El pacto de horas complementarias en Zaragoza – Aragón

El pacto de horas complementarias en  Zaragoza – Aragón  supone un avance en la evolución del contrato a tiempo parcial no pudiéndose decir que se trate de una modalidad con horas extraordinarias sino que más bien parece que se intenta suplir su ausencia.

Este Pacto es ampliamente utilizado en la hostelería y construcción en Aragón, su utilización en muchos casos reviste un carácter fraudulento ya que el trabajador se ve obligado a realizar jornadas laborales de ocho horas coincidentes con la de otros trabajadores contratados a tiempo indefinido.

El Pacto de horas complementaras en Aragón reviste más el carácter de una realidad obligatoria que voluntaria, motivo por el cuál la inspección de trabajo de Zaragoza levanta anualmente más de cuatrocientas actas de infracción.

Según la normativa del Ministerio de Trabajo se deberá realizar un registro de horas diarias siendo la omisión de ese requisito el principal motivo de la mayoría de los expedientes levantados por la Inspección de Trabajo en Zaragoza.

Según los sindicatos mayoritarios aragoneses, en muchas ocasiones, el trabajador es obligado a realizar jornadas de ocho horas abonándose únicamente media jornada, evitándose de esta forma tanto salario como cotizaciones a la Seguridad Social.

El pacto de horas complementarias en  Zaragoza – Aragón

Su naturaleza cobra mayor fuerza al anteponerse la palabra pacto, pues ello nos indica que se trata de un acuerdo entre empresario y trabajador para la realización de un determinado número de horas que excedan de las previstas en el contrato inicial a tiempo parcial.

El Estatuto de los Trabajadores reformado las considera como aquellas cuya posibilidad de realización haya sido acordada como adicional a las horas ordinarias pactadas en el contrato a tiempo parcial.

¿Cuál es la naturaleza de este tipo de horas complementarias?

Su naturaleza es la misma que cualquier hora ordinaria retribuyéndose como tal y cotizando sobre las mismas bases y tipos que las ordinarias, debiendo figurar así tanto en los documentos de cotización a la Seguridad Social como en las hojas salariales entregadas al empleado.

Sin embargo, existen una serie de reglas que se deben cumplir como es la exigencia de que se pacten expresamente con el trabajador por escrito, con independencia respecto al momento de la celebración del propio contrato a tiempo parcial, es decir, puede acordarse su ejecución en cualquier momento de la vigencia del contrato.

Se exige, además, la condición de que tal pacto sobre horas complementarias solamente cabe cuando la contratación sea por tiempo indefinido.

Este tipo de medidas implica que se fuerza al empresario a contratar como indefinidos a los trabajadores si se quiere pactar con ellos horas complementarias.

Tales pactos no son indefinidos sino que se prorrogan de año en año y podrían perjudicar a los propios trabajadores contratados de forma temporal, ya que además de encontrarse éstos en una situación de mayor precariedad que el resto de sus compañeros contratados a tiempo indefinido, se les impide que puedan realizar más horas y, en consecuencia, puedan percibir un incremento en sus retribuciones ya de por sí bastante mermadas.

Con respecto a los trabajadores fijos- discontinuos, éstos podrán pactar horas complementarias cuando en el período de actividad realicen una jornada reducida con respecto a los que la hacen a tiempo completo.

¿Cuándo puede denunciar el trabajador el pacto de horas complementarias?

El trabajador deberá esperar un año desde la celebración del contrato y notificarlo al empresario con tres meses de antelación, entendiéndose prorrogado en caso contrario, por un año.

¿Cuáles son los límites a las horas complementarias?

Se puede alcanzar con carácter general hasta un 15% como máximo de las horas establecidas en el contrato, siendo posible incrementar ese porcentaje a través del convenio colectivo y llegar hasta un 30%.

Siempre existirá un límite que deberá ser inferior al 77% de la jornada a tiempo completo establecida legalmente.

El artículo 12.5 del Estatuto de los Trabajadores, prevé una serie de reglas de excesiva complejidad, relativas a la distribución y forma de realización de las horas complementarias en defecto de convenio colectivo, indicándose que el trabajador siempre debe conocer el momento en que debe realizar las horas complementarias con la suficiente antelación, es decir, un preaviso de siete días.

De mayor complejidad es la determinación de la posible modificación de la jornada establecida, a través de la consolidación en ella, de una parte de las horas complementarias en dos tramos.

Se puede establecer, en definitiva, que la creación de la figura del pacto de horas complementarias en Aragón ha resultado ser una figura positiva por tratarse de un acuerdo entre la empresa y el trabajador en la que prima el elemento del carácter de voluntariedad sobre cualquier otro.

Sin embargo, no se aplica la posibilidad de pactar este tipo de horas complementarias respecto de los contratados temporales que pueden resultar discriminados y perjudicados por la norma.

Diferencias entre horas extraordinarias y horas complementarias

Las horas extraordinarias son las realizadas por encima de la jornada ordinaria del contrato de trabajo, tienen carácter voluntario y se les denomina horas extras.

Por el contrario las horas complementarias están dirigidas únicamente a aquellos empleados sujetos a una jornada parcial, en la cual el empresario le solicita al trabajador una prestación numérica de horas superior a la habitual plasmada en un acuerdo contractual celebrado entre empresario y empleado.

Las horas complementarias complementan la jornada inicial de carácter parcial hasta un límite máximo de la jornada completa según el Convenio Colectivo aplicable en cada caso.

El trabajador contratado a tiempo parcial tiene prohibida la realización de horas extraordinarias con la única excepción de aquéllas que se realicen por motivos de fuerza mayor para supuestos excepcionales.

Las horas complementarias no pueden ser realizadas por los trabajadores con jornada completa, por lo que toda hora añadida por éstos tendrá el carácter de extraordinario, no pudiéndose realizar más de ochenta al año y debiéndose retribuir con un precio superior a la hora ordinaria de trabajo.

Las horas complementarias se retribuyen siempre al mismo nivel que las horas normales y para poderlas realizar el contrato laboral tiene que tener una jornada semanal de un mínimo de diez horas.

Síguenos en Facebook

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies