Factores atenuantes en la pensión de alimentos de tus hijos

Factores atenuantes en la pensión de alimentos de tus hijos

Atravesar un proceso de divorcio puede ser una experiencia sencilla o compleja, pero si hay niños involucrados en el problema normalmente el grado de dificultad se elevará. La custodia y la pensión de éstos son elementos de discusión añadidos al caso.

Los factores a contemplar en los supuestos en que existe fijación de alimentos a favor de los hijos son numerosos, pero todos ellos giran en torno al régimen de visitas, a los ingresos y a los acuerdos entre las partes.

Si los cónyuges no hubieran llegado a un mutuo acuerdo entre sí, la decisión del problema será siempre judicial.

Los Jueces de Familia atienden en primer lugar a los posibles y eventuales acuerdos a los que las partes hayan llegado. Si hubiese consenso en materia de custodia y del tiempo que ha de pasar el niño con cada uno de sus progenitores, lo primero que examinará el Juez es si hay factores adicionales para determinar si dicho pacto es beneficioso fundamentalmente para el niño.

Lo más común es que los padres tiendan a adoptar posiciones defensivas en este punto, intentando acaparar la custodia de los niños y tratando de recibir, por tanto, pensiones alimenticias del otro cónyuge.

El problema de la comunicación del progenitor no custodio y los acuerdos en ese sentido son el primer factor a considerar en los casos en que se haya de fijar una pensión a favor de los hijos.

Si el padre con la custodia tuviera al niño el 90% del tiempo y el otro sólo visitas de fin de semana, normalmente, el Juez de Familia podrá requerir a este segundo para que pague una pensión mayor que la que debería soportar si la custodia estuviera más repartida entre ambos.

Las situaciones financieras son otro elemento a considerar cuando se trata de determinar la cantidad y frecuencia del pago de las pensiones alimenticias. Si ambos progenitores tienen los mismos ingresos y los dos se ocupan por mitades iguales de la custodia, raramente alguno de ellos se verá obligado a satisfacer una pensión.

Así mismo, si un padre tuviera menores ingresos, especialmente si hubiese una diferencia muy sustancial, supuestos de gran desequilibrio, el cónyuge sin la custodia estará obligado a pagar un porcentaje superior de sus ingresos para el cuidado del pequeño.

En los casos en los que la custodia está repartida al 50%, lo normal es que no haya ningún tipo de pensión alimenticia por los niños.

No obstante, hay situaciones especiales o excepcionales en las que pese a haberse repartido de forma equitativa la custodia, al tener uno de los cónyuges mayores ingresos muy altos y ser relevante la diferencia económica entre uno y otro, sí procederá la fijación de una pensión de alimentos para ese periodo de tiempo en que los niños están con el otro progenitor.

Este tipo de acuerdos se pactan generalmente por escrito, mediante un Convenio Regulador de mutuo acuerdo, que será elevado al Juez para que le dé su homologación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies