Enfermedades del pericardio e incapacidades laborales

Enfermedades del pericardio e incapacidades laborales

El pericardio es una membrana que envuelve al corazón y a la parte proximal de los grandes vasos.

Esta membrana se compone de dos capas, una en contacto íntimo con la superficie cardíaca, denominada pericardio Visceral, y una segunda capa que recibe el nombre de pericardio Parietal.

Entre ambas capas existe una pequeña cantidad de líquido. Dentro de este concepto de enfermedades de pericardio pueden aparecer diferentes manifestaciones:

  • Pericarditis aguda.
  • Derrame pericárdico.
  • Taponamiento cardíaco.
  • Pericarditis constrictiva.

Pericarditis Aguda. Bajo este concepto se engloban las inflamaciones agudas de la membrana pericárdica. Su origen puede ser múltiple, bien sea por virus, bacterias, razones inmunológicas, neoplasias o enfermedades metabólicas.

Es importante resaltar que se desconoce cual es el origen de la misma. Aunque en muchos casos se intuye y que se debe a agentes víricos que no se han llegado a identificar.

La evolución de este cuadro es muy variable, y si bien en muchos casos el paciente evoluciona hacia la curación, en otros casos vuelve a recaer a las pocas semanas o meses posteriores.

Hay que señalar que un 1% de los pacientes que han presentado Infarto de Miocardio pueden padecer, pasados los tres meses, un cuadro de pericarditis, es decir, puede aparecer un síndrome pericárdico posterior al infarto, que suele asociarse a un derrame pleural.

Derrame pericárdico. Cuando entre las dos capas del pericardio, ente las cuales hay un líquido seroso, se produce un derrame que supera los 50 cc, se habla de derrame pericárdico.

Normalmente se detecta por exámenes radiológicos.

La evolución de los pacientes es variable, pero el 70% de los mismos, evolucionarán de manera satisfactoria, y en el resto puede evolucionar bien hacia un taponamiento o un cuadro constrictivo.

Taponamiento cardíaco.

Este término hace referencia a la compresión aguda del corazón por la presencia de derrame pericárdico.

El paciente presenta signos de gravedad, como sudoración, palidez, frialdad, signo de confusión o taquicardia. El taponamiento suele considerarse una emergencia médica.

Pericarditis Constrictiva.

Se trata de una entidad poco frecuente, en la que, podríamos decir, que el corazón se encuentra encorsetado dentro de una estructura rígida que impide su relajación.

La imagen radiológica nos muestra un pericardio como calcificado y rígido a modo de armadura.

Normalmente, estas situaciones acaban con Intervenciones Quirúrgicas, y se observa, ordinariamente, una gran mejoría clínica y hemodinámica del paciente, aunque en muchos casos está condicionada por el tiempo de evolución del cuadro.

En los casos en lo que no se puede intervenir, al paciente solo le quedaría el tratamiento médico y graves limitaciones en su estilo de vida.

¿Cómo se evalúan desde e punto de vista laboral estas enfermedades del Pericardio?

En la mayoría de estos procesos, remitirá con el tratamiento adecuado o bien de manera espontánea desaparecerá.

La evaluación laboral se realizará en virtud de los síntomas que presenta e paciente, el tipo de trabajo y las posibilidades de tratamiento.

Mención especial requerirá la Pericarditis Recidivante, es decir, en la cual el paciente recae posteriormente sobre la misma lesión, en la cual la situación del trabajador deberá ser revisada de forma periódica, ya que en muchos casos estos pacientes, tras un periodo más o menos largo de recidiva, bien, están completamente curados, o bien puede ser tributarios de una Incapacidad Permanente Total o Absoluta, según los casos.

Fdo: José Alberto Andrío Espina

aa-indemnizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies