El mobbing como accidente de trabajo

El mobbing como accidente de trabajo

El Derecho Español de la Seguridad Social califica como accidente de trabajo a las enfermedades o defectos, padecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente.

Igualmente se declaran accidentes de trabajo, todas aquellas situaciones que sean enfermedades o accidentes en sentido estricto, cuando se demuestre claramente el riesgo causal entre el trabajo y la lesión sufrida por el trabajador.

En la Práctica Judicial se discute reiteradamente sobre si el origen puede ser considerado como de enfermedad común o profesional en los trastornos mentales, e incluso en los psicosomáticos, que pueden acompañarlo, a efectos de determinar cuál es la contingencia causante de la prestación que se le pueda reconocer al trabajador.

De la caracterización de la patología mental como profesional van a derivarse asimismo responsabilidades posteriores, que se anudan a los riegos profesionales y al incumplimiento de la empresa de los riesgos de prevención.

En la actualidad se discute y mucho la posible calificación de los daños síquicos causados por violencia psicológica como accidente de trabajo.

En el recorrido del concepto de accidente de trabajo hoy día se admite, por los Juzgados de lo Social, que el llamado Mobbing, sí que puede derivar de accidente de trabajo. Lo cierto es que en la actualidad se han incrementado significativamente el número de pleitos motivados por esta causa, con resultados a favor y en contra.

Lo que  si que es cierto es que el denominado acoso laboral, es causa directa de estrés laboral o enfermedad psicosomática, cuyo origen no puede ser otro más que laboral, considerando que nace de un procedimiento sistemático de actuaciones vejatorias e igualmente humillantes para la persona en su medioambiente laboral y ordinariamente por personas que ocupan posiciones jerárquicas superiores.

En otros casos los superiores contarán con la complicidad de otros trabajadores que ayudarán al aislamiento de la víctima del acoso.

En definitiva las conductas constitutivas de violencia laboral, requerirán que se acredite este carácter, es decir, que se ha producido este acoso, pues en si mismo este ya se puede considerar como desencadenante laboral y ocasionante de enfermedad derivada del trabajo.

En otras palabras basta comprobar la existencia del acoso, para determinar que la enfermedad sufrida por el trabajador pueda calificarse como laboral.

A estos efectos facilita enormemente el valor probatoria, de que se solicite el Mobbing como accidente de trabajo, el hecho de que exista una Sentencia de trabajo que entienda ratificado la existencia de una conducta de acoso laboral.

Bien sea en el seno de una Demanda de tutela de derechos fundamentales o por solicitar el trabajador la extinción del contrato de trabajo por su propia voluntad por entender que se ha producido un incumplimiento del Contrato por parte del empresario.

No obstante debe destacarse que el mismo resultado puede obtenerse con la simple calificación de la patología como debida a estrés laboral, sin necesidad de que se califique de acoso laboral.

Jose Alberto Andrío

aa-indeminizaciones.com

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies