Divorcio: jubilación, planes de pensiones e indemnizaciones

DIVORCIO: JUBILACIÓN, PLANES DE PENSIONES E INDEMNIZACIONES

Las pensiones de jubilación generadas después de la disolución de la sociedad de gananciales tienen naturaleza privativa y corresponden exclusivamente al preceptor que las genera con su actividad laboral.

Su nacimiento y extinción dependen fundamentalmente de las vicisitudes estrictamente personales del beneficiario.

Igual naturaleza tienen las pensiones por jubilación anticipada o las indemnizaciones por extinción de la relación laboral en un plan de bajas anticipadas ya que no retribuyen un trabajo precedente ni constituyen un complemento de los sueldos percibidos por el trabajador.

Los planes de pensiones no hechos efectivos en el momento de disolución de la sociedad de gananciales en los que la sociedad matrimonial no haya ejercido ninguna inversión, son privativos

La indemnización por despido improcedente cobrada tras la extinción de la comunidad de gananciales no pertenece retroactivamente a ésta.

Los principales elementos a considerar para determinar el carácter ganancial o no, de una prestación relacionada con los ingresos salariales son:

  1. La fecha de percepción de estos emolumentos.
  1. 2.       La distinción entre el derecho  a cobrar que debe ser considerados como un derecho inherente a la personalidad y que por tanto no es ganancial y los rendimientos de estos bienes devengados durante la vigencia del matrimonio que si tendrán el carácter de ganancial.

Por lo que se refiere a las pensiones de jubilación, es doctrina de los Tribunales consolidada que las generadas después de la disolución de la sociedad de gananciales, tienen naturaleza privativa.

La jubilación como todos sabemos se genera con la actividad laboral y su nacimiento y extinción depende estrictamente de vicisitudes completamente personales del beneficiario.

El mismo carácter tiene las pensiones de jubilación anticipada o las indemnizaciones generadas por la extinción de la relación laboral en un plan de bajas incentivadas.

Estas prestaciones no retribuyen propiamente un trabajo precedente, ni constituyen un complemento de los salarios recibidos, sino que obedecen estrictamente a la pérdida del puesto de trabajo por jubilación anticipada.

No tienen el mismo carácter las indemnizaciones obtenidas por uno de los esposos cuando  derivan de una póliza de seguros que cubre el riesgo de invalidez, toda vez que su carácter es económico o patrimonial, pero no se confunde con éste por ser una consecuencia económica y permanente que se hace común en el momento en el que se percibe por el beneficiario trabajador.

Por tanto las indemnizaciones adquiridas tras la extinción de la comunidad de gananciales no pertenecen a esta, sino que son un bien propio de las personas que los adquiere.

El resumen de la doctrina jurisprudencial lleva a la conclusión de que existen dos elementos cuya concurrencia permite declarar que una determinada prestación relacionada con los ingresos salariales tengan la naturaleza de bien ganancial o por el contrario quede excluido de la sociedad y forme parte de los bienes privativos y éstos son los siguientes:

–          La fecha de percepción de estos emolumentos, ya que si se adquiere durante la sociedad de gananciales tienen este carácter mientras que si se adquieren con posterioridad a la fecha de disolución del matrimonio se consideran privativos.

  • Y la distinción entre el derecho a cobrar estas prestaciones que deben ser consideradas como personales  y que por tanto forman parte de los derechos de la personalidad del beneficiarios y que por lo mismo no son bienes gananciales puesto que son intrasmisibles.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies