La documentación que blinda la deuda

Documentación que blinda la deuda

La documentación necesaria para reclamar un impagado comercial es la que demuestra la petición por parte de un cliente de una determinada mercancía al proveedor, el cual deberá demostrar su entrega y su precio.

La mejor garantía de reclamación de un impagado es la posesión de una adecuada documentación, la cual blinda el derecho del acreedor, evitando todo tipo de obstáculos procesales y pérdidas de tiempo.

Los cuatro documentos mercantiles que demuestran el derecho al cobro de una deuda por parte del acreedor son:

  • Contrato.

  • Factura.

  • Albarán.

  • Propuesta de pedido.

Por tanto, la documentación más adecuada y correcta para reclamar judicialmente o amistosamente una deuda impagada son:

  • Un documento que acredite el acuerdo de voluntades pactado y suscrito por ambas partes, en el cual se indican todas las obligaciones y derechos que ambas partes han contenido y que se obligan a su cumplimiento.

  • Otro documento que acredite el encargo efectuado por el cliente deudor, bien por la compra de una mercadería, bien por la prestación de un servicio. Por ejemplo, un presupuesto firmado.

  • El documento que acredite la entrega de la mercancía o de la prestación del servicio satisfaciendo al cliente, como puede ser un albarán de entrega o un certificado de obra.

Cuando el acreedor esta en posesión de estos documentos legales, se encuentra completamente blindado su derecho al cobro de la deuda y el deudor tendrá pocas o ninguna escapatoria legal para dejar de abonar la transacción realizada.

No obstante, no en todos los casos se dispone de la totalidad de los documentos, pero si se cuenta con un albarán, una factura y un pedido, el acreedor podrá justificar perfectamente la existencia de la deuda.

El documento de mayor relevancia de toda transacción comercial es el albaran que justifique la recepción de la mercancía o la prestación del servicio.

Cuando este documento falta, el deudor de mala fe tiene amplias posibilidades de poder evitar el pago.

Sin embargo, existen otros documentos que pueden justificar la existencia de una relación comercial y de la deuda, como son:

  • Factura pro-forma.

  • Presupuesto.

  • Títulos cambiarios de pago.

Todos los documentos anteriormente reseñados tienen una gran relevancia para acreditar la existencia de un contrato en una operación mercantil. Y por medio de estos documentos, el acreedor puede exigir su pago y acudir a los Tribunales cuando se hayan agotado las posibilidades amistosas para reclamar el cumplimiento de la obligación.

A pesar de la relevancia de todos los documentos anteriormente citados, muchas empresas no los utilizan adecuadamente, o no se les da toda la importancia que merecen, por lo que, en muchos casos, se encontrarán en una situación de inseguridad jurídica si quieren reclamar un impagado al deudor.

A&A Impagados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies