Diferencias entre la acción rescisoria y las de nulidad y adición

Diferencias entre la acción rescisoria y las de nulidad y adición

La acción rescisoria en ningún caso se debe confundir con la de nulidad, dado que la primera es de carácter subsidiario y solamente se puede utilizar cuando se carece de otro recurso legal.

El ejercicio de la misma no comporta siempre el que se efectué una nueva partición. Aunque la rescisión puede pretenderse subsidiariamente a la nulidad particional, es necesario distinguir entre la una y la otra.

La rescisión presupone una partición inicialmente válida mientras que la nulidad, bien sea total o parcial, viene determinada por la inexistencia de sus elementos esenciales o de su inexacta constitución según las normas de los negocios jurídicos.

Dentro de estas podemos incardinar el defecto de su objeto por comprender por ejemplo bienes de terceros o con alteración fáctica o jurídica del concepto atributivo de su dominio o titularidad, lo cual se dará por ejemplo si se califican de gananciales bienes que son simplemente privativos del otro cónyuge.

La nulidad radical o de pleno derecho se dará por carencia de los requisitos del Código Civil, bien sean requisitos esenciales de forma o por vulneración de normas prohibitivas o imperativas.  

La acción de rescisión tiene como punto de partida la validez y eficacia del negocio jurídico de cuya rescisión se trata y que como bien han señalado los Tribunales no da lugar a ningún acto o negocio nulo sino que se parte de su plena validez hasta que sea declarada judicialmente la rescisión.

Tampoco puede ser confundida la acción rescisoria con la de adición, que nace en el caso de omisión de alguno o algunos objetos o valores del patrimonio partible.

La rescisión por lesión implica siempre una valoración equivocada de todos o alguno de los bienes que determinaran un perjuicio concreto y que además debe superar la cuarta parte del valor de las cosas cuando fueron adjudicadas.

La adición significa que el inventario no es completo o que se ha excluido por ejemplo dinero.

La acción de adición no procede en los supuestos en que hayan sido los bienes infravalorados, puestos que en este supuesto lo que procedería sería la acción rescisoria.

La acción rescisoria está sometida al plazo de cuatro años, mientras que la acción de adición es imprescriptible.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies