El trasplante cardíaco

El trasplante cardíaco

El trasplante cardíaco merece de un especial estudio, ya que se trata de una situación compleja con efectos funcionales en el trabajador.

El trasplante cardíaco consiste en la sustitución del corazón enfermo del trabajador por el de un donante cadáver.

Esta técnica está indicada a pacientes con:

  • Insuficiencia Cardíaca Terminal,
  • Calidad de vida muy deficiente,
  • Elevado riesgo de muerte súbita,
  • Ausencia de repuesta al tratamiento médico o a la cirugía ordinaria,
  • Y una esperanza de vida inferior a un año.

El mayor porcentaje de trasplantes se realiza a pacientes que padecen miocardiopatía dilatada o miocardiopatía isquémica con severas disfunciones.

La realización del trasplanta presenta contraindicaciones a tener en cuenta:

  • Hipertensión arterial pulmonar.
  • Insuficiencia renal severa.
  • Infección activa.
  • Neoplasia o enfermedad sistémica con corta esperanza de vida.
  • Instabilidad psicosocial o alteraciones psicopatológicas del enfermo, con alteraciones del entorno o presencia de adicciones.

COMPLICACIONES DEL PACIENTE TRASPLANTADO

La principal complicación de cualquier trasplante es, como todos sabemos, el rechazo, y depende del momento de la aparición:

  • Rechazo hiperagudo, que aparece a las pocas horas del trasplante.
  • Rechazo agudo, que aparece en los próximos meses al trasplante y que afecta al 95% de los pacientes trasplantados, aunque cabe decir que responde de manera satisfactoria al tratamiento.
  • Rechazo crónico.
  • Infecciones, principal causa de mortalidad tras un trasplante.
  • Neoplasias.
  • Toxicidad farmacológica, bien sea renal, hepática o de carácter osteomuscular.

EVALUACIÓN LEGAL DEL TRASPLANTE CARDÍACO

Los resultados del trasplante deben evaluarse no solo desde el punto de vista de supervivencia del afectado, sino también del de su calidad de vida.

En muchos casos la situación clínica previa era tan grave, con una incapacidad física severa, que una vez transplantado, el paciente tiene posibilidades de reincorporarse a una vida activa con más o menos limitaciones.

La evaluación del paciente no debe realizarse nunca antes de los 6 meses posteriores al trasplante, y es preciso valorar siempre las posibles complicaciones y el trabajo a realizar.

A priori, y sin entrar en casos concretos, se puede manifestar que están contraindicadas aquellas profesiones o funciones que requieran la realización de esfuerzos intensos ya sea de manera puntual o prolongada.

En los casos más favorables, se han considerado casos de pacientes trasplantados, que pueden realizar incluso actividades deportivas de cierto nivel, si bien estos casos pueden considerarse como especiales o excepcionales.

Fdo: José Alberto Andrío Espina

aa-indemnizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies