El testamento mancomunado en Zaragoza – Aragón

El testamento mancomunado en Zaragoza – Aragón es una institución típicamente aragonesa por el cuál dos personas ordenan en un mismo instrumento para después de su muerte el destino de todos sus bienes o de parte de ellos.

Se puede decir que es una institución típicamente aragonesa, no existente en el resto del Ordenamiento Jurídico español que puede ser realizado por mayores de edad después de haber cumplido los 18 años.

¿Cómo se adquiere la vecindad civil aragonesa?

Por la residencia en Aragón con empadronamiento y declaración expresa de voluntad durante dos años o por el transcurso del plazo de diez años sin existir declaración expresa.

Se trata de un fuero personal típico de Aragón por todas aquellas personas que ostenta la vecindad civil aragonesa.

La principal condición del testamento mancomunado es que los testadores sean aragoneses de origen o por vecindad civil, ya se trate de cónyuges o parientes aun cuando vivan fuera de Aragón.

El testamento mancomunado está prohibido por el Código Civil aun cuando existen legislaciones forales que tienen figuras similares.

En principio el Código Civil no permite realizar dicha forma testamentaria fuera de España aunque existen dudas respecto a la legalidad de éste precepto dadas las normas de la Unión Europea.

¿Cuál es la forma del testamento mancomunado?

Este instrumento jurídico puede revestir cualquier forma dentro de las admitidas por la Ley ya sea testamento abierto, cerrado u ológrafo que es el  realizado de puño y letra por el testador.

¿Cuál es su forma y contenido?

El testamento mancomunado en Zaragoza – Aragón, en cuanto su contenido, en el mismo se puede nombrar tutores, reconocimiento de hijos o deudas, ya que no existe ninguna norma que limite o condicione el contenido de este testamento.

Sin embargo, en la práctica jurídica el contenido más frecuente es la institución recíproca de herederos entre los otorgantes por el cual los cónyuges se instituyen uno al otro, herederos y, en muchas ocasiones, se nombra al cónyuge sobreviviente como fiduciario para que disponga y ordene la sucesión del cónyuge premuerto.

El Código de Derecho Foral Aragonés impide que el testamento mancomunado pueda realizarse de forma cerrada a las personas ciegas, por las limitaciones físicas o sensoriales que puedan afectar a este tipo de testadores o a quién no sabe o no puede leer o escribir aplicándose dicha disposición a la totalidad del testamento en su conjunto.

Estableciendo que el ciego, quién no sabe o no puede leer, no puede otorgar testamento mancomunado, ológrafo, cerrado redactado por el otro testador, sin que ello signifique, en ningún caso que pueda conocer cumplidamente el contenido del documento aunque haya sido redactado por una tercera persona.

Testamento mancomunado con fiducia

El testamento mancomunado en Zaragoza – Aragón entre cónyuges, estos pueden establecer que en el caso del fallecimiento de uno de ellos, el viudo pueda disponer de los bienes como considere conveniente, tanto de los bienes privativos del fallecido como de los gananciales, pudiendo el cónyuge sobreviviente dejar todos los bienes a uno sólo de los hijos o a varios de ellos en la forma que considere conveniente de acuerdo con la legítima colectiva existente en Aragón.

De esta forma el cónyuge sobreviviente puede mejorar a uno de sus hijos, premiar al que ha tenido un comportamiento adecuado o simplemente sancionar a aquél que haya tenido una actitud desleal durante la viudedad.

En el testamento mancomunado los esposos pueden legarse tanto la vivienda, como el dinero existente en cuentas corrientes, a fin de que el viudo pueda tener la libre disposición de los fondos del matrimonio sin necesidad de solicitar el consentimiento de los hijos.

Igualmente los cónyuges pueden nombrarse recíprocamente herederos, de esta forma el viudo puede quedarse propietario del patrimonio matrimonial teniendo preferencia sobre los ascendientes del muerto.

El testamento mancomunado en Zaragoza – Aragón – La revocación

El testamento mancomunado en Zaragoza – Aragón puede revocarse en cualquier momento siempre que se haga en escritura pública y se cuente con la mayoría de edad.

Cuando ambos cónyuges lo revocan de mutuo acuerdo ningún problema se planteará, sin embargo, la revocación unilateral de uno de ellos estando en vida el otro, al poder vulnerar la confianza depositada por el otro testador impone la obligación de que la revocación sea notificada al otro por el Notario de forma personal.

Se trata de una obligación de informar de la revocación aunque no del contenido del nuevo testamento.

Esta revocación deberá realizarse en testamento abierto por lo que el testador deberá notificar al Notario el nombre y domicilio del otro otorgante, a fin de que se le comunique la nueva situación jurídica creada por la revocación lo cual debe realizar el Notario en los ocho días hábiles siguientes del nuevo otorgamiento.

Sin embargo, la falta de estas manifestaciones del otorgante o de la modificación no afecta en modo alguno a su eficacia.

El motivo principal que fundamenta el dársele a conocer la revocación del testamento mancomunado es la lealtad debida al otro otorgante para que éste actúe como considere en consecuencia, notificación que deberá hacerse con carácter previo al otorgamiento del testamento revocador.

El testamento mancomunado puede quedar revocado también por el pacto sucesorio o testamentos posteriores perfectos.

Cuando ha fallecido uno de los dos integrantes del testamento mancomunado, el sobreviviente puede testar nuevamente en la forma que considere y prefiera, sin obligación de hacer manifestación alguna al Notario autorizante y sin tener que notificar a nadie el nuevo otorgamiento.

Las disposiciones correspectivas

En el testamento mancomunado conjunto los otorgantes pueden realizar disposiciones testamentarias totalmente independientes las de uno respecto del otro.

 

Sin embargo, normalmente cuando dos personas deciden testar en común suelen ser cónyuges o parientes o existir algún tipo de relación entre ellos que ha fundamentado la decisión de proceder a ordenar su sucesión de forma conjunta por lo que es sumamente frecuente que las disposiciones testamentarias estén vinculadas, condicionadas o relacionadas entre sí.

Si fallece uno de los otorgantes el sobreviviente no podrá revocar sus propias disposiciones correspectivas, salvo que concurra alguna causa de las que posibilitan la revocación unilateral de los pactos sucesorios, salvo que en el propio testamento se hubiese previsto otra cosa.

 

El Código de Derecho Foral Aragonés permite revocar excepcionalmente cuando el beneficiario de la disposición ha incurrido en causa de indignidad o en situaciones en las que si fuera legitimario podría fundamentar su desheredación.

 

La revocación de las disposiciones correspectivas por parte del superviviente por concurrir causa de desheredación produce la ineficacia total de las correspondientes en el otorgamiento del testador fallecido.

A&A Abogados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies