Divorcio con hijos y traslado de domicilio en Zaragoza – Aragón

Divorcio con hijos y traslado de domicilio en Zaragoza – Aragón. Cuando el progenitor no custodio tiene conocimiento por algún medio o porque así se lo haya expresado el otro cónyuge o los hijos, de que éstos van a cambiar de residencia saliendo de Zaragoza, la zozobra y preocupación se apoderará del mismo.

En el peor de los casos, puede que ese cambio ya se ha consumado y entonces el primer pensamiento que tendrá el perjudicado es que ello va a repercutir gravemente en su situación actual, puesto que se complicará inexorablemente el cumplimiento del régimen de visitas y las relaciones con sus hijos.

Antes de dar el paso de la correspondiente interpelación judicial es necesario sopesar si realmente esa es la petición que exige el interés de los pequeños, porque en muchas ocasiones las disfunciones que se producen quizás puedan tener solución adaptando el régimen de visitas a la nueva situación e incluso compartiendo con el progenitor custodio los gastos que suponen el traslado de los menores para el cumplimiento de las comunicaciones.

Si después de analizar las circunstancias que concurren se opta por solicitar el cambio de la guarda y custodia, hay que tener presente que es criterio de los Tribunales reiterado que, aunque el cambio de residencia pueda considerarse como una alteración de las circunstancias, ello no conlleva inexorablemente a que se conceda el cambio de custodia.

La Constitución Española en su artículo 19 reconoce el derecho de todos los españoles a elegir libremente su residencia, a circular por el territorio nacional y a entrar y salir libremente por España en los términos que la Ley establezca.

Sin embargo, la circunstancia de que el progenitor custodio quiera ejercer su derecho a fijar su residencia en el lugar que tenga por conveniente no incluye la potestad de decidir unilateralmente donde tienen que residir los hijos.

Formando parte esta decisión del ejercicio de la patria potestad, la misma ha de ser tomada por ambos progenitores, si éstos tienen atribuido el ejercicio conjunto de tal facultad.

Divorcio con hijos y traslado de domicilio en Zaragoza – Aragón

En caso de desacuerdo siempre se deberá acudir al Juez para que resuelva la controversia. El problema no es que un cónyuge tenga el derecho a fijar su residencia dónde considere oportuno, sino si se actúa en interés del menor o no.

Es evidente que el cambio de residencia de los hijos tiene importante repercusión puesto que éstos tienen que cambiar de colegio, entorno social, amigos, costumbres, etc.

Desde otro punto de vista, para el que no tenga la custodia le supondrá numerosos inconvenientes de tipo económico y de tiempo puesto que para ejercer su derecho a relacionarse y tener consigo a sus hijos tendrá que superar numerosos obstáculos si el nuevo domicilio se encuentra muy distante del anterior.

¿Qué criterios se deben atender para considerar que el traslado del domicilio de Zaragoza ha alterado las circunstancias y justifica un cambio en la atribución de la custodia?

La respuesta a esta pregunta supondrá valorar si dicho traslado influye negativamente en la adecuada formación de los menores y, por tanto, siempre se deberá acreditar que ese cambio va a repercutir negativamente en su formación.

La prueba deberá girar sustancialmente en torno a la preferencia del menor el cual deberá ser oído siempre que tenga juicio suficiente y sea mayor de 12 años.

Según los expertos en psicología cuanto menos edad tienen los hijos menores serán los problemas de adaptación al nuevo domicilio.

Si embargo, en la etapa adolescente en la que el menor está perfectamente integrado en un determinado entorno, se ha constatado en la práctica siempre una reticencia de éstos al cambio ya que se altera sustancialmente su entorno social.

Hay que señalar que la voluntad del menor no es un elemento decisivo ni vinculante para el Juez, el cuál siempre deberá valorar el estado madurativo del niño en las respuestas y si el mismo ha sido manipulado o no.

Cuando se trata de menores de siete años prima más al estabilidad familiar que la social, siendo fácilmente asumible por estos pequeños los cambios al no haberse consolidado todavía las relaciones sociales.

¿Qué otros criterios se tendrán en cuenta?

Fundamentalmente la composición del núcleo familiar, si se trata sólo de un menor o afecta a varios hermanos, que el progenitor que solicite la custodia esté en condiciones de asumir la misma, el tiempo que ha durado la convivencia del menor con el cónyuge custodio, las condiciones de vida que el pequeño pueda tener en el nuevo domicilio y en las del progenitor que solicita la custodia.

Igualmente se valorará la evolución del régimen de visitas, estancias y comunicaciones con el padre que solicita la custodia, ya que existirán menos obstáculos para el cambio si el menor ha tenido poca relación con ese progenitor, ya que en ese caso primará más la esfera afectiva actual que los inconvenientes del cambio geográfico.

En idéntico sentido, será determinante si el cambio de domicilio se conocía con anterioridad a dictarse el divorcio o a suscribirse el Convenio Regulador ya que si en el mismo constaba alguna clausula en la que se desprendía el consentimiento del padre a que el menor cambiase de residencia no procederá modificar la guarda y custodia.

Deberá valorarse también la motivación por parte del progenitor que tenga la custodia, es decir, las opciones que le han llevado a fijar su residencia en otra ciudad o país.

De aquí debe derivarse que el cambio caprichoso e incluso el malicioso debe impedirse o limitarse por los Juzgados.

El cambio voluntario pero razonable y justificado por una mejora en el desarrollo de la personalidad o similares también debe aceptarse, pero no debe conllevar un sacrificio económico para el progenitor no custodio.

Así los Tribunales han considerado normalmente que es razonable que el custodio quiera trasladarse a la ciudad donde resida su familia y en la que pueda encontrar el apoyo necesario tras la crisis de pareja.

Por último, señalar que el cambio forzoso debe aceptarse pero siempre se debe de reequilibrar la obligación alimenticia cuando supone un sacrificio económico para el que no tiene la custodia.

¿En qué casos los tribunales han denegado la modificación de la custodia por cambio de domicilio fuera de la ciudad de Zaragoza?

  • La atribución de la custodia no puede hacerse depender de la proximidad o permanencia a un centro escolar sino a una serie de circunstancias que atribuyan al progenitor la idoneidad de dicha labor.
  • Cuando no exista ningún factor de riesgo que pueda justificar un cambio de custodia ya que el interés del menor ha de prevalecer por encima de cualquier otro.

 

  • Cuando no existe en las actuaciones prueba o indicio objetivo alguno revelador de que las funciones de guarda y custodia están siendo ejercidas de forma incorrecta por la madre.
  • Cuando el traslado no tiene por objeto alejar al padre de sus hijos al ser la madre natural de ese lugar donde se encuentra su familia y haber iniciado una nueva relación con otra persona con la que ha adquirido una vivienda.

 

En estos supuestos la estabilidad intrafamiliar del menor debe prevalecer sobre la social.

 

  • Cuando la madre ejerza de manera adecuada su función de guarda y la adaptación de los menores a su nueva residencia haya sido favorable, no pudiéndose deducir que se haya causado perjuicio a alguno de éstos.

 

  • Aunque el traslado sea irregular no basta para justificar el cambio de guarda y custodia cuando la madre se traslada a su país de origen sin consentimiento el padre y sin autorización judicial pero, sin embargo, se considera beneficioso para el niño su integración en el nuevo entorno ya sea por el aprendizaje de idioma, nuevas costumbres por ser una sociedad multicultural.

¿Cuándo se ha considerado el cambio de domicilio como trascendente para modificar la custodia?

  • Cuando el que tiene la custodia está más atento a su propia convivencia e incluso a la creación de dificultades para la relación del padre con sus hijos que al propio interés de los menores habiéndose producido cambio de domicilio en dos ocasiones y en un período de tiempo escaso.

 

  • Cuando el que tiene la custodia ha incumplido con los deberes de patria potestad, cambiándose la residencia unilateralmente en contra del consentimiento del padre y sin autorización judicial, actuando más el progenitor custodio en su propio interés que en el de los hijos.

Te recomendamos que accedas a las preguntas frecuentas sobre familia o bien a nuestro canal de YouTube

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies