidencias definitivas, claras y palmarias sin ningún tipo de deducción.

Dentro de los perjuicios personales, se indemnizan igualmente los perjuicios causados por la pérdida de calidad de vida, dentro de los cuales puede haber un perjuicio personal básico y un perjuicio particular que dependerá de los diversos estándares que supongan la pérdida de calidad de vida indemnizándose con la cantidad de 52 euros el moderado, 75 euros diarios el grave y el muy grave ascenderá a la cantidad de 100.

Las intervenciones quirúrgicas, dependiendo de su complejidad, del tipo de anestesia utilizado y del propio tipo de intervención son valoradas de 400 a 1.600 euros.

En el supuesto de que existan secuelas leves tras un accidente, es decir, en los casos de traumatismos cervicales y para la determinación de las secuelas no será suficiente las manifestaciones de la víctima, siendo necesario en todo caso la existencia de pruebas diagnósticas que puedan avalar la existencia del dolor.

Los perjuicios que sufra el siniestrado por pérdida de calidad de vida, en los casos de siniestros leves, únicamente se valorarán si la victima está incapacidad para realizar su actividad.

Todas las lesiones que tengan como base el dolor, debiéndose incluir aquí el síndrome post traumático cervical, deberán quedar demostradas con pruebas radiológicas, aplicándose igualmente este supuesto de la ley a las caídas, a los accidentes laborales y a la lesiones.

¿CÓMO SE VALORA EL LUCRO CESANTE?

Como novedad podemos señalar la valoración del lucro cesante, constituido por una pérdida de la capacidad de ganancia de la víctima en la que será esencial los ingresos netos de la víctima, pero igualmente se valorará el trabajo no remunerado que se desarrolla en las tareas del hogar por las amas de casa o la pérdida de capacidad de trabajo en el caso de estudiantes o menores.

Cuando haya secuelas, el lucro cesante consiste en la pérdida de capacidad de ganancia por trabajo personal e igualmente el perjuicio que sufre la víctima por la pérdida o disminución de sus ingresos derivados de la relación laboral.

El cálculo del lucro cesante de la víctima se realiza multiplicando sus ingresos netos o una estimación de su dedicación a las tareas de hogar por un coeficiente actuarial.

Como se computan los ingresos

Los ingresos a tener en cuenta son los percibidos en el año anterior al accidente o una media aritmética de los obtenidos en los tres años anterior si esta cantidad fuese superior.

Cuando la víctima del accidente estuviese en situación de desempleo se utilizará como módulo de cálculo de sus ingresos las prestaciones que haya cobrado por este concepto, y si no ha percibido este, se computará como ingreso un salario mínimo interprofesional anual.

La pérdida de ingresos en los supuestos en que la víctima queda inhabilitada para realizar cualquier clase de trabajo se considerará que el perjuicio que sufre es del 100% de los ingresos.

Si por el contrario queda inhabilitado para realizar su trabajo, el perjuicio sufrido y que se valorará es el del 55% de sus ingresos, pudiendo llegar a 75% cuando el accidentado haya cumplido los 55 años.

Cuando las secuelas que padezca el lesionado solo disminuyan de manera parcial sus ingresos o su rendimiento en el ejercicio de su actividad profesional se considerará que el perjuicio que sufre el accidentado es el equivalente a dos anualidades.

Lucro cesante y lesiones temporales

En el caso de lesiones temporales, el lucro cesante es la pérdida do disminución temporal de ingresos netos, bien sean derivados del trabajo de la víctima o de su dedicación exclusiva a las tareas del hogar.

La pérdida de ingresos se configurará por referencia a los percibidos en los periodos análogos del año anterior al accidente, o a la media de los conseguidos en los tres años inmediatamente anteriores cuando esta cantidad sea superior, debiéndose deducir las prestaciones de carácter público bien  sean por incapacidad temporal o permanente que haya recibido la víctima por este mismo concepto.

En el caso de dedicarse a las tareas del hogar, se valorará el lucro cesante en la cantidad diaria de un salario mínimo interprofesional anual con un máximo de una mensualidad cuando no existan secuelas o estas sean inferiores a tres puntos.

¿CÓMO SE VALORAN LAS INCAPACIDADES PERMANENTES?

La norma prevé la distinción entre la leve indemnizable hasta 19.172 euros; la moderada que va desde el tramo anterior de 19.172  hasta 95.826 euros; la grave que puede llegar hasta los 191.725 euros y; para la muy grave que puede alcanzar hasta los 383.450 euros, que se suman al factor anterior de la absoluta.

Hay que señalar que la muy grave se trata de personas con secuelas permanentes que requieran la asistencia de una tercera persona para realizar los actos más esenciales de la vida, como pueden ser comer, vestirse, descalzarse, ir al baño, ducharse, realizar desplazamientos, situación que se da por ejemplo, en la tetraplejias, situaciones de coma, o cuando la víctima se queda en estado vegetativo, así como la pérdida de visión completa.

Igualmente se indemnizarán los gastos médicos futuros a los que pueda estar sujeta la víctima.

La incapacidad parcial de la legislació anterior es equiparada a la leve en el nuevo sistema, la permanente total equivaldrá al denominado grado moderado y la incapacidad permanente absoluta al grave y, para los supuestos de mayor entidad como gran invalidez se denomina ahora como muy grave.

En los supuestos que se produce la Gran Invalidez del accidentado será necesario, en muchos casos, la adecuación de la vivienda que deberá ser adaptada a las necesidades que sufre quien ha perdido su autonomía personal bien sea este muy grave o grave.

En estos supuestos también se deberá tener en cuenta la ayuda de terceras personas para auxiliarle que deberá ser compensada ya que el lesionado ha sufrido una pérdida completa de su autonomía personal.

Igualmente deben valorarse económicamente los gastos de prótesis como los de órtesis, consistiendo estas últimas en los sistemas de apoyo externo que ayuden a estabilizar la autonomía del accidentado.

Qué es la pérdida de calidad de vida

Esta pérdida puede significar un perjuicio moral importante, existiendo diversos grados que van desde el muy grave al leve, dependiendo de la pérdida de autonomía personal y considerarse muy grave el que impide las actividades esenciales de la vida diaria, como pueden ser vestirse o descalzarse.

El grave es aquel que se pierde la autonomía solamente apara algunas actividades de la vida ordinaria o de desarrollo personal.

En última instancia están el perjuicio moderado o el leve, que es aquel en el que la víctima con secuelas de más de 6 puntos no puede desarrollar actividades concretas que tengan trascendencia en su desarrollo personal.

En estos supuestos puede darse como repercusión de un accidente de gran intensidad el que se produzca en los familiares de grandes lesionados un grave perjuicio moral causado por la alteración que conlleva en la vida de las personas que deben prestar solícitos cuidados y atención a los lesionados

¿CÓMO SE VALORA EL DAÑO CORPORAL?

En virtud del principio de la restitutio in integrum o reparación integral del daño, se persigue la finalidad de  asegurar la indemnización total y completa de los daños y perjuicios acaecidos a la víctima, debiéndose valorar las circunstancias personales, familiares así como las sociales y económicas de la víctima., en las que se tendrá en cuenta, tanto la pérdida de ingresos como la disminución de la posibilidad de obtener ganancias.

Dentro de la reparación integral, se integran no solamente las consecuencias patrimoniales del daño corporal, sino también las morales o extra patrimoniales.

¿Qué daños se valoran?

Para integrar una indemnización se tienen en cuenta las secuelas, las lesiones temporales y el fallecimiento de la víctima si éste se produce.

EL PERJUICIO ESTÉTICO DE LAS SECUELAS

Por perjuicio estético se puede entender cualquier modificación que empeore la imagen de la persona accidentada determinándose el mismo a la finalización del proceso de curación del lesionado. La indemnización por daño estético es compatible con el coste de las intervenciones de Cirugía Plástica necesarias para su corrección.

La valoración del mismo variará según del grado de visibilidad de la cicatriz o deformación,  de cómo atraiga la mirada de los demás y de la reacción que provoque. Igualmente se valorará cuando ocasione una alteración en las relaciones interpersonales de la víctima en su comunicación con terceros.

El perjuicio estético puede ir del grado ligero, al moderado y al  medio y en los casos más graves puede ser importante, muy importante o importantísimo.

Por perjuicio estético se pueden entender las cicatrices o deformidades producto del accidente.

Daños morales complementarios del perjuicio estético

En su valoración se tendrá en cuenta la extensión e identidad del perjudicado, su edad pudiendo ser considerados valorativamente los daños complementarios al perjuicio estético causado, cuando se haya recibido una puntuación superior a 36 puntos por daño estético.

¿QUIÉNES SON LOS PERJUDICADOS EN CASO DE FALLECIMIENTO?

En caso de muerte existen 5 categorías de perjudicados, que van desde el cónyuge viudo, los padres de la víctima y los hijos de la misma así como los hermanos y los allegados.

El cónyuge viudo no separado legalmente recibe un importe fijo hasta los quince años de convivencia, según la edad de la víctima y un incremento por cada año adicional.

Se asimila al cónyuge, aquellas personas que constituyen pareja de hecho estable que contraen matrimonio y,  los años de convivencia se suman a los de la unión conyugal.

En las situaciones en las que hay nulidad, separación o divorcio o  bien, separación de hecho se pueden equiparar a la separación legal.

¿Cuál es la indemnización que cobran los ascendientes?

Cada progenitor recibirá un importe fijo que variará dependiendo de si el hijo fallecido tenía hasta 30 años o más.

Los hijos

Se asigna una cantidad fija a cada uno de ellos en función de su edad y, en atención a sus distintas etapas, siendo la primera hasta los catorce y la última a partir de los treinta años.

Los nietos tienen la consideración de perjudicados en el caso de que muera su padre, que fuera hijo del abuelo fallecido y, perciben una cantidad fija con independencia de su edad.

En el mismo sentido, los hermanos reciben una cuantía fija que varía en función de su edad, según tengan treinta años o más.

¿Qué son los allegados?

Son aquellas personas que sin tener la condición de perjudicados hubieran convivido familiarmente con la víctima durante un mínimo de cinco años anteriores al fallecimiento y, fueran cercanas a ellas en parentesco o afectividad. Estos recibirán una cantidad fija cualquiera que sea su edad.

 

¿CUAL ES LA CUANTIA DE LAS INDEMNIZACIONES?

Según los daños causados a la víctima en cada siniestro, la cuantía indemnizatoria por muerte se incrementa en un 50% sobre la normativa legal anterior y, en los casos de existencia de secuelas, el porcentaje de aumento sobre la legislación anterior es de un 35%.

Las secuelas del gran accidentado que presenta discapacidades importantes debe distinguirse entre el perjuicio patrimonial básico y los gastos específicos que incluyen el entierro y funeral de la víctima, la repatriación cuando haya fallecido en territorio extranjero y el traslado del fallecido desde el lugar de su muerte o del accidente hasta el lugar donde se realiza el entierro.

INDEMINZACIONES EN SUPUESTOS DE UNIONES DE HECHO NO MATRIMONIALES

El Tribunal Supremo ha venido exigiendo para poder cobrar la indemnización y asimilar una unión de hecho o pareja al matrimonio, en primer lugar la convivencia de la pareja, que ésta sea permanente y estable y, en tercer lugar, que sea pública y notoria, lo cual se podrá demostrar con el empadronamiento municipal o por ser beneficiario en una póliza de seguro por fallecimiento o accidente, e igualmente la duración de la pareja de hecho que deberá ser como mínimo de un año.

 

PÉRDIDA DEL NASCITURUS O FETO

El fallecimiento de una víctima embarazada que tiene como causa un accidente puede ser considerado como un perjuicio particular que deberá percibir el cónyuge, siendo más alta la cantidad si la pérdida del feto se ha producido pasadas las 12 semanas de gestación.

La indemnización por muerte del nasciturus resarce un daño moral que tiene una consecuencia estrictamente patrimonial y fundamentalmente moral, viniendo a significar un incremento de la indemnización principal que corresponde al perjudicado por el daño sufrido.