Accidentes de tráfico: ¿quién responde cuando el coche es robado?

Accidentes de tráfico: ¿quién responde cuando el coche es robado?

Los accidentes de tráfico pueden suceder en cualquier momento y sus consecuencias pueden ser trágicas, sin embargo en la práctica diaria nos podemos encontrar con situaciones realmente excepcionales por las cuales un automóvil que ha sido sustraído a su legítimo dueño ocasione un grave siniestro produciendo daños personales a otro vehículo o peatón.

El conductor propietario de un vehículo puede haber sido alcanzado por un coche conducido por delincuentes que se han apoderado ilícitamente del mismo y encontrarse ante la grave situación de que estos últimos no son los propietarios del vehículo.

Más corriente todavía en la práctica diaria son las situaciones en que el propietario de un vehículo que no está cubierto por ningún tipo de seguro por no haber contratado la correspondiente póliza de seguros tenga un desagradable incidente de circulación causando lesiones personales a terceros y graves daños materiales.

¿QUIÉN RESPONDE ANTE ESTAS SITUACIONES?

Es evidente que al no estar el coche asegurado no responderá jamás una compañía aseguradora por no haberse suscrito el correspondiente contrato.

Para solventar tales situaciones se creó un Fondo de Garantía denominado Consorcio de Compensación de Seguros el cual presta cobertura ante este tipo de situaciones excepcionales como responsable subsidiario.

Dicho ente responde ante el límite cuantitativo del aseguramiento obligatorio siempre que el accidente se produzca en su ámbito territorial, el cual tendrá que hacerse cargo de las indemnizaciones ante estos excepcionales supuestos.

El Consorcio de Compensación de Seguros responde no solo ante grandes siniestros o riesgos extraordinarios y catastróficos sino también ante situaciones mucho más cotidianas de la vida ordinaria.

Su naturaleza es el de una Entidad Pública Empresarial que adopta la figura de Sociedad Estatal y su nacimiento data del año 1997.

Dentro de su cobertura entraran por tanto los daños ocasionados a personas y bienes por un vehículo de matrícula española y dentro de territorio español, siempre que los daños sean ocasionados a personas que residen en España o bienes de su propiedad.

Se incluye igualmente dentro de su ámbito los bienes situados en España con un vehículo que tenga su estacionamiento en un tercer país.

Todo lo anterior siempre que el vehículo causante de los daños no hubiese estado asegurado o hubiese sido robado.

Este Fondo de Garantía no indemniza ni a las personas ni a los bienes que conociendo que el vehículo no estaba asegurado o que había sido robado ocuparan el mismo siempre que el Consorcio pueda demostrar que se conocían tales circunstancias.

Sin embargo, la citada Sociedad pública responde subsidiariamente cuando un vehículo desconocido provoca daños a personas por accidentes ocurridos en España, en los que el causante no se conoce, originando daños personales significativos debiéndose entender por tal la muerte, la incapacidad permanente en cualquiera de sus grados que requiera más de siete días de estancia hospitalaria.

José Alberto Andrío Espina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies