Diferencias entre la nulidad civil matrimonial y nulidad eclesiástica

Diferencias entre la nulidad civil matrimonial y nulidad eclesiástica

Lo que se busca en los procesos de nulidad no es disolver la unión matrimonial de dos personas, sino demostrar que ese matrimonio aparentemente válido, nunca existió.

Es necesario por tanto, contar con algunos requisitos para que el proceso concluya tanto en el Ámbito Civil como ante la Iglesia. A continuación vamos a nombrar algunas diferencias de la nulidad civil matrimonial y la nulidad eclesiástica.

Diferencias de la nulidad civil matrimonial y la nulidad eclesiástica

1. La nulidad civil matrimonial es concedida por un Juez unipersonal o un Tribunal colegiado en los supuestos de apelación y casación, mientras que la nulidad eclesiástica es estudiada y otorgada por las autoridades de la Iglesia Católica.

2. Uno de los puntos por los cuales se otorga la nulidad eclesiástica se da en las situaciones en los que uno de los conyugues este bautizado por la iglesia y el otro no. En la Jurisdicción Civil, el bautismo, no es en ningún caso motivo de nulidad.

3. En la Iglesia se concede la nulidad a los matrimonios que se hayan realizado con alguien que tenga voto público y promesa de castidad en uno de los Institutos Religiosos. Este motivo tampoco será admisible ante la Jurisdicción Civil.

4. Los matrimonios civiles que no sean celebrados por Autoridades Judiciales, quedan inmediatamente anulados, en los eclesiásticos también, pero es sumamente difícil que se den estas situaciones en los casos de matrimonio canónico.

5. La nulidad eclesiástica es el único medio por el que las personas católicas se puedan volver a casar por la iglesia; mientras que la nulidad civil matrimonial, no es el único instrumento para poder volver a contraer matrimonio por lo civil, ya que igualmente se puede conseguir la extinción del vínculo a través del divorcio.

6. La nulidad del matrimonio civil se da en muy pocos casos pudiéndose decir que en la práctica jurídica actual es casi inexistente.

Mientras que la nulidad eclesiástica, aunque tampoco tiene demasiada demanda social, será utilizada por aquellas personas que quieran volverse a casar por el rito de la iglesia católica.

7. La iglesia católica únicamente concede la nulidad a aquellos matrimonios que entiende que nunca existieron, es decir, que aunque hayan tenido una apariencia de realidad, existen indicios subyacentes o causas que lo invalidan de inicio.

Normalmente la nulidad matrimonial canónica suele tener antecedentes previos a la celebración de la boda que serán profundamente estudiados por el Juez Eclesiástico.

8. En definitiva, lo que hace la iglesia es juzgar si existió no matrimonio en el momento de su celebración y esta potestad la ejerce independientemente de las partes, es decir sin atender a la voluntad de los cónyuges sobre si los mismos están de acuerdo o no.

9. Causas más frecuentes de matrimonios nulos según la iglesia:
– Cónyuges demasiado jóvenes e inmaduros
– Embarazos no deseados y que obligan a la celebración de un matrimonio que realmente no se quiere
– La condición de homosexual de un cónyuge empujados por la familia
– No creer en la indisolubilidad del vínculo, es decir, que este es para toda la vida
– Ocultación de enfermedad grave, como cáncer o sida
– Los célebres matrimonios de conveniencia o matrimonios blancos para obtener residencia en España.

A&A Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies