Emplear la mediación familiar en la modificación de las pensiones de alimentos

Emplear la mediación familiar en la modificación de las pensiones de alimentos

En aquellos divorcios en los que existen hijos comunes, una de las partes esenciales de la Resolución Judicial que ponga término final al divorcio, será la que contemple las previsiones para el pago la manutención de los hijospor parte de uno de los cónyuges.

Muy frecuentemente se da el problema de que esta obligación de proveer dicho sustento a los hijos encuentre convariaciones en tu situación económica, en algunos casos implicará unos ingresos menores de los que existían cuando la pensión se calculó en un primer momento.

El cálculo de la pensión alimenticia bien lo habréis realizado entre vosotros de mutuo acuerdo, o bien habrá sido fijado con la ayuda de vuestros abogados; si es que se trata de un divorcio consensuado. Pero tras la disolución del vínculo matrimonial puede que vuestra situación no sea tan civilizada como en un primer momento.

En todo caso, cualquiera que sea el obligado a satisfacer la pensión, si necesitas reducir la cuantía del pago, lo más prudente y conveniente es que lo hables con tu ex. Esta posibilidad de negociación por la vía de la armonía será la primera opción que deberás contemplar.

Si no llegaras a un acuerdo, o si la comunicación con tu ex es complicada, siempre podrás emplear un mediador familiar, éste podrá ser el abogado matrimonialista que os llevó la separación de mutuo acuerdo.

El proceso no difiere mucho si tú eres el progenitor perceptor de los alimentos o deseas que los mismos se ajusten a las nuevas situaciones sobrevenidas. Un ejemplo de esto es cuando se haya producido aumento sustancial en las necesidades de vuestros hijos, o cuando hayas tenido conocimiento de que tu anterior pareja ha visto aumentado su sueldo sensiblemente, o por el contrario se haya producido una disminución de sus haberes.

Un abogado experimentado siempre estará preparado para realizarte un cálculo rápido que se adapte a la nueva situación, y si los dos os encontráis en un supuesto de relativa armonía, siempre podréis concertar con el mismo una salida negociada al asunto.

El abogado, con toda la información sobre ingresos de ambas partes, podrá daros los criterios para una solución equilibrada que armonice vuestros intereses y que, en definitiva, evite la confrontación judicial.

En conclusión, si no podéis llegar a pactos, siempre tendréis la posibilidad de someter vuestros desacuerdos alJuzgado de Familia que dictó la resolución de divorcio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies