Comunidades de propietarios e instalación de antenas

Comunidades de propietarios e instalación de antenas

La instalación de antenas por la implantación de nuevas tecnologías, suele ser un fenómeno social, que conlleva un mayor nivel de confort en las propiedades sujetas al espíritu de la Ley de Propiedad Horizontal.

Para la instalación en una Comunidad de una antena de televisión digital, será necesario que se tome el acuerdo en la correspondiente Junta de Copropietarios y se necesitara la mayoría de un tercio de los propietarios, que representen un tercio de las cuotas de participación.

Nos estamos refiriendo por supuesto a una instalación general para la comunidad, supuesto que no tiene nada que ver con que un propietario particularizado, pueda en su propia terraza instalar este tipo de servicio.

El propietario que instala en un espacio privativo, una antena siempre tendrá como limite respetar la configuración y estética de la finca e igualmente, vendrá limitado a no menoscabar o perjudicar a cualquier otro propietario o a los intereses generales.

ANTENAS PARABÓLICAS

Para la instalación de antenas parabólicas, sería suficiente que se consiguiese el acuerdo mayoritario de un tercio de los propietarios y que igualmente equivalgan un tercio de las cuotas de participación, según la escritura de obra nueva.

La instalación por tanto, puede llevarse a cabo por acuerdo mayoritario, ahora bien si se ocasiona un gasto superior al importe de una mensualidad, los vecinos que estén en desacuerdo, no estarán obligados al pago, a pesar de que pudiesen salir beneficiados con el servicio.

Puede darse el supuesto de que posteriormente, algunos de los vecinos que hubiesen estado en desacuerdo, soliciten el acceso a la antena parabólica, en cuyo caso la Comunidad podrá exigirles la parte del gasto que se hubiese realizado, más el interés legal del dinero desde el momento en que se instaló, hasta que el vecino lo solicitó.

 ANTENAS PARABOLICAS INDIVIDUALES

Cuando la Comunidad no desea la instalación de una antena para el edificio, y pone pegas a su colocación de forma individual, el propietario que desee su colocación, deberá pedir autorización a la Junta de Propietarios. Esta deberá autorizar la colocación, sino hay infraestructura común en el edificio, o si la que hubiese, no sirviese para la prestación del servicio.

Este permiso, es conveniente que sea solicitado por escrito al Presidente de la Comunidad, todo ello antes de iniciar cualquier tipo de instalación.

El Presidente deberá contestar en el plazo de quince días y cuando se niegue injustificadamente, bien el Presidente o la Junta de Propietarios, el vecino que desea la instalación podrá solicitar al juez, impugnando el acuerdo de la junta para que se reconozca su derecho.

ANTENAS DE TELEFONIA MOVIL

No son infrecuentes los supuestos en que las Comunidades de Propietarios arriendan su tejado o cubierta, para la instalación de antenas de telefonía móvil.

Este arrendamiento de elementos comunes, que no tiene un uso específico en el inmueble, requiere un acuerdo de la comunidad por mayoría de tres quintas partes de los propietarios, siempre que estos representes las tres quintas partes de la escritura de constitución de obra nueva.

Adoptado el acuerdo con el quórum suficiente, aunque haya votos de propietarios disidentes, el acuerdo será válido, todo ello siempre que el tejado no tuviese otro destino, que lo hiciese inviable desde el punto de vista técnico, y se respetará siempre, que no se ocasione perjuicio alguno a ningún otro copropietario.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies