Abogados de Incapacidad Permanente Zaragoza, en A&A Abogados contamos con un equipo de abogados especialistas en Incapacidad Permanente compuesto por letrados expertos en Derecho Laboral y de la Seguridad Social que se dedican a la gestión, representación y defensa de aquellos beneficiarios del Sistema Público que reclaman una Invalidez, bien sea en el grado de Parcial, total, absoluta o gran invalidez.

La Incapacidad permanente viene definida en la Ley de Seguridad Social en su artículo 136 como aquella situación del trabajador en la que después de haber estado sometido a los tratamiento prescritos por las Entidades Sanitaria y después de haber sido dado de alta clínicamente presentan reducciones anatómicas o funcionales, graves, objetivas e irreversibles y definitivas, siempre que disminuyan o anulen su capacidad laboral.

¿Qué otros temas relacionados con la Incapacidad Permanente Tratamos?

  • Accidentes de trabajo.
  • Aclaración de contingencias por enfermedad común o accidente laboral, o en casos excepcionales, enfermedad profesional.
  • Revisiones de grado de Invalidez solicitando por ejemplo el pase de la Incapacidad Permanente Total a la Absoluta.
  • Enfermedad profesional.
  • Falta de medidas de seguridad.
  • Reintegros de gastos médicos cuando haya urgencia vital y se utilicen prestaciones médicas de unidades especializadas de la Sanidad Privada.
  • Altas médicas indebidas.
  • Reclamaciones por Incapacidad Temporal.

¿Cuántas clases de incapacidades existen legalmente?

Lesiones permanente no invalidantes

La cual es concedida a los trabajadores que sufran lesiones, mutilaciones o deformidades generadas por accidente de trabajo y que supongan una disminución en la integridad física del trabajador.

Este tipo de lesiones no pueden considerarse como una invalidez en sí misma por la propia definición legal de las mismas, y las mutilaciones o deformidades deben estar siempre recogidas en un baremo legal establecido para tal efecto.

Incapacidad Permanente Parcial

Es aquella que supone una disminución de como mínimo el 33% en la capacidad laboral del trabajador.

¿Cuál es su cuantía? Se trata de una indemnización a tanto alzado equivalente a 24 mensualidades de la base reguladora del trabajador.

En muchas ocasiones el límite entre la Incapacidad permanente parcial consistente en un pago único y la permanente Total es de muy difícil distinción, siendo muy frecuentemente utilizada por las Mutuas de Accidente de Trabajo para intentar evitar  prestaciones vitalicias en los supuestos de incapacidad permanente total y absoluta.

Este tipo de Invalidez permanente permite la continuación de la actividad laboral en el puesto de trabajo, a pesar de las limitaciones funcionales del empleado y ordinariamente no puede ser empleada por el empresario como motivo de despido, salvo que un Juez Laboral así lo autorice motivadamente.

Incapacidad Permanente Total

Es aquella que inhabilita para todas las principales funciones del puesto de trabajo del empleado o puestos similares correspondientes al mismo grupo profesional o de franja.

¿Cuál es su cuantía? Esta es el 55% de la base reguladora del trabajador. Su principal beneficio es que es posible el cobro de la prestación y la realización de otra actividad compatible con el estado físico del beneficiario de la prestación, que por tanto, podrá seguir obteniendo unos nuevos rendimientos por un trabajo diferente y cobrar simultáneamente la pensión.

¿Qué es el profesiograma? Bajo este nombre se describe un tipo de documento en el que se resumen las funciones esenciales que realiza el trabajador en su puesto de trabajo, detallándose igualmente las características del trabajo a valorar y qué aptitudes y capacidades cumple el trabajador.

Este documento es de relevancia puesto que permite conocer cuáles son las exigencias técnicas de un puesto de trabajo y las aptitudes y capacidades que se requiere.

Incapacidad Permanente Total Cualificada

Aunque se le denomina Incapacidad Permanente no es específicamente ningún tipo de invalidez, sino más bien una mejora o incremento del porcentaje a aplicar sobre la base reguladora una vez que se han cumplido los 55 años, ya que en estos supuestos se supone que el beneficiario tendrá grandes dificultades para encontrar un puesto de trabajo nuevo ya sea por su edad, sus limitaciones físicas o por sus propias circunstancias personales.

Su concesión no es automática una vez cumplida la edad, sino que debe ser siempre solicitada por el beneficiario.

No obstante, cuando son los Tribunales los que conceden la Incapacidad Permanente Total y el trabajador tiene más de 55 años, aplicarán automáticamente el complemento del 20% y por tanto la pensión será del 75%, aunque no haya sido específicamente solicitado.

¿Cuál es su cuantía? La pensión resultante será de un 75% de la base reguladora, y cuando haya transcurrido más de un año desde el reconocimiento inicial de la pensión se le aplican al beneficiario las revalorizaciones correspondientes a las que tenga derecho.

El incremento del 20% se deja de percibir cuando el trabajador realice un trabajo remunerado por cuenta propia o ajena quedando en tales casos en estado de suspensión la mejora.

Incapacidad Permanente Absoluta

Es aquella que inhabilita para todo tipo de trabajo, profesión u oficio, incluyéndose dentro todas aquellas profesiones sedentarias o que no requieran ningún tipo de esfuerzo físico.

¿Cuál es su cuantía? La misma es la equivalente al 100% de la Base Reguladora. Está exenta de tributación en la Declaración del Impuesto de la Renta de la Personas Físicas y su concesión implica una gran cantidad de beneficios sociales a nivel de Ayuntamientos, Diputaciones, concesión de ventajas sociales, como becas, viviendas, coches y un largo etcétera.

En estos supuestos la capacidad residual del trabajador es nula, sin embargo la ley permite su compatibilidad con algunos trabajos como puede ser venta de cupones de la ONCE o aquellos que fuesen compatibles con la situación física y psíquica del trabajador.

El inicio de la realización de estos trabajos por un inválido absoluto deberá ser comunicada al INSS, lo cual entraña graves riesgos para el perceptor, puesto que la Entidad Gestora intentará casi siempre una revisión de oficio de la Incapacidad Absoluta para reducir el grado a Total para la profesión habitual.

¿Cómo tributan las Incapacidades Permanentes?

Tanto la Incapacidad Permanente Parcial como la Total para el trabajo habitual y la Total Cualificada estarán sujetas al impuesto del IRPF, siendo la única excepción la Absoluta, que está exenta de Impuestos.

Gran Invalidez

Es aquella padecida por el trabajador que le inhabilita para la realización de los actos más esenciales de la vida como pueden ser vestirse, descalzarse, asearse, ir al baño, comer o incluso necesitar el auxilio de una tercera persona para sus desplazamientos.

¿Cuál es su cuantía? Es equivalente al 150% de la Base reguladora.

Valoración del daño corporal. Contamos con un equipo médico altamente especializado en el asesoramiento y defensa judicial que elabora informes concretos y personalizados para la información a nuestros clientes sobre las posibilidades de éxito de una posible Incapacidad, el cual cuenta con amplia experiencia y conocimientos técnicos en este tipo de asuntos.

¿Es necesario agotar la Incapacidad Temporal para la concesión de una permanente?

Aunque la ley exige que se haya dado de alta clínicamente al trabajador para la concesión de una incapacidad laboral, sin embargo la práctica judicial de nuestros Tribunales permite la declaración de Incapacidad Permanente sin agotarse el plazo de 18 meses de Incapacidad Temporal e incluso directamente sin pasar por esta.

Será siempre necesario que las lesiones sean objetivables, permanentes e irreversibles, y cuando se den estos requisitos, así como los de cotización, se podrá solicitar directamente.

¿Es lo mismo Incapacidad Permanente que discapacidad?

En la práctica del lenguaje coloquial, en muchas ocasiones son confundidos ambos términos, sin embargo, la incapacidad puede definirse como aquel estado permanente o transitorio derivado de un accidente de trabajo o enfermedad común en la que queda mermada la capacidad laboral de la persona o simplemente abolida.

La minusvalía por el contrario puede definirse como aquella situación desventajosa para un individuo determinado producto de un determinado déficit o discapacidad.

Las discapacidades o minusvalías están gestionadas en Aragón por el Instituto Aragonés de Servicios Sociales y siendo en la totalidad del Estado Español, una competencia transferida a las Comunidades Autónomas.

Según el Real Decreto 1414/2006, por el que se determina la consideración de personas con discapacidad a los efectos de la Ley 51/2003 de Igualdad de Oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad, en su artículo 1.2.a) establece lo siguiente:

Se considerarán afectados por una minusvalía en grado igual o superior al 33 por ciento: los pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado de total, absoluta o gran invalidez.

¿Quién concede la Incapacidad Permanente?

La concesión definitiva es la Resolución firmada por el Director Provincial del INSS o por alguien que lo sustituya, después de que el Equipo de Valoración de Incapacidad, determine el cuadro clínico del trabajador así como sus limitaciones orgánicas y funcionales, e igualmente las secuelas calificando al trabajador como incapacitado permanente en el grado que corresponda.

Estas calificaciones pueden ser realizadas debiéndose determinar en la resolución, las fechas a partir de la cual la misma podrá ser analizada y revisada por agravación o mejoría.

La revisión por mejoría permite la incorporación al puesto de trabajo que se verá garantizado durante el plazo de dos años, según el Estatuto de los Trabajadores.

¿Quién forma los equipos de valoración de incapacidades?

Aunque en el lenguaje coloquial común se denominan como Tribunales Médicos, el paciente únicamente será entrevistado por un único vocal que emitirá un Informe no Vinculante, sin embargo su composición está formada por un Subdirector Provincial de Invalidez o un funcionario en que delegue, un Médico Inspector del Servicio Público de Salud, un Médico facultativo del Instituto Nacional de la Seguridad Social, un Inspector de Trabajo y un funcionario que ejercerá las funciones de Secretario.

En ocasiones y cuando se trata de accidentes de trabajo suele haber un funcionario técnico especializado en recuperación y rehabilitación cuando del expediente se deduzcan indicios de la posible mejora del trabajador.

Igualmente suele haber un experto en seguridad e higiene cuando ha habido incumplimiento de medidas laborales así dictaminado por la Inspección de Trabajo.

¿Qué documentos debo aportar a mi expediente de incapacidad?

Los documentos que se consideren relevantes podrán ser aportados bien con el propio formulario de invalidez, o adjuntados en el acto de reconocimiento médico ante la Comisión de Valoración de incapacidades.

La información aportada no se valora a peso sino por la calidad de los contenidos, por lo que ha de tenerse en cuenta las siguientes sugerencias.

¿Qué documentos deberemos aportar?

  • Certificados de minusvalía emitidos por el Instituto Aragonés de Servicio Sociales, aunque este documento pudiese aparentar tener una gran relevancia, en la práctica no suele tener una gran incidencia en la concesión o denegación, ya que sus criterios valorativos son sustancialmente diferentes de los practicados por los EVIS por estar basados en las tablas AMA, de origen americano.
  • Se deberán adjuntar siempre todos aquellos Informes de la Medicina Pública que tengan relevancia desde el punto de vista funcional de cara a la petición de invalidez.
  • Los documentos privados generados por la medicina privada suelen tener escaso valor probatorio para los EVI debiéndose salvar la excepción de aquellos que sean emitidos por facultativos muy especializados, con alta categoría científica y que tengan gran poder de convicción como pueden ser los emitidos por profesores universitarios o especialistas de gran renombre o Unidades Hospitalarias muy especializadas.

No obstante el contenido de los mismos siempre deberá ser complementario del emitido por la Medicina Pública y coherente en la relativa medida que pueda serlo con los emitidos por el Sistema Público de la Seguridad Social.

  • Antes de presentar los informes médicos por el peticionario al valorador del EVI siempre se deberá buscar un asesoramiento legal pertinente por un abogado especializado, ya que no todos los informes tienen la misma relevancia, debiéndose aportar sólo aquellos que siendo coherentes entre sí y no contradictorios puedan tener una mayor eficacia probatoria.

Me han denegado la incapacidad, ¿qué debo hacer?

Si se te ha negado el Derecho a una prestación por Incapacidad Permanente siempre se podrá interponer una Reclamación Previa contra la Resolución denegatoria.

Este tipo de escrito que teóricamente lo puede realizar el propio trabajador, siempre deberá contener una descripción de todas aquellas dolencias que sean susceptibles de valoración y cuáles son las repercusiones funcionales que producen.

En la práctica procesal es importante asesorarse con un abogado especializado en Incapacidades para hacer este planteamiento previo.

Es relevante señalar que una enfermedad o lesión que no haya sido alegada o valorada con anterioridad, siempre deberá ser incluida en la Reclamación Previa.

La finalidad de este escrito es poner en conocimiento del Instituto Nacional de la Seguridad Social la pretensión de que reconsidere su posición respecto a la denegación y puede ser considerada como un privilegio de la Administración en el proceso laboral.

Cuando se omita este escrito y se presente directamente la demanda ante el Juez de lo Social, este siempre tendrá la posibilidad de subsanar este defecto formal por parte del trabajador, debiendo retrotraerse todas las actuaciones al momento anterior de la presentación de la demanda.

El objetivo principal de la Reclamación Previa es poner en conocimiento del organismo administrativo la posibilidad de evitar un litigio comunicando cuales son los hechos en los que se base el reclamante y en que los fundamenta.

En los supuestos de accidente de trabajo deberá interponerse la Reclamación Previa ante el INSS, la Tesorería General de Seguridad Social así como la Mutua correspondiente de Accidentes de Trabajo.

Cabe recalcar que la gran mayoría de las reclamaciones Previas son denegadas, pudiéndose establecer un porcentaje de más del 96%.

Juicio verbal de invalidez

Una vez que la reclamación previa sea denegada, únicamente cabrá formular demanda ante el Juzgado de lo Social correspondiente, en el plazo de 30 días hábiles.

Al acto de juicio deberá irse acompañado de todos los medios probatorios que fundamenten la pretensión del reclamante.

El propio Juicio de Invalidez en su audiencia pública se celebrará dividido en tres fases, alegaciones, periodo probatorio y conclusiones y es de carácter absolutamente oral.

La fase probatoria constituirá el núcleo principal del proceso. En esta deberemos aportar aquellos informes de la Medicina Pública en formato original que sustenten nuestra pretensión e igualmente todos aquellos que no consten en el expediente administrativo por haber sido emitidos con posterioridad o no haberse podido aportar en la fase previa.

Nunca se podrá alegar en un juicio hechos nuevos que no consten bien en reclamación previa o en el expediente administrativo pudiéndose únicamente informar y alegar de las consecuencias funcionales o derivadas del diagnóstico principal y que estén contenidas en informes médicos emitidos con posterioridad.

La prueba estelar suele ser la Pericial Médica emitida por un facultativo especialista que deberá ser contratado por el reclamante, el cual normalmente suele ser un Médico muy especializado en una rama de la medicina o un Médico especializado en Valoración del Daño Corporal.

Recursos contra la sentencia desestimatoria

Si la demanda de Incapacidad permanente es rechazada por el Juzgado de lo Social y el reclamante no está de acuerdo con tal resolución judicial, siempre cabrá interponer Recurso de Suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia, el cual deberá ser firmado preceptivamente por un abogado colegiado, constando de dos fases las cuales son, primero el anuncio y luego la propia formalización del escrito de recurso.

En la práctica procesal, cuando lo que se discute es el grado de Incapacidad permanente no se suelen admitir los recursos ante el Tribunal Supremo, ya que este alto Tribunal entiende que cada persona es única y las lesiones que pueden invalidar a uno nunca serán aplicables a otra diferente dada la singularidad de cada caso y el modo de afectar distinto de una enfermedad a los distintos beneficiarios, y todo ello en virtud del principio de individualización jurídica y las concretas peculiaridades de cada caso.

¿Tienes alguna duda más?

Si tu caso requiere un asesoramiento personalizado, llámanos al teléfono 976-29-88-66 para obtener una cita donde te podamos explicar cuáles son las posibilidades de éxito de tu caso, cuál puede ser la hoja de ruta a seguir o que medios probatorios adicionales necesitarás para poder tener éxito en tu pretensión de solicitud de una invalidez permanente y como obtenerlos.