Balcones y terrazas: cerramientos y reparaciones

Balcones y terrazas: cerramientos y reparaciones

Los balcones y terrazas en una Comunidad de Propietarios, son ordinariamente elementos comunes, salvo que el Título Constitutivo de la propiedad, los hubiese calificado de otra forma.

Las terrazas normalmente tienen  una doble misión, nos estamos refiriendo a las que están colocadas en las azoteas, de forma que pueden servir de cubierta al piso inferior e igualmente forman parte del exterior del edificio.

El espacio o superficie interna de la terraza suele ser de uso exclusivo, sea o no de titularidad privada, mientras que la fachada o el techo, suelen ser comunes.

Las terrazas de la última planta, aunque sean de uso exclusivo de un propietario, son un elemento común de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 396 del Código Civil.

Las reparaciones en las mismas, siempre se harán con cargo a la Comunidad, exceptuados los daños que se debiesen a culpa o negligencia de aquel a quien correspondiese el uso.

Para el cerramiento de las terrazas, hay que solicitar el consentimiento de la Comunidad de Vecinos, y una vez dispuesto del mismo, es decir, de autorización por la Junta General de Propietarios, es conveniente cumplir con otros requisitos, como el solicitar la oportuna Licencia Municipal al Ayuntamiento correspondiente.

Todo lo cual, estará subordinado al cumplimiento de la normativa urbanística del lugar donde se sitúe el inmueble.

Por tanto, será necesario cumplir con una doble autorización, primero la de la Comunidad, y posteriormente la Municipal.

El problema de no solicitar la oportuna licencia, viene determinado por el riesgo de que al no haberse dado parte al Ayuntamiento de la obra a realizar, si se produjese una denuncia, el Ayuntamiento podría instar el oportuno expediente administrativo que resolviese la demolición del cerramiento.

En muchas Comunidades, el problema de los cerramientos de terrazas y balcones, suele ser un tema redundante, en el cual están de acuerdo la mayoría de los comuneros, los cuales aprueban un modelo de cerramiento, para que el edificio guarde una configuración estética de cara al exterior uniforme, todo ello aprobado por la Junta de Propietarios.

Esto no es óbice para que si uno de los comuneros, desea implantar otro modelo que no es el predeterminado por la Comunidad, pueda solicitar a ésta el que se adopte un nuevo acuerdo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies