Enfermedades cardiovasculares: valoración legal

Enfermedades cardiovasculares: valoración legal

En el presente artículo vamos a analizar las diferentes Enfermedades Cardiovasculares y en que circunstancias son acreedoras o no de una Incapacidad Permanente y que tipos de grados les corresponden.

Ordinariamente, no es suficiente con el diagnóstico de una enfermedad cardiovascular para la obtención de alguno de los grados de incapacidad, sino que será fundamental determinar, como nos señalan nuestros Tribunales, cuales son las posibilidades de tratamiento, la evolución del paciente, y fundamentalmente, cual es la disnea y el grado de la misma.

Igualmente debemos de añadir que no existen Incapacidades Laborales sino incapacitados, es decir, que debe primar el carácter individualizado de estas situaciones con una calificación centrada en la repercusión de las lesiones, la cual es variable es función del caso concreto y con atención a las circunstancias individualizadas que determinan el alcance de esta repercusión.

Por tanto, no es posible hablar de decisiones o determinaciones de Invalidez con criterios abstractos y utilizando solo el nombre de la enfermedad, sino más bien con carácter concreto y atendiendo a la persona afectada.

Nuestro Tribunal Supremo, recuerda que lesiones idénticas pueden afectar de distinta manera y forma a dos trabajadores, fundamentalmente en cuanto a su incidencia funcional en la capacidad de trabajo.

Por tanto, en los casos de afecciones cardiovasculares podemos señalar prioritariamente que nuestros Tribunales, ponen especial atención en analizar si el trabajo desarrollado en le paciente requiere de esfuerzo físicos de este y también si el paciente está sometido a situaciones de estrés o emociones incompatibles con la dolencia cardiovascular que le afecta.

Igualmente es relevante cual es la disminución funcional en términos laborales provocada por su lesión.

Por tanto, podemos decir, que las Incapacidades Laborales son siempre casuísticas, es decir, debe analizarse cada caso en su identidad y repercusiones. No se pueden sacar conclusiones genéricas ni de carácter abstracto.

Pero si podemos establecer unos pequeños principios.

La Incapacidad Permanente Total se apreciará en aquellas situaciones en las que las funciones a desarrollar por el trabajador impliquen esfuerzos físicos, estrés, competitividad, o emociones.

El grado de Absoluta se reserva para los casos más graves e intensos, y donde normalmente existen diversas patologías concurrentes, no solamente la cardíaca, es decir, los cuadros donde hay pluripatologías.

Con independencia de lo anterior, no debemos olvidar que muchas de las enfermedades cardiovasculares pueden conducir y conducen al fallecimiento de las personas afectadas, e incluso a una muerte súbita, por ejemplo, en las Cardiopatías Isquémicas y Miocardiopatías.

Desde otro punto de vista, no debemos olvidar que la artereoescleosis-ateroesclerosis es la principal causa de mortalidad en nuestro mundo desarrollado actual.

En la práctica podrá comprobarse que, normalmente, las enfermedades cardiovasculares, rara vez aparecen aisladas, sino más bien de forma concurrente con otras patologías, y por tanto, será necesario el estudio conjunto del cuadro de afectaciones del sujeto afectado, y nunca el estudio de una lesión individualizada.

Fdo: José Alberto Andrío Espina

aa-indemnizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies