Dependencias y toxicomanías en el ámbito laboral

DEPENDENCIAS Y TOXICOMANÍAS EN EL ÁMBITO LABORAL

De los estudios biográficos del consumidor de drogas, tanto del antiguo como del actual, se puede deducir el que no todo consumidor es adicto, sino que se debe distinguir entre aquel que abusa de las drogas, aquel que depende de las mismas y el que es adicto.

El origen de las toxicomanías se desconoce en la actualidad, aunque las últimas investigaciones cerebrales han demostrado la existencia de una alteración orgánica, en lo que se conoce como sistema de refuerzo.

La Organización Mundial de la Salud considera que para hablar de Drogodependencia o Toxicomanía debe haber un deseo invencible del sujeto de continuar consumiendo droga y de procurársela por todos los medios, así como una tendencia a aumentar las dosis progresivamente, y una dependencia bien sea de origen psíquico y a veces físico de estas sustancias.

Es evidente que el abuso de cualquier droga repercute a la larga en la persona que la consume.

Este tipo de trastornos, desde un punto de vista de las Incapacidades Laborales, se caracterizan por que los trabajadores deben ser sometidos siempre inicialmente a tratamiento, como si se tratase de una enfermedad común.

En el caso de ser dados de altas con secuelas, el diagnostico clínico deberá ser objeto del Test llamado DSM-IV.

Para los supuestos en que se considere que estos trastornos producen Incapacidades Permanentes, debe demostrarse razonadamente que producen limitación o imposibilidad psíquica para el trabajo, que la persona que los sufre sea poco fiable y preciso en las funciones encomendadas, lo cual ocasionará una falta de rendimiento.

También es frecuente que en estas situaciones se valore tanto el riesgo para terceros, que puede ocasionar el trabajador, como para sí mismo.

Igualmente deberá quedar demostrada la persistencia de estas secuelas en el tiempo, si ha sido sometida a un correcto tratamiento médico, y en los casos más graves en que a pesar de los tratamientos sea imposible corregir el trastorno producido por las drogas y deben considerarse como una Invalidez Permanente.

Para la valoración a estos efectos se tendrá en cuenta la gravedad de los síntomas, así como la capacidad de adaptación del sujeto que las padece a su enfermedad.

                                                                                                                                                        Jose Alberto Andrío

aa-indemnizaciones.com

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies