Concurso y liquidacion del régimen económico conyugal

Concurso y liquidacion del régimen económico conyugal

La Ley Concursal establece que en caso de concurso de persona casada en Régimen de Gananciales o cualquier otro de Comunidad de Bienes, no se integrará en la masa pasiva los créditos contra el cónyuge del concursado aunque sean, además, créditos a favor de la Sociedad Conyugal.

Sin embargo los bienes comunes sí que responden de todas las deudas del afectado por el concurso, ya sean estas comunes o privativas.

La solución más eficaz para la protección de los intereses del cónyuge no deudor y de sus acreedores, es la liquidación del Régimen Económico Conyugal.

Por tanto en estos casos el cónyuge del concursado puede pedir la disolución de la Sociedad o Comunidad Conyugal y el juez acordará la liquidación o división del patrimonio, que se llevara a cabo de forma coordinada con lo que resulte del Convenio de acreedores o de la Liquidación del Concurso.

Esta decisión es potestativa del cónyuge del concursado, que puede pedir la liquidación o no.

En el caso de que no lo haga subsistirá el régimen y se procederá a la realización de los bienes gananciales para pagar las deudas del concursado, generándose un derecho de crédito a favor de la sociedad Conyugal en la liquidación futura, para el caso de que el patrimonio ganancial sirviera para afrontar deudas privativas del concursado.

No obstante la Administración Concursal, deberá indicar en la lista de acreedores que créditos pueden satisfacerse con cargo a los bienes privativos y cuales son a cargo de los comunes.

La liquidación sin embargo permite proteger no solo a su cónyuge, sino también a los acreedores, evitando así la vinculación de más bienes a la masa activa del concurso, con el riesgo de que la merma de la cuota que correspondiera al cónyuge de la Sociedad de gananciales, sirva para sufragar deudas exclusivas del concursado.

Sin embargo la declaración de Concurso de Acreedores puede producir efectos en la liquidación ya practicada o en la que se está produciendo en ese momento.

Respecto a la ya practicada bien sea por Capítulos Matrimoniales, bien haya sido judicialmente, debe observarse que no deja de ser un acto de disposición patrimonial que siendo perjudicial para la masa activa puede dar lugar a acciones de reintegración.

Respecto de la liquidación que se estuviese tramitando continuarán hasta la firmeza de la Sentencia y se acumularan posteriormente al Concurso de Acreedores ya que su resolución tiene trascendencia para la formulación del inventario o de la lista de acreedores.

La liquidación del concurso no es en si mismo causa de liquidación de gananciales, ya que es necesario que  haya afectación de bienes comunes y lo solicite el cónyuge no deudor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies