Extinción del derecho de uso de la vivienda conyugal y sus consecuencias

EXTINCIÓN DEL DERECHO DE USO DE LA VIVIENDA CONYUGAL Y SUS CONSECUENCIAS

En los procesos de Liquidación de Gananciales, en el supuesto de atribuirse el dominio del domicilio conyugal al cónyuge titular del derecho de uso, se confunde en una misma persona la condición de usuario de la vivienda familiar atribuida en Sentencia matrimonial y la del propietario de la misma.

En virtud del proceso de liquidación se extingue el derecho de uso al quedar incardinado en el mucho más amplio de la propiedad.

Pero como el cónyuge adjudicatario de la vivienda ha de soportar en adelante pero en solitario el derecho de uso de los hijos comunes en muchos casos será necesaria una reevaluación global de las pensiones económicas vigentes entre  los cónyuges, para ser acomodadas a la nueva situación.

En esos supuestos  se habrá perdido el beneficio económico  correspondiente al derecho de uso de la vivienda.

Como quiera que ese cónyuge adjudicatario sea quien a partir de ese momento debe soportar el derecho de uso de los hijos sobre el inmueble adjudicado, es lógico que se obtenga a su favor un crédito y no a favor de la sociedad de Gananciales, por estar la misma extinguida y liquidada.

Lo anterior será una justa compensación al perjuicio económico sufrido por el adjudicatario, que se concretará en el gasto futuro que deberá realizar para proporcionar alojamiento a los mismos.

Es decir se deberá concretar en una suma de dinero, que se obtendrá de calcular el valor del inmueble de referencia, durante el previsible periodo de vigencia de las pensiones alimenticias.

El crédito personal del cónyuge adjudicatario contra el otro, resultante de la extinción del derecho de uso, podrá hacerse valer en el momento de la liquidación.

Esta solución sin embargo no es la más correcta, aunque sea la más aplicada en la práctica no con la fórmula técnico – jurídica expuesta sino mediante el recurso a valorar la vivienda familiar por un precio muy inferior al de mercado.

Decimos que no es la solución más correcta, por cuanto comporta valorar un derecho de uso futuro de duración incierta como si fuera inmodificable.

Por tanto lo más correcto en tales casos seria acudir al proceso de Modificación de Medidas para interesar una elevación de la cuantía de la pensión alimenticia, a cargo del cónyuge no custodio y no adjudicatario de la propiedad de la vivienda familiar en la liquidación de la Sociedad de Gananciales.

Para fundamentar esta pretensión de alteración sustancial de circunstancias por la extinción del uso al cónyuge adjudicatario, se podrá alegar un empeoramiento de la situación económica, si hubiese sido preciso endeudarse para abonar el exceso de valoración a su favor en la liquidación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies