Acuerdo de pago con cobro aplazado

Acuerdo de pago con cobro aplazado

Cuando la situación de solvencia y los ingresos del moroso lo permiten, el acreedor puede llegar a un acuerdo con el mismo, a través de un plan fraccionado, por el cual el importe de la deuda se abonará en varios plazos.

De esta forma el deudor irá pagando una cantidad fija mensualmente hasta la total liquidación de la deuda.

Este plan de cobros debe formalizarse por escrito, con fechas concretas de pago cada mes, o si las circunstancias lo requieren, semanalmente.

Normalmente este tipo de acuerdos suelen ir acompañados de un primer reintegro en efectivo de un 25% de la totalidad de la deuda, como muestra de buena voluntad por parte del deudor, y como señal inequívoca de aceptación del plan de pago.

Si el deudor no pudiese efectuar ese primer pago en efectivo, habría que considerar la posibilidad de aceptar el compromiso transitoriamente, esperando el buen fin del primer plazo.

Para conseguir este acuerdo, acreedor y deudor pueden firmar un pacto, o solamente firmarlo el deudor, en cuyo caso estaríamos mas bien ante un reconocimiento de deuda.

En el contrato deberá fijarse los intereses del aplazamiento, y establecer en el mismo una cláusula de resolución anticipada, que permita al acreedor resolver el acuerdo en caso de impago, incumplimiento o retraso.

Para reforzar el plan de pago es conveniente la firma de Efectos Cambiarios, como Letras de Cambio o Pagarés, de esta forma se blinda la posición jurídica del acreedor, que podrá iniciar el correspondiente Juicio Cambiario, con Embargo Preventivo de los bienes del deudor, en el supuesto que este impague la deuda.

Estos reconocimientos de deuda, así como los documentos mercantiles de pago, pueden ser suscritos también ante Notario, y facultan al acreedor en caso de incumplimiento, para una Demanda Judicial Ejecutiva, donde el deudor no podrá cuestionar ni la autenticidad de su firma, ni la de los documentos.

Cuando el deudor es propietario de un inmueble, se puede hacer el reconocimiento de deuda con garantía hipotecaria sobre el mismo, lo cual deberá hacerse de forma imprescindible ante Notario en Escritura Pública.

En caso de que el deudor tenga escasa solvencia, es conveniente hacer firmar el reconocimiento de deuda al Administrador de la Sociedad y al Socio Principal.

Cuando no le haya sido posible al acreedor obtener efectos cambiarios, y la liquidez del deudor sea muy dudosa, la alternativa es que entregue cheques al portador, de manera que el acreedor pueda cobrarlos en ventanilla el mismo día del vencimiento del pago, y de esta forma averiguar si tiene fondos o no.

Por último, existe otra posibilidad para garantizar mejor el compromiso de pago con el deudor, consiguiendo que este aporte un fiador personal o avalista.

A&A Impagados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies