Cartas de reclamación para clientes internacionales

Cartas de reclamación para clientes internacionales

La morosidad es un fenómeno universal y nos la podemos encontrar en cualquier lugar de la Tierra.

Como todos sabemos, el inglés se ha convertido en el idioma oficial de los negocios. Consecuentemente, para reclamar a un cliente internacional, es decir, de fuera de nuestras fronteras, será conveniente la utilización de la lengua inglesa.

En los países anglosajones, o muy influenciados por esta cultura, se utiliza una serie de tres o cuatro cartas, mucho más breves que las escritas en español, y con un estilo diferente.

Normalmente, en la terminología inglesa de gestión de impagados, se utiliza la expresión deliquent account para referirse a deudas con más de 30 días de antigüedad.

La primera carta que se suele enviar es para deudas muy cercanas en el tiempo, es decir, que tienen una mora muy temprana.

Normalmente, en este tipo de misivas se da por sentado que el cliente se ha podido despistar, y por tanto, la carta no deja de ser un recordatorio para un cliente olvidadizo al que se le enviará un extracto de la cuenta y una copia de la factura.

En los países angloamericanos, es costumbre que, cuando un cliente quiere pagar, tenga una reacción rápida a la primera reclamación y no son infrecuentes los casos en los que envíe una carta de disculpa por haberse retrasado.

Cuando el deudor no ha respondido, el acreedor puede enviar una segunda reclamación con un tono más presionante e indicando igualmente, que se trata de la segunda carta en la que se incitará al deudor a negociar una salida amistosa de la deuda.

En esta segunda carta se le advierte de que no se le renviarán nuevos suministros hasta que no efectúe el pago.

Si esta segunda carta no obtiene resultados, el tono de la tercera será más apremiante, recordándole al deudor que no ha tenido respuesta hasta el momento desde que se produjo el impago. Se trata, por tanto, de una especie de censura sutil por el desinterés mostrado por el deudor y se le exigirá inmediatamente el pago completo de la deuda.

En esta carta, no se le amenazará todavía con ningún tipo de acción legal ya que este paso es utilizado en la final demand la cual no pasa de ser una mera conminación en la que se le da al moroso un ultimátum y se le conmina con la iniciación de Procedimientos Judiciales.

En esta carta se deberá dejar muy claro al moroso que tipo de acciones emprenderá el acreedor, si no se soluciona el pago de la deuda.

A&A Impagados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies