Artrosis: invalidez permanente

Artrosis: invalidez permanente

La Artrosis puede definirse como el proceso por el cual se produce la destrucción de los cartílagos articulares y el hueso, siendo considerada como una artropatía degenerativa que puede afectar a la columna, caderas, rodillas, y en definitiva, a cualquier parte de nuestro aparato esquelético.

Esta enfermedad se caracteriza, por la aparición de dolor, rigidez, deformaciones, e impotencia funcional y todo ello como resultado del proceso de deterioro de los cartílagos articulares.

Normalmente, este proceso tiene un carácter crónico y lentamente progresivo. Hay que resaltar que no existe paralelismo entre la gravedad radiológica del proceso y las limitaciones funcionales que origina.

Así, puede darse una sintomatología importante que derive en graves limitaciones funcionales del sujeto, sin apenas expresión radiográfica, es decir, que no se observa cuando se estudia al sujeto con Rayos X, pero igualmente puede darse el caso contrario.

Según que la artrosis afecte a la columna cervical, dorsal o lumbar, la misma se denominará Cervicoartrosis, en los casos de dorsal, Espondiloartrosis o Dorsoatrosis, o cuando afecte a las vértebras lumbares, Lumbartrosis.

Pero igualmente puede afectar a los codos, muñecas o los dedos del paciente.

La profesión que desarrolla el trabajador influye profundamente en la gravedad y características de su proceso. No es lo mismo que el mismo sea Fontanero, Trabajador Agrícola o Mecanógrafo.

Igualmente es relevante, la importancia de los hábitos posturales del sujeto que van ligados con su profesión, ya que estos van a tener una gran influencia en el desarrollo de su enfermedad.

Lo cierto es que, tanto la sobrecarga articular como el sedentarismo o reposo habitual pueden ser causas de este proceso degenerativo.

Es decir, se produce en dos situaciones que son absolutamente opuestas, lo cual viene a confirmar que la artrosis puede tener distintos orígenes.

Este diagnóstico puede dar lugar, según los casos, a que el sujeto pueda ser declarado en Invalidez Permanente Total o Absoluta, pero es necesario siempre que las dolencias sean definitivas e irreversibles.

Así se concederá una Invalidez Permanente Total cuando afecte a la realización de los principales trabajos o funciones de la profesión habitual del reclamante, si bien el trabajador en estos casos puede seguir desempeñando otras tareas que tengan menores requerimientos físicos.

Normalmente se concede esta, cuando impide al trabajador la realización de los esfuerzos físicos que son propios de su puesto de trabajo, y que por tanto son derivados de la patología que padece. Visitar Abogados

Sin embargo, un trabajador  declarado en Incapacidad Permanente Total no suele haber agotado su capacidad laboral, y ordinariamente presenta capacidad laboral suficiente para ejercer otras profesiones u oficios distintos de entre todos los existentes en el mercado laboral.

Es decir, puede ser declarado en  Invalidez Total para la profesión de peón o camionero, pero. Sin embargo, estar capacitado para realizar funciones de conserje en una comunidad de propietarios urbana o ser taquillero en un cine.

Se concederá la Incapacidad Permanente Absoluta cuando la gravedad de los padecimientos sufridos por el trabajador, inhabiliten al mismo para la realización de todo tipo de profesión u oficio, es decir, no puede realizar ni si quiera los señalados como profesiones sedentarias.

Fdo: José Alberto Andrío Espina

aa-indemnizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies