Acuerdos de junta de propietarios y su ejecutividad

Acuerdos de junta de propietarios y su ejecutividad

Los acuerdos de la Junta de Propietarios, obligan a  todos los vecinos del inmueble a pagar con arreglo a la cuota de participación fijada en el Título Constitutivo.

Estos acuerdos por tanto, son válidos y eficaces, lo que es algo completamente diferente de que su ejecutividad sea inmediata.

Otra cosa completamente distinta, es que en las liquidaciones presentadas a los copropietarios  se pueda demostrar su ilegalidad.

La Ley de Propiedad Horizontal, previendo estos supuestos dio carácter ejecutivo a los acuerdos de la Junta de Propietarios, todo ello con carácter provisional, combinando la inmediata efectividad de las decisiones tomadas por la misma, con independencia y respeto a los derechos individuales de los propietarios.

Esto quiere decir que si estos no están de acuerdo, siempre pueden recurrir a los Tribunales por las razones que entiendan que no son ajustadas a Derecho.

En el Régimen de Propiedad Horizontal, los gastos generales del inmueble, sus tributos y sus cargas, siempre que no sean susceptibles de individualización, son de cargo de todos los comuneros.

En cumplimiento de lo anterior, la Ley cuida de establecer que, previos los requisitos de asistencia y mayoría y unanimidad en otros casos, estos acuerdos serán directamente ejecutivos, sino son combatidos mediante una demanda judicial por los afectados.

La razón de lo anterior, es que siendo las aportaciones o contribuciones de los comuneros, el fluido económico del que se nutre la vida comunitaria, para su mantenimiento, es obvio y evidente que no puede lícita ni legalmente, demorarse o dilatarse los mismos, sin poner en peligro la subsistencia de la Comunidad.

Si los acuerdos adoptados por la Comunidad, tienen vicios formales podrían considerarse radicalmente nulos, siendo de observar las siguientes precisiones:

  • Que dichos acuerdos son provisionalmente ejecutivos, convirtiéndose en definitivos y firmes cuando, no se acuda al juez para que acuerde la suspensión de los mismos.
  • Por tanto, si o se impugnan, serán plenamente válidos y completamente ejecutables, y ello es así, aunque fuesen contrarios a las normas imperativas.

Estos acuerdos, permanecerán válidos, siempre que no se declare la nulidad de los mismos.

Otra cosa totalmente distinta, es que los mismos se impugnen y un Juzgado dictamine su nulidad, por tanto, si la impugnación de los acuerdos no se verifica, los acuerdos quedaran plenamente convalidados.

A&A Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies