¿el paro cardíaco produce incapacidad laboral?

¿el paro cardíaco produce incapacidad laboral?

Al hablar de Paro Cardíaco nos referiremos a la falta de contracción ventricular o a una contracción desorganizada y no productiva que da lugar a una insuficiencia circulatoria generalizada.

La causa más frecuente de paro cardíaco es la fibrilación ventricular, que en un alto porcentaje de los casos se asocia a Cardiopatía Isquémica.

Pero también puede ser producida por la Asistolia, es decir, la ausencia total de actividad eléctrica que se objetiva con un electrocardiograma plano, ausencia de pulso, presión arterial y perfusión.

El Shock Circulatorio puede tener varios orígenes, que pueden ir desde la inestabilidad eléctrica del miocardio, hasta alteraciones de la ventilación que pueden ocasionar una acidosis respiratoria y situación de paro cardíaco.

¿Qué signo clínicos se manifiestan en un paro cardíaco?

Entre la sintomatología que aparece, se puede observar la pérdida de conciencia, respiración rápida y superficial que desemboca en Apnea, caída de la tensión arterial, con desaparición del pulso en los vasos principales y ausencia de ruidos cardíacos.

Posteriormente, y a consecuencia de la falta de oxígeno puede aparecer una cianosis progresiva, es decir, el amoratamiento el sujeto, y pérdida de los reflejos pupilares del ojo.

¿Cómo se evalúa el paro cardíaco desde el punto de vista laboral?

Este Shock Circulatorio es una emergencia médica, y la posibilidad de supervivencia del paciente así como sus posibles secuelas dependerán en gran medida de la rapidez y habilidad de la realización de las maniobras de reanimación cardiopulmonar, habida cuenta de que el paro cardíaco y el paro respiratorio se hallan muy relacionados.

El paro cardíaco tiene una gran importancia desde el punto de vista clínico, pero no desde el punto de vista del Evaluador Laboral que, ante un Shock de esta magnitud, estudiará fundamentalmente si las secuelas, que le han quedado la paciente son incapacitantes o no.

En ocasiones, y dependiendo de la duración del paro cardíaco, se habrán producido daños cerebrales por la falta de riego sanguíneo en el cerebro, y este será tan intenso que no habrá dudas sobre su capacidad laboral, e incluso, en determinados casos, para determinar si el paciente requiere la supervisión y el cuidado de una tercera persona para las funciones esenciales de la vida.

Normalmente, la valoración de un paro cardíaco suele ir desde una Incapacidad Permanente Total hasta la situación de Gran Invalidez, dependiendo, como ya hemos dicho, de si las secuelas son incapacitantes y en que medida afectan al desarrollo diario del sujeto.

Fdo: José Alberto Andrío Espina

aa-indemnizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies