El peligro de las infecciones postnatales

El peligro de las infecciones postnatales

Un Hospital, debe proporcionar múltiples y variados servicios, para ser una Unidad Médica eficaz.

En particular, los trabajadores del centro, necesitarán mantener su Sala de Maternidad debidamente esterilizada, para poder proporcionar una atención óptima, y que los nuevos recién nacidos, vengan al mundo en situación inmejorable.

Aunque obviamente, un error en un paciente adulto, puede tener graves consecuencias, pongamos por caso una gripe, por haber tocado a un paciente infectado, pero el mismo, podrá superar esta infección con su sistema inmunitario

En el caso de un bebé puede llegar ser mortal.

Las infecciones post natales, vinculadas a normas de atención médica hospitalaria, en ocasiones, pueden ser sumamente graves.

El mantenimiento de un Hospital en condiciones de esterilidad, es actualmente una necesidad de primer orden, pero las situaciones de falta de personal y el aumento de la presión asistencial, hace que en algunas ocasiones, no se den los estándares de calidad óptimos.

Como consecuencia de esta situación, los problemas de limpieza del instrumental, o simplemente de la ropa de cama, pueden no haber sido todo lo correctos que debiesen y no haber pasado, por todo el proceso de esterilización necesaria.

Cuando estos materiales, expuestos a la infección, entran en la Sala de Maternidad, y se utilizan en torno a un recién nacido, la exposición a las infecciones aumentará.

Si el niño, requiere de atención urgente, debido a una complicación en el proceso del parto, es evidente que todos los utensilios quirúrgicos, deben estar previamente esterilizados para su uso. Estas áreas hospitalarias de neonatales, en ocasiones, son muy propensas a todo tipo de virus y bacterias, las cuales pueden causar infecciones no queridas.

Esto significa, que dado que la inmunidad a infecciones de un bebé es reducida, los útiles utilizados en Cirugía, deben ser tratados con extremo cuidado y delicadeza.

Una de las infecciones más peligrosas que pueden afectar a un recién nacido, es el desarrollo de sepsis.

Esta situación clínica, ocurre cuando una infección, alcanza el torrente sanguíneo del niño, haciendo que cada uno de los sistemas del cuerpo de este, padezca una inflamación a gran escala.

Debido al estrés producido, por este tipo de contaminación, el cuerpo del bebé no será capaz de sostenerse por sí mismo, y se habrán producido daños en el hígado, los riñones o el corazón.

Esto no es tan infrecuente durante la cirugía, sobre todo, cuando se han utilizado herramientas en la misma, que puedan no estar todo lo asépticas y esterilizadas que pudieran ser del caso.

Otras infecciones, como la gripe o la meningitis, sin embargo, están vinculadas a una mala atención después del parto.

Como ya hemos dicho anteriormente, un individuo adulto puede manejar situaciones complicadas con gripe, puesto que su sistema inmunológico, está preparado para responder a este tipo de infección.

Sin embargo, un bebé que no ha desarrollado todavía un sistema completo de defensas, estará por tanto, más expuesto a cualquier tipo de infección hospitalaria.

Fdo: José Alberto Andrío Espina

aa-indemnizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies