Comunidades de propietarios: los anuncios publicitarios

Comunidades de propietarios: los anuncios publicitarios

En materia de rótulos indicadores de un negocio o actividad comercial, debe de hacerse una distinción entre el simple indicador de la existencia o dedicación a una actividad en un determinado local y los rótulos o letreros, que por sus dimensiones, luminosidad u otras características, llamen la atención del público y puedan calificarse como publicitarios.

Como veremos, la distinción es completamente eficaz, sin que pueda haber confusión entre un tipo de rotulo pequeño y referenciador de un negocio, y otro de grandes dimensiones o luminosidad.

Así como el simple rotulo discreto, indicador de una actividad comercial existente en un local y que sirva para orientar al público, no puede ser prohibido en el Régimen de Propiedad Horizontal al titular de un local de negocio, no ocurre lo mismo con otros anuncios luminosos que se coloquen en la fachada.

Estos rótulos de grandes dimensiones y de carácter luminoso, no pueden ser considerados nada más, que como simples instrumentos publicitarios.

Cuando son colocadas sobre un elemento, que indiscutiblemente es común, como es la fachada de un inmueble, estarán claramente prohibidos, salvo acuerdo de la Junta de Propietarios.

Piénsese como reflexión, como quedara la fachada de un edificio si a todos  los propietarios o usuarios de los distintos locales comerciales, les da por poner anuncios luminosos y se les ocurre la idea de insertar anuncios de gran tamaño, luminosidad y de tipo publicitario.

La colocación por tanto, de grandes rótulos luminosos  de gran tamaño, requerirá un acuerdo favorable de la Junta de Propietarios.

Los propietarios de los locales comerciales de las plantas bajas, podrán realizar obras de mejora y embellecimiento que requiera la naturaleza del local, es decir, de su negocio, siempre que así conste en la escritura de obra nueva.

Esto significa una facultad de alteración, para la acomodación del local y su fachada, a su destino, que siempre deberá acomodarse a la primitiva inscripción del edificio, es decir, en la Declaración de obra nueva inscrita en el Registro de la Propiedad, con anterioridad a las inscripciones de los títulos de los miembros de la Comunidad.

Por tanto, si el propietario de un local de negocio tiene facultades, según el titulo constitutivo, para alterar la fachada, siempre que se haga de acuerdo con el uso del mismo, es obvio que dentro de las mismas, ha de figurar la de colocación de anuncios que no supongan una alteración permanente de la misma, que no afecten a las estructuras del edificio y que atiendan al uso de la cosa que todo comunero pueda realizar de las obras comunes.

De acuerdo con este uso, la colocación de anuncios, ni altera el título constitutivo de la Comunidad, ni les perjudica.

Habrá de tenerse en cuenta, que tales anuncios, son en la actualidad indispensables para la exteriorización de los negocios, medios auxiliares de su actividad y sin los cuales no pueden desenvolverse normalmente.

Estos anuncios, son convenientes para la localización exacta e individualización del local, e incluso implican menos molestias para los ocupantes del edificio, al precisar su situación y evitar a los posibles clientes, preguntar a otros vecinos sobre su exacto emplazamiento.

Por tanto, si  este derecho esta descrito en la Declaración de obra nueva, la Comunidad carecerá de derecho denegatorio y no podrá obstaculizar el derecho de colocación, siempre que su situación no perjudique a los demás copropietarios.

A&A Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies