Consejos y aspectos sobre la invalidez laboral por hepatitis

Consejos y aspectos sobre la invalidez laboral por hepatitis

Contrariamente a lo que muchas personas que sufren la hepatitis piensan, ésta es una enfermedad con la que la Administración de la Seguridad Social está muy familiarizada. Y es que es una condición médica de carácter grave, que en estados avanzados puede dar lugar a la imposibilidad de desarrollar actividad laboral por quien la sufre.

Debes tener en cuenta diversos aspectos que te ayudarán si sufres de hepatitis a la hora de valorar tus opciones de obtener una prestación por incapacidad en alguno de sus grados:

1. En primer lugar has de pensar que el hecho de que no te hayan practicado un trasplante de hígado no te descarta a la hora de obtener la prestación. Y es que si bien la enfermedad debe estar en un estadio relativamente avanzado, podrías tener éxito en el caso incluso cuando no lo hayas recibido.

2. Ten especial cuidado si puedes a la hora de escoger tu médico gastroenterologista, de manera que el facultativo que finalmente te atienda pueda desarrollar sus funciones con la suficiente empatía hacia ti. Ten en cuenta que su diagnóstico sobre tu situación será la base fundamental que empleará la Seguridad Social a la hora de valorar si se te concede o se deniega tu solicitud.

3. También es importante que realices una batería de exámenes para confirmar tu diagnóstico, así como la severidad y el grado de avance de la enfermedad. De este modo podrás mejorar la información a aportar a la Seguridad Social, ilustrando convenientemente tu caso.

Un síntoma muy frecuente en este sentido es la inflamación de la zona del hígado durante un periodo de unos tres meses. Esa necrosis o inflamación puede venir confirmada mediante la biopsia del hígado. Otros elementos indispensables son los análisis de sangre, que registrarán las posibles anormalidades en los niveles de enzimas.

4. Ten paciencia, y aunque tu hepatitis no esté demasiado avanzada, si implica dificultades a la hora de hacer tu trabajo podrías obtener la incapacidad en alguno de sus grados. Podría, por ejemplo, ocurrirte que sufres ciertos efectos secundarios adversos derivados de la medicación, como por ejemplo la fatiga extrema.

5. No abuses del alcohol. La Seguridad Social podría emplear este argumento en detrimento de tu solicitud, pese a que concurrieras dentro del perfil para obtener la prestación por incapacidad laboral.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies