Divorcio: ¿cómo se valoran actualmente las viviendas de protección oficial?

Divorcio: ¿cómo se valoran actualmente las viviendas de protección oficial?

La evaluación de los bienes en la Liquidación de la Sociedad de Gananciales, ha de realizarse conforme a criterios homogéneos de la misma especie y calidad.

La valoración de las Viviendas de Protección Oficial o sometidas  a un régimen de protección pública, siempre ha constituido un problema espinoso.

Los Tribunales han ido evolucionando en cómo se debe valorar estos pisos que tienen una determinada protección por la Legislación Vigente.

Así  mientras que en un principio el precio que se tomaba en cuenta para tales inmuebles era el precio oficial, últimamente se inclinan hacia un valor de mercado.

En el supuesto de viviendas protegidas, la real seguridad práctica de su revalorización ha llevado a los Tribunales a cuantificar éstas a precios que no han de ser necesariamente la estimación como vivienda libre, por lo que aplican una reducción ponderada del precio en relación con el tiempo que falte para la terminación del régimen de protección.

Una Sentencia del Tribunal Supremo de 2009 estableció nuevos criterios en cuanto a su valoración, señalando al efecto lo siguiente:

1-      La temporalidad de las limitaciones a la libertad de disposición. Este criterio ha dejado de tener un valor absoluto porque en el momento actual ya que hay algunas Legislaciones Autonómicas que mantienen la limitación de la facultad de disponer y solo excepcionalmente permiten la descalificación.

2-      Si se valora la Vivienda de Protección Oficial de acuerdo con el precio tasado entienden los Jueces que se producirá un enriquecimiento injusto del adjudicatario cuando se descalifique.

3-      Si se utilizase el valor a precio tasado no se respeta el régimen de igualdad.

En consecuencia para proceder a la valoración en la Liquidación de Gananciales de las Vivienda de Protección Oficial debe partirse de un dato imprescindible, cual que la posibilidad de que en un plazo determinado deje de tener la condición de protegidas y sea por tanto descalificada para entrar en el mercado libre.

De aquí se derivan dos principios:

a-      La vivienda no descalificable debe ser valorada con el valor oficial, es decir, a precio tasado.

b-      La vivienda descalificable debe ser valorado de acuerdo con un criterio ponderado, porque en el momento de la disolución de la Sociedad de Gananciales la vivienda no es de libre disposición, aunque debido a su naturaleza lo será en el tiempo establecido en el concreto plan que ambos cónyuges conocen.

Por tanto cuando la vivienda sea descalificable se aplicara el valor de mercado en el momento de la extinción del régimen, rebajado en la proporción que resulte en relación al tiempo que reste para la extinción del régimen de protección oficial.

                                                 A&A Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies