Diferencias entre la separación, la nulidad matrimonial y el divorcio

Diferencias entre la separación, nulidad matrimonial y el divorcio

Con frecuencia los matrimonios y parejas fracasan, y estas rupturas pueden acabar de formas diversas, bien que los cónyuges opten por la separación, nulidad matrimonial o divorcio.

Con el paso del tiempo algunos de estos ex cónyuges quieren volver a contraer matrimonio, pero no en todos los casos será posible ya que el vínculo no ha sido disuelto de cara al futuro.

Aunque nulidad, separación y divorcio parece sinónimos hay que señalar que por su naturaleza jurídica son especialmente diferentes.

La nulidad matrimonial es una ficción jurídica construida por la doctrina legal, por la cual se entiende que el matrimonio nunca existió aunque haya tenido apariencia de legalidad y de esa relación hayan nacido hijos, que si que son legítimos.

Se trata por tanto de una mera apariencia formal, provista de legalidad pero cuyo vínculo se encuentra viciado de origen, es decir, el lazo de unión entre hombre y mujer esta intoxicado desde su nacimiento y se puede decir que el matrimonio o la apariencia formal nunca existió.

¿Cuáles son las diferencias entres separación, nulidad y divorcio?

1- La separación puede considerarse como una suspensión del contrato matrimonial. Los cónyuges cesan en su convivencia temporalmente, pero el vínculo matrimonial sigue existiendo. Tu estado civil seguirá siendo el de casado aunque estés separado legalmente.

En la separación siempre es posible la reconciliación de lo cónyuges y se puede considerar por tanto como una interrupción provisional de la convivencia conyugal.

Aunque cesan determinados deberes como son los de la convivencia, tiene además otros efectos patrimoniales.

En la separación el vínculo matrimonial permanece en un estado latente que podríamos llamar como de hibernación. Y la principal consecuencia legal es que con la separación no puedes volver a casarte.

2- En la nulidad matrimonial que puede ser bien civil o eclesiástica no solo se rompe el vínculo para el futuro sino que también desaparece respecto al pasado, es como si el matrimonio nunca hubiera existido, como si la persona nunca hubiera estado casada.

3- Por último analizaremos el divorcio que viene a ser una extinción del vínculo legal de las personas que contrajeron matrimonio, que tiene como consecuencia que los ex cónyuges pueden volver a contraer nuevo matrimonio.

El divorcio significa que el vínculo matrimonial se ha roto, el matrimonio ha finalizado desde el momento en que haya una Sentencia que así lo establezca, pero el contrato matrimonial siempre fue válido.

La principal consecuencia es que se podrá volver a contraer nuevo matrimonio una vez que el Juez haya dictado Sentencia.

A&A Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies