Abogados Laboralistas Zaragoza, A&A Abogados es un despacho de abogados laboralistas situado en Zaragoza altamente especializado en materia de Derecho Social, ofreciendo servicios cualificados en materia de despidos, reclamaciones de cantidad, expedientes de regulación de empleo. Modificación sustancial de condiciones de trabajo, sanciones, situaciones de mobbing o simplemente reclamaciones derivadas de extinciones ilegales de contratos laborales, etcétera.

Los tipos de Despidos y la necesidad de un Abogado Laboralista en Zaragoza

Nuestros especialistas le podrán ofertar amplio asesoramiento de materia de tramitación del despido, bien sea este disciplinario u objetivo.

¿Qué es un despido disciplinario?

Se puede entender por tal toda extinción unilateral del contrato de trabajo a instancias del empresario  siempre que exista un incumplimiento grave o culpable del empleado.

Dentro de estos incumplimientos pueden encontrarse situaciones tan variopintas como la desobediencia en el trabajo, la falta de asistencia o puntualidad, la embriaguez o toxicomanía cuando tiene consecuencias negativas en el puesto de trabajo o simplemente la disminución voluntaria y continuada del rendimiento en el trabajo pactado.

El cajón de sastre de todas estas situaciones suele ser lo que la empresa denomina transgredir la buena fe contractual, que viene siendo considerada por los Tribunales como un abuso de confianza del trabajador en su relación con la empresa.

La indemnización en estos supuestos podrá ir de los 33 a los 45 días por año trabajado, dependiendo del momento de la celebración del contrato.

¿Qué es el despido objetivo?

Una modalidad de la extinción del contrato de trabajo es la que se realiza por casusa objetivas, definidas por el empresario, la cual deberá ser comunicada al empleado mediante carta escrita donde se expresarán las causas económicas, tecnológicas o productivas que hagan imposible la continuación de trabajador y poniendo a disposición del mismo la indemnización de 20 días por año de servicio.

Cuando el empresario no pudiese por falta de liquidez poner a disposición la indemnización, deberá hacerlo constar en la carta, y en todo caso se le deberá conceder al trabajador un plazo de 15 días hasta que se extinga el contrato.

Durante este plazo de preaviso, el empleado tendrá derecho a una licencia de seis horas semanales que deberá dedicar a buscar nuevo empleo.

La decisión del empresario será nula cuando se incurra en cualquier tipo de discriminación prohibida por la Constitución Española o por la Ley, o cuando se atente contra Derechos Fundamentales o Libertades Públicas.

Igualmente será nula la decisión de despedir a una trabajadora durante el periodo de suspensión del contrato por maternidad, riesgos durante el embarazo o enfermedades causadas por este, por el parto o durante el periodo de lactancia natural, adopción o acogimiento.

Abogados Laboralistas Zaragoza

La no concesión del preaviso o el error en el cálculo indemnizatorio no determina por sí mismo la improcedencia del despido, todo ello sin perjuicio de que el empresario tiene la obligación de abonar los salarios correspondientes a dicho periodo o al pago de la indemnización que corresponda legalmente.

Cuando el despido es declarado procedente, el empleado tendrá derecho a la indemnización prevista legalmente, y si la extinción se declara improcedente y el empresario readmite al trabajador, este deberá reintegrar la indemnización percibida.

Problemas con los pagos

¿Qué hacer si la empresa nos adeuda salarios atrasados?

Cuando un empresario no hace frente al pago del salario pactado mensualmente dentro de los cinco primeros días del mes, siempre estaremos facultados para reclamar las cantidades debidas que hayan vencido y que por tanto son exigibles.

Cuando la situación es persistente y al trabajador se le adeudan dos salarios o más, este siempre podrá pedir la extinción del contrato de trabajo con la consiguiente indemnización prevista legalmente para el despido improcedente.

Sucederá igualmente en los supuestos en los que se modifica sustancialmente las condiciones laborales, correspondiendo al trabajador una indemnización de 20 días por año trabajado, siempre que el procedimiento para la modificación de las condiciones haya sido el correcto.

En caso contrario, se podría exigir la restitución de las condiciones anterior a la modificación o una indemnización equivalente al despido improcedente, es decir, de 33 a 45 días.

¿Qué hacer cuando no nos abonan el finiquito?

En demasiadas ocasiones el empresario no pone a disposición del trabajador despedido el finiquito, o este está disconforme con la cuantía señalada por el mismo.

En estos casos siempre se dispondrá de un año, plazo considerado como de prescripción, para poder reclamar lo adeudado.

¿Necesita saber algo más? Contacte con un Abogado Laboralista

Si es así, solicite una cita en nuestro despacho de Zaragoza, póngase en contacto telefónico a través del teléfono 976-29-88-66 o bien envíenos un correo electrónico planteándonos su problema y demás circunstancias concurrentes.

Cuando el tema revista gravedad o urgencia, siempre será necesario una consulta previa de asesoramiento personalizado.