Custodia y terceros

Custodia y terceros

Actualmente en España, en la mayoría de los Procedimiento Civiles en los que hay hijos, el Juez otorga la custodia de estos, a uno, a otro padre, o a ambos de forma compartida, sin embargo en circunstancias especiales, los terceros pueden participar en el proceso.


Esto, generalmente, ocurre de dos maneras, cuando el Tribunal concede de inicio la custodia a ese tercero, o tal vez en el supuesto de que ninguno de los padres sea considerado como adecuado, para continuar con la educación del niño, por ejemplo, si ambos son toxicómanos o alcohólicos, y hay un tercer interesado, como un abuelo, que solicita la custodia del niño, por inidoneidad patente de los padres.

Pero puede darse el caso, en que por circunstancias excepcionales, el niño ya esté viviendo de forma preexistente con ese tercero.

El principio general de actuación de los Jueces, siempre debe ser, el de preservar el Interés Superior del Niño, y en estos casos no deben favorecer ni al padre, ni a la madre.

Esto debe ser al menos en la teoría, aunque en la actualidad son muchos  los que aseguran que todavía existe un sesgo sexista en las Sentencias Judiciales, favoreciendo siempre a la madre en la custodia de los hijos.
En el caso de que un tercero, busque la custodia de un niño en un Proceso de Familia, es evidente que deberá presentar pruebas sólidas y coherentes.

El Juez debe determinar la idoneidad de los padres para criar al niño, sin embargo puede haber situaciones tales como abuso o maltrato infantil, conductas violentas, drogas, alcohol o actividad criminal en el hogar en que esto no sea posible.

En estos casos, el Juez ordena, normalmente, a los Expertos Psicosociales de los Juzgados que dictaminen sobre la situación concreta, entrevistado al niño y a los padres, para ver si este padece daños psicológicos.

Cuando un padre tiene ya concedida la custodia por los Tribunales originalmente, una petición de terceros sobre la misma, deberá presentar pruebas muy sólidas de que el padre es inadecuado para la custodia.

Sin embargo, si el Tribunal otorga originalmente la custodia a un tercero, el padre que desee recuperarla para él mismo, tendrá más oportunidades de éxito. En este caso, la carga de la prueba, recaerá sobre el progenitor que la solicita, y deberá demostrar su aptitud e idoneidad para ser un buen padre.

Si en la determinación inicial del Tribunal, se señaló que este no estaba en condición de obtener la custodia, cuando el mismo solicite la recuperación, deberá demostrar un claro cambio de comportamiento respecto del inicial.
Aún así, el Juez tendrá en cuenta siempre el Interés Superior del Niño, el interés de los padres, lo que puede significar un cambio de residencia, frecuencia de las visitas de los padres, apoyo financiero prestado, y cuales fueron las circunstancias exactas que llevaron a la adjudicación de la custodia inicial a ese tercero.

Si esa tercera parte es, por ejemplo, una tía favorita que ha cuidado al niño desde la infancia a causa de alguna deficiencia de los padres, lo normal será que se tienda a no cambiar de residencia al niño, para favorecer siempre su estabilidad emocional y entorno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies