El proceso de ejecucion forzosa por gastos extraordinarios

El proceso de ejecucion forzosa por gastos extraordinarios

La experiencia demuestra que un alto porcentaje de las vistas de ejecución por gastos extraordinarios, encubren serios problemas en el ejercicio de la patria potestad que tienen reconocida ambos cónyuges en los casos de separación y divorcio.

Se observa igualmente que en una gran cantidad de casos, los progenitores no saben ni siquiera que esa medida la tienen adoptada o ignoran totalmente lo que significa.

Lo que si es cierto es que el artículo 156 del Código Civil mantiene como planteamiento inicial el que ambos, padre y madre, han de ejercer conjuntamente la patria potestad, y seguidamente se regula la manera en que se han de solventar los conflictos y discrepancias que puedan surgir entre los progenitores en ese ejercicio.

Sin embargo, si los padres viven separados la patria potestad se ejercerá por parte de aquel con el que el hijo conviva, salvo que el Juez determine un ejercicio conjunto en interés del menor ante la petición de uno de ellos.

Lo cierto es que la práctica judicial las Sentencias que se dictan en los procesos contenciosos, así como en una gran cantidad de Convenios Reguladores, se establece que la patria potestad será conjunta, salvo que concurran circunstancias concretas que aconsejen lo contrario.

El Articulo 156 del Código Civil dispone que, serán válidos los actos realizados por uno de los progenitores conforme al uso social y las circunstancias, así como los que se realicen aun sin conocimiento del otro, en casos de urgente necesidad, en cuyo caso la demora en la decisión del gasto podría derivar en un perjuicio del menor.

¿CUALES SON LOS REQUISITOS PROCESALES DE LA DEMANDA EJECUTIVA?

La Demanda Ejecutiva por gastos extraordinarios sufragada por uno de los progenitores que fueron determinados expresamente en la Sentencia o en el Auto de Medidas Provisionales deberá contener el título en el que se funda el ejecutante, la tutela ejecutiva que se pretende, los bienes del ejecutado susceptibles de embargo y las medidas de localización e investigación que se interesen, así como la persona o personas frente a las que se pretende el despacho de ejecución.

Por tanto, es preciso que el ejecutante señale la cantidad que reclame por principal, atendiendo a la proporción en la que el ejecutado debe contribuir a sufragar el gasto del que se trate, así como intereses y costas del proceso de ejecución.

No procede la modificación de oficio de las cantidades reclamada inicialmente en la demanda ejecutiva sin perjuicio de que el Tribunal, de oficio, pueda rectificar manifiestos errores de cómputo aritmético.

El interés de mora exigible de acuerdo con el artículo 576.1 de la L.E.C, será el legal del dinero incrementado en dos puntos desde la fecha de impago de que se trate, es decir, desde que el importe total del gasto fue sufragado por el que lo reclama a su costa.

El principal documento que ha de acompañarse a la demanda de ejecución es el título ejecutivo y en principio se considera por tal, la Sentencia en su caso homologadora del Convenio o el Auto que estableció la obligación a cargo de ambos progenitores.

Incumbe al peticionario, según los artículos 550.2 Y 575.3 de la LEC, la carga de acompañar a la demanda los documentos que considere útiles para el buen fin de la ejecución y que contenga datos de interés para despacharla, las certificaciones y extractos bancarios referidos a la cuenta en la que el ejecutado debe aportar el importe del que venía obligado por los gastos extraordinarios que se le reclama.

Igualmente resulta conveniente la justificación documental de la comunicación previa extrajudicial al ejecutado sobre la necesidad del gasto extraordinario que se le reclama.

¿COMO SE DECLARA UN GASTO COMO EXTRAORDINARIO?

Dada la nota de imprevisibilidad que caracteriza a los gastos extraordinarios muchas resoluciones han venido considerando inadecuada la fijación de un catálogo exhaustivo de los mismos.

La Reforma Procesal 13/2011, introduce un incidente para la declaración de gasto extraordinario no expresamente previsto en la Sentencia de medidas definitivas o Auto de medidas provisionales.

Por tanto, cuando deben ser objeto de ejecución forzosa gastos extraordinarios, no expresamente previstos en la medidas definitivas o provisionales, deberá solicitarse previamente al despacho de ejecución la declaración de que la cantidad declarada tiene la consideración de gastos extraordinario.

Algunos interlocutores jurídicos son partidarios de establecer en las resoluciones judiciales un listado de partidas que han de quedar englobadas bajo este concepto de gastos extraordinarios, sin embargo, estos numerus clausus o listas cerradas plantean serios inconvenientes dado el carácter imprevisible de los mismos.

Desde la entrada en vigor el 4 de Mayo de 2009 de la Ley de Reforma Procesal 37/2011 con la implantación de la nueva oficina judicial, se está aceptando por los Tribunales diferentes formas de iniciar la tramitación del incidente previsto en el 776.4 de la L.E.C., todos ellos con un claro criterio de celeridad y de economía procesal.

¿COMO SE INICIA EL PROCEDIMIENTO?

Existen varias posibilidades que vamos a señalar a continuación:
1. Escrito presentado antes de la demanda de ejecución forzosa por el progenitor que haya solicitado la necesidad de estos habiéndolos sufragado a su costa, por impago de gastos extraordinarios no especificados en el Convenio Regulador homologado judicialmente en la Sentencia de medidas definitivas o auto de medidas provisionales.

2. En la Demanda Ejecutiva añadiéndolo por otrosi, por el cual el ejecutante por gastos extraordinarios insta la tramitación del incidente del artículo 776.4 de la L.E.C, como cuestión incidental de previo pronunciamiento y con carácter previo al despacho de ejecución.

3. A solicitud del ejecutado, que la haya hecho constar en el escrito de oposición a la ejecución contra el despachada por gastos extraordinarios, no detallados expresamente en el titulo aportado con la demanda de ejecución.

4. Por solicitud del progenitor todavía no ejecutado, que no ha suscitado la necesidad del hijo, ni ha contribuido a sufragar la parte que le corresponda, pero teme una demanda de ejecución forzosa.

Todas estas modalidades son acogidas por nuestros Tribunales como válidas para iniciar el incidente de declaración de gastos extraordinarios regulado en el 776.4 de la L.E.C

El punto de partida lo constituye el Auto de Medidas o el Convenio Regulador, el cual aunque haya previsto la obligación de los padres de contribuir a los gastos extraordinarios, no haya detallado los que a juicio de uno de los padres se hubieran devengado y también según su criterio merezcan dicha calificación. Sin embargo es posible que ni en el convenio, ni en las resoluciones citadas, se contenga pronunciamiento alguno respecto a los mismos.

En la Jurisprudencia de algunas Audiencias no son inéditos los pronunciamientos en los que se acoge como causa de oposición a los gastos extraordinarios la ausencia de cualquier referencia en el titulo ejecutivo, sin embargo dicha posición es minoritaria sobre todo cuando afecta a hijos menores. En este sentido Sentencia de la Audiencia Provincial de Cádiz Sección 5 de 21 Mayo 2008 y Audiencia Provincial de Baleares, Sección 3º de 4 Febrero de 2005.

Los Tribunales vienen resolviendo mayoritariamente respecto a estos gastos, que el Juez o Tribunal no está sujeto a la petición de parte.

Por tanto, y pese a la omisión que pueda haber en la Sentencia los mismos deben abonarse por ambos progenitores por mitad, pues la oposición no puede basarse en razones formales para dejar de cumplir con una obligación material como es la de afrontar todos los gastos que se generen en la manutención y asistencia de la prole.

LA SOLICITUD INICIAL: OBJETO

La Constitución Española establece que los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro y fuera del matrimonio durante su minoría de edad.

Esa legal procedencia se encuentra regulada en nuestro Código Civil así como en los Principios Generales del Derecho, como lo es el del superior interés del menor, pues ambos progenitores están vinculados a las necesidades que deben cubrirse económicamente en el cuidado, desarrollo y formación de sus hijos.

Se entiende devengado un gasto extraordinario a cuyo pago ha contribuido uno de los progenitores que ha suscitado la necesidad y que ha abonado su importe, aun cuando no exista previsión sobre los mismos en el titulo ejecutivo.

El presupuesto para la acción incidental viene regulado en el artículo 776.4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y está constituido por tres premisas:

1. Que se haya realizado ya el gasto

2. Que el progenitor que lo haya abonado lo considere extraordinario

3. Que dicho gasto no haya sido detallado en el Auto de medidas provisionales o en la Sentencia definitiva.

Por tanto no procederá deducir la solicitud si aún no se ha realizado el gasto, sea urgente o no, ni si lo que se pretende es la declaración por el Tribunal de la necesidad de realizarlo y su calificación como extraordinario, pues ante la falta de acuerdo de los progenitores, en este caso sería aplicables el supuesto de Jurisdicción Voluntaria del artículo 156 del Código Civil.

Es fundamental para el solicitante, acompañar a su petición inicial la justificación del requerimiento previo y extrajudicial de pago al demandado por el gasto cuya declaración pretende que sea declarado como extraordinario, pues si este no puede ser acreditado, difícilmente se puede alegar mala fe del demandado, pudiendo darse el caso de que quien haya sido llamado al procedimiento, no conozca previamente el desembolso realizado por el otro cónyuge.

La oposición del demando debe concretarse en los cinco días hábiles siguientes a la recepción de la solicitud inicial, convocando el Tribunal a las partes a una vista y resolviendo mediante la forma de Auto.

El Auto que ponga fin al incidente producirá el efecto de cosa juzgada y conllevará condena en costas. Dicho auto, si ha sido tramitado antes de un procedimiento de ejecución forzosa es susceptible de recurso de apelación. Esa resolución de hecho estimatoria o denegatoria de la solicitud de declaración de gasto extraordinario se tramitará conforme a los artículos 393.5 y 455.1 de la L.E.C.

Sin embargo, si el incidente del artículo 776.4 de la LEC ha sido instado a instancia del ejecutado por gastos extraordinarios formulando oposición por defectos procesales y de fondo, el recurso que procederá contra el mismo será distinto según se resuelva la cuestión ya que si es gasto extraordinario no cabra recurso alguno, sin perjuicio de que el ejecutado pueda impugnar este Auto al apelar contra el que resuelva la ejecución de la oposición despachada según el artículo 393.5 de la LEC.

¿QUE RAZONES SE PUEDEN OPONER AL DESPACHO DE EJECUCION POR GASTOS EXTRAORDINARIOS?

El ejecutado puede oponerse a los gastos extraordinarios tanto por motivos sustantivos de fondo, como procesales.

¿QUE SE ENTIENDE POR DEFECTOS PROCESALES?

 La falta de declaración como gastos extraordinarios puede ser alegado por el ejecutado en el escrito de oposición, al amparo del artículo 559.1 párrafo 3º de la LEC, conllevando la posibilidad de que si se estima, podría declararse la nulidad radical del despacho de ejecución.

 Por litisconsorcio pasivo necesario, respecto del hijo mayor de edad beneficiario de los gastos extraordinarios, cuando se deduzca por el ejecutado, conforme al artículo 559.1 y 2 de la L.E.C, la petición de la extinción de la prestación alimenticia a favor del mismo.

 Por inconcreción de la demanda ejecutiva respecto de las cantidades y conceptos por los que se insta el despacho de ejecución.

Así algunas Sentencias señalan que la inconcreción en la petición de la demanda ejecutiva no solo cuantitativa sino también temporal, puede ser valorada como defecto procesal ya que dificulta el derecho de defensa del obligado al pago. Auto de la Audiencia Provincial de Madrid Sección 22 de 21 Mayo de 2002.

 Por falta de acuerdo o comunicación previa entre los progenitores invocándose como causa de oposición la nulidad radical del despacho de ejecución.

Dejando a salvo los supuestos de circunstancias urgentes, necesarias y perentorias, viene resolviéndose por la Jurisprudencia de las Audiencias Provinciales, que determinados gastos extraordinarios deben contar con el consentimiento previo de los progenitores, o en su defecto con autorización judicial para que puedan quedar vinculados ambos a la cobertura de los mismos.

No se puede pagar un gasto que se desconoce e interponer una demanda ejecutiva sin previo requerimiento supone crear un gasto judicial innecesario para quien no ha manifestado su voluntad de no pagar. Así, según Resolución de la Audiencia Provincial de las Palmas Sección 6 de 16 de Mayo 2006.

Por tanto, para considerar nacida la deuda liquida es preciso realizar unos actos previos con el cotitular de la patria potestad, ya que lo que es extraordinario sobrepasa las facultades de lo que es ordinario.

Por tanto se requiere obtener y recabar del otro progenitor el consentimiento para realizar aquellos actos que impliquen cambios en el modo de vida del menor, solicitándose la declaración judicial, si ambos cónyuges no se ponen de acuerdo.
Por tanto, no concurriendo circunstancias urgentes, necesarias o perentorias debe de atenderse en primer lugar a lo que se pactó o fue acordado en la resolución judicial del proceso contencioso.

¿QUE OPINAN LOS TRIBUNALES RESPECTO DEL CONSENTIMIENTO TACITO?

En los Gastos Extraordinarios, no solo el consentimiento expreso produce efectos jurídicos, sino que también lo tiene el tácito del ejecutado, sino manifestó en su momento su oposición al acto que conlleva el gasto extraordinario.

La regla general es que los gastos no ordinarios deben ser convenidos antes de su devengo por ambos padres, a fin de que cada uno de ellos pueda opinar sobre su conveniencia o cuantía, y solo a falta de acuerdo que sean autorizados judicialmente.

El consentimiento del progenitor en cuanto al desembolso de un gasto imprevisible no solo se entenderá prestado cuando así se manifiesta, sino cuando se deduzca de actos anteriores, coetáneos o posteriores al mismo.

En la Jurisprudencia de las Audiencias Provinciales hay numerosos casos referentes a este consentimiento tácito, así a título de ejemplo señalaremos los siguientes:

– Se reconoce la conformidad del progenitor que conocía la asistencia del hijo en años anteriores a clases de refuerzo, aun cuando no se haya notificado previamente en el año en curso, por la necesidad de este de seguir recibiendo dichas clases. Resolución Audiencia Provincial de Madrid Sección 22 de 13 Diciembre de 2002

– Se desestima la oposición a la consideración de gastos extraordinarios en los supuestos de 1º Comunión del hijo, ya que entiende el Tribunal que si la menor tomó esta es porque en su día fue bautizada y si recibió este sacramento fue porque el padre lo consintió y aceptó que la menor se criara en la religión católica. Resolución Audiencia Provincial de Málaga Sección 6º de 24 Enero de 2006.

– Se entiende prestado tácitamente el consentimiento cuando trasladados los hijos al Reino Unido para aprender inglés, el propio progenitor acompañó a los hijos al aeropuerto, conocía los planes del viaje y hasta la fecha y horario del vuelo. Audiencia Provincial de Madrid, Sección 2º de 2 Noviembre de 2009.

GASTOS EXTRAORDINARIOS: ¿QUE OTROS MOTIVOS SE PUEDEN OPONER?

Con independencia de los motivos procesales se pueden oponer motivos de fondo, es decir, razones sustantivas. Según sostiene Niñerola Jiménez, una cosa son los gastos extraordinarios y otra el aumento de los gastos del hijo, por lo que en estos supuestos, la acción que procederá será la modificación de medidas por cambio sustancial de circunstancias y no una reclamación de gastos extraordinarios.

Cualquier aumento de las necesidades alimenticias, no puede entenderse como gasto extraordinario, sino que ha de ser susceptible de ser incluido en la pensión alimenticia como previsible, ordinaria y habitual, en este sentido es clarificador el contenido expresado en el razonamiento jurídico único del Auto de fecha 1 de Diciembre de 2008 dictado por el Juzgado de primera instancia número 7 de Lérida.

El Código Civil en su artículo 142 expone los gastos que deben entenderse comprendidos en el concepto legal de alimentos, y así participan de dicha naturaleza las necesidades de sustento, vestido, habitación, asistencia médica y la educación e instrucción del alimentista, mientras sea menor de edad e incluso alcanzada la mayoría, si aún no se ha finalizado la formación por causa no imputable al que recibe los alimentos.

En síntesis, podemos decir que participan de la naturaleza de gastos extraordinarios aquellos que exceden de los ordinarios en orden al cuidado y sustento de los menores. Su calificación como tal debe valorarse en el momento en el que surjan.

Estos gastos tienen que nacer de las necesidades de los hijos, que son de naturaleza excepcional, eventuales y difícilmente previsibles. Su montante económico debe ser considerable y esta es la razón por la que no se incluyen en la pensión alimenticia ordinaria.

El coste hace que no puedan ser sufragados por uno solo de los padres, sin desequilibrar en su perjuicio la equivalencia de sus respectivas contribuciones.
En definitiva, se trata de gastos que no se tuvieron en cuenta, ni se contemplaron y que su importe económico es elevado y no habitual para las familias.

Todas estas anteriores circunstancias ponen de manifiesto que no se pudieron contemplar en las cláusulas del Convenio o en la Sentencia. Debe tenerse en cuenta que los gastos extraordinarios engloban también la obligación alimenticia, si bien, su delimitación debe hacerse de una forma muy rigurosa.

Así, siguiendo la casuística de Pérez Martin, se excluyen de la clasificación de gastos extraordinarios, los gastos de guardería, Resolución de Audiencia Provincial de Cádiz Sección 5 de 26 de Enero de 2010 y Audiencia Provincial de León, Sección 2, de 17 Diciembre de 2010, los de enseñanza obligatoria, primaria y secundaria Resolución de Audiencia Provincial de Alicante, Sección 4º, de 16 de Enero de 2010 y Sentencia de la Audiencia Provincial de Castellón de 3 Julio de 2001, cuotas de colegio, matriculas o material escolar.

Los gastos efectuados en la formación profesional del hijo no son extraordinarios porque no se pueden conceptuar como actividades extraescolares, ni cursos de idiomas ni clases particulares que el Convenio Regulador había previsto. Son gastos previsibles y periódicos según señala la Audiencia Provincial de Guipúzcoa Sección Tercera de 3 de noviembre de 2009.

Los gastos por transporte y comedor escolar se consideran incluidos en la pensión alimenticia ordinaria Resolución de la Audiencia Provincial de Guipúzcoa sección 3 de 3 de Noviembre de 2009.

Los derivados de viajes de estudio vienen siendo considerando de forma unánime como gastos extraordinario por la práctica totalidad de los Juzgados.

En cuanto a las clases de tenis, no existe unanimidad en las Sentencias de nuestros Tribunales, así la Audiencia Provincial de Guipúzcoa de 29 septiembre de 2008 los califica como ordinarios, mientras que la Audiencia Provincial de Navarra los califica de extraordinarios, al ser derramas de pertenencia del hijo a un club deportivo.

Los efectuados para el pago de matrícula, libros, formación universitaria y actividades académicas complementarias en principio no son extraordinarios entendiéndose incluidos en la pensión alimenticia, así Resolución de la Audiencia Provincial de Valencia Sección 10 de 19 de Febrero de 2003 y la dictada por Audiencia Provincial de Sevilla Sección 2 de 31 de Marzo de 2011.

Los gastos por el desplazamiento del menor o padre necesarios para cumplir el régimen de visitas no participan de la naturaleza de extraordinarios según Resolución de Audiencia Provincial de Sevilla sección 2 de 29 de Octubre de 2004,
Por último, los referidos al uso y propiedad de la vivienda como agua luz, agua, limpieza y semejantes que deberán ser abonados por el cónyuge que disfruta del uso familiar, entendiéndose que estos forman parte de la prestación alimenticia a los efectos del artículo 142 del Código Civil.

GASTOS EXTRAORDINARIOS: ¿COMO SOLICITAR AUTORIZACION JUDICIAL?

El Código Civil en su artículo 156 atribuye a ambos progenitores el ejercicio conjunto de la patria potestad o a uno de ellos con el consentimiento expreso del otro.

Así dispone que en caso de desacuerdo, cualquiera de las dos partes podrá acudir al Juez, quien después de oír a ambos y al hijo si tiene suficiente juicio y en todo caso si fuera mayor de doce años, atribuirá sin ulterior recurso la facultad de decidir a la madre o al padre.

En la práctica existen numerosas Sentencias y Resoluciones Judiciales de diferente tipo, que exigen el consentimiento de ambos padres en cuanto a la realización del hecho no urgente, del cual deriva el gasto extraordinario.

La ausencia de tal acuerdo puede obedecer a diferencias de criterio entre los ex cónyuges, no solo de carácter económico, sino también educativo, sanitario, religioso y cualquier otro que afecte al desarrollo del menor, lo cual legitima a cualquiera de los progenitores para solicitar la autorización judicial conforme al artículo 156 del Código Civil. Visitar Abogado

¿QUE CARACTERISTICAS TIENE ESTE PROCEDIMIENTO?

– El procedimiento al que se refiere el artículo 156.2 es un procedimiento de jurisdicción voluntaria que no forma parte del proceso de ejecución forzosa por gastos extraordinarios, que ha de tramitarse con anterioridad, no solo a la interposición de la demanda ejecutiva, sino antes de que el progenitor que ha suscitado una necesidad realice dichos gastos.

Los efectos de la Jurisdicción Voluntaria repercuten en el proceso de ejecución forzosa.

En el procedimiento Intervendrá el Ministerio Fiscal siempre antes de dictar la Resolución definitiva de forma preceptiva, el cual deberá elaborar un dictamen sobre el supuesto en la tramitación del procedimiento y será Tribunal competente aquel que haya conocido de la separación o divorcio

– En materia de defensa y representación técnica será necesaria la intervención Letrada pero no es preceptiva la representación procesal que sea llevada a cabo por Procurador.

– El procedimiento debe comenzar con una solicitud, que se regirá por las disposiciones del artículo 1811 de la LEC de 1881 y la oposición del demandado tornará en contencioso el expediente.

– La Audiencia del hijo menor viene impuesta en el artículo 9 por la Ley Orgánica de Protección del Menor 1 /1996 de 15 de Enero y el Principio del favor filii conforme al artículo 2 de la misma ley, lo cual constituirá la piedra angular de la decisión que se adopte.

Por tanto dado que se trata de resolver lo que es mejor para el desarrollo del hijo, el Tribunal incluso de oficio, ha de acordar la audiencia no solo del interesado menor, sino también de aquel que haya alcanzado la mayoría de edad

– La resolución que ponga fin a este procedimiento no decide sobre la necesidad de realizar el gasto extraordinario, sino que atribuye a uno de los progenitores la facultad de decidir si se realiza o no el hecho que constituye su origen.

– Contra la resolución que ponga fin al procedimiento no cabe recurso de apelación, como así se desprende del aparatado segundo del artículo 156 del Código Civil y así se ha pronunciado en muchas ocasiones la Jurisprudencia de nuestros Tribunales, entre otras la Audiencia Provincial de Madrid, Sección 22 de 25 de Mayo, y la Audiencia Provincial de Zaragoza Sección Cuarta en 7 de Abril de 1998.

– La tramitación de este procedimiento puede excluir la necesidad del incidente declarativo del artículo 776.4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, pues en el caso de gasto extraordinario no previsto en el titulo ejecutivo, la cuestión planteada por el solicitante inicial puede conllevar la decisión sobre la naturaleza del gasto para cuya realización se solicita la autorización judicial.
A&A Abogados

BIBLIOGRAFIA
SANCHEZ LÓPEZ, ANA DOLORES; op. “El nuevo incidente de declaración de gastos extraordinarios. Repercusiones en el proceso de ejecución forzosa tras la entrada en vigor de la Ley 13/2009 de 3 de Noviembre. Aspectos sustantivos y procesales”. Revista de Derecho de Familia, Editorial Lex Nova, octubre, noviembre, diciembre 2011. Epígrafe IV.1º) “Consecuencias de la ausencia de referencias a los gastos extraordinarios”

SANCHEZ LÓPEZ, ANA DOLORES; op. “El nuevo incidente de declaración de gastos extraordinarios. Repercusiones en el proceso de ejecución forzosa tras la entrada en vigor de la Ley 13/2009 de 3 de Noviembre. Aspectos sustantivos y procesales”. Revista de Derecho de Familia, Editorial Lex Nova, octubre, noviembre, diciembre 2011. Epígrafe IV. 3º) “En caso de que el demandado no se oponga expresamente”

ALEJANDREZ PEÑA, PEDRO “Liquidación de Bienes Gananciales: Aspectos Prácticos procesales y sustantivos” 2º Edición, Editorial Lex Nova, Pág 173.

VII Jornadas de Jueces de Familia, de Incapaces y de Tutelas, Barcelona 1,2 y 3 de Marzo de 2011, bajo el epígrafe “Nuevas tendencias en la coparentalidad y otras mejoras e iniciativas para mejorar la calidad de la respuesta judicial en los procesos de familia y persona”

Criterios Orientadores, Madrid, año 2003, “Ejecución de sentencias” Conclusión 74º, a “Toda demanda ejecutiva de reclamación de cantidad, líquida y determinada principalmente que se reclama y la cantidad presupuestad para intereses y costas ( sin determinar)…” En el mismo sentido, Criterios Orientadores, Madrid, 2008, Conclusiones refrendadas por la mesa Cuarta, aprtdos, 5º y 6º, y art.575.2LEC.

PEREZ MARTIN, ANTONIO JAVIER, op. Cit. Págns, 650 y 651
Revista de Derecho de Familia, Editorial, Lex Nova, nº 46 enero-marzo 2010, pág 163

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies