¿Qué es y cómo funciona la fiducia aragonesa?

La fiducia aragonesa es una institución jurídica típica del derecho foral aragonés, por la cual una persona en vez de realizar testamento como acto personalísimo decide encargar a otra, generalmente su cónyuge, la ordenación de su cesión para después de su muerte y que sea ésta la que tome las decisiones realmente trascendentes en cuanto a la designación de herederos o legatarios.

¿Qué es y cómo funciona la fiducia aragonesa?

Esta institución tiene su origen en el alto Aragón, donde la casa y el patrimonio agrícola y ganadero constituían los principales bienes dignos de explotación y de rendimientos económicos. Su finalidad era la no dispersión del patrimonio debido a la poca entidad de éste cuya división lo haría antieconómico y poco rentable. Visitar Zaragoza

La fiducia puede ser realizada por personas que ostenta la vecindad civil aragonesa.

Es una institución fundamentada en la confianza y lealtad que puedan tenerse dos personas que generalmente son cónyuges, aunque la Ley establece también la figura de la fiducia colectiva por la cual será la Junta de Parientes y no el cónyuge que establezca quién será el sucesor hereditario y distribuya la legítima.

No es necesario, por tanto, que haya parentesco ni relación matrimonial para poderse encargar a otro u otros de distribuir la herencia del fallecido entre hijos y descendientes comunes.

La fiducia está estrechamente ligada en la práctica a la figura del testamento mancomunado, por el cual los cónyuges se instituyen recíprocamente herederos y otorgan a uno de ellos la facultad de representar al patrimonio hereditario y distribuirlo bien sea igual o desigualmente entre sus hijos o nietos.

La fiducia sucesoria refuerza el derecho de usufructo universal del viudo el cual no solamente disfrutará de los bienes privativos del muerto y de los conyugales, sino que podrán también decidir libremente cuál de los hijos será el beneficiario.

¿Puede el fiduciario vender los bienes en Aragón?

El cónyuge fiduciario podrá vender y enajenar por precio los bienes y derechos sujetos a fiducia, bien sean explotaciones agrarias o establecimientos comerciales o industriales, siempre que con el precio se atienda al pago de obligaciones y deudas de la herencia o se adquieran nuevos elementos patrimoniales que sustituyan a los anteriores.

Cuando existen hijos o descendientes con derecho a legítima para poder disponer de los inmuebles, dinero, explotaciones agrarias, empresas o comercios, el cónyuge fiduciario necesitará la autorización de los que tengan un derecho expectante a heredar como son los que tienen la cualidad de legitimarios.

El fiduciario obtiene el patrimonio del premuerto y la facultad de administración y disposición sobre el mismo, respetando siempre los límites impuestos por la Ley.

¿Cuál es la forma en qué el cónyuge fiduciario puede hacer uso de sus facultades?

Todos los actos que realice en cumplimiento del encargo de su cónyuge deberán constar en escritura pública o en su propio testamento otorgado siempre ante Notario.

Según el Código de Derecho Foral en Aragón el nombramiento de fiduciario quedará sin efecto en los casos de nulidad, separación o divorcio con la simple interposición de la demanda.

El plazo para ejecutar la fiducia en caso de que el fiduciario no sea cónyuge queda limitado a tres años.

La cualidad de fiduciarios se puede perder si tras requerimiento notarial o judicial no se aceptase el encargo en el plazo de sesenta días.

No se puede confundir la fiducia aragonesa con la sustitución fideicomisaria o con la fiducia sucesoria secreta.

¿Cuál es la finalidad de esta institución?

La razón esencial de la fiducia es mantener la eficiencia en la sucesión de las casas agrícolas o de las explotaciones comerciales o industriales que puedan existir en las ciudades y pueblos de Aragón.

La principal utilidad es potenciar la figura del cónyuge viudo, fortaleciendo su posición económica ya que éste siempre tendrá la sartén por el mango y podrá hacer la designación de sucesor con total tranquilidad y atendiendo especialmente a las eventuales necesidades de descendientes ya que es imposible prever cuáles son las situaciones que les deparará el devenir vital.

El viudo fiduciario podrá designar cómo sucesor a uno sólo de los descendientes, a varios o a los nietos y podrá hacerlo de forma igual o desigual incluyendo a unos en el testamento y omitiendo a los que considere conveniente.

Como ya hemos explicado la fiducia viene casi siempre unida a la viudedad foral aragonesa y otorga al cónyuge viudo un derecho real sobre cosas bien sean privativas, gananciales, propias o ajenas del cónyuge premuerto.

La facultad de disposición corresponde al nudo propietario y no al viudo, éstos podrán enajenar los bienes pero el tercero que los adquiera siempre vendrá gravado con el derecho de usufructo vidual del cónyuge superviviente.

Sin embargo, cuando hay fiducia las facultades de disposición siempre corresponden al viudo en tanto en cuanto lo sea, es decir no contraiga nuevo matrimonio o no haya convivencia marital con una tercera persona.

En Aragón prevalece el derecho universal del viudo plasmado en el usufructo universal sobre el derecho legítimo de los hijos por lo cual, en caso de herencia, éstos siempre deberán respetar el derecho de goce y disfrute vitalicio del cónyuge que haya sobrevivido.

El viudo podrá no sólo disfrutar, sino gastar todo el dinero líquido que haya dejado el premuerto, teniendo los hijos que esperar al fallecimiento del cónyuge usufructuario para recibir su herencia que se prometió en el testamento mancomunado, siendo el cónyuge que tenga el usufructo quien decidirá libremente cuál será el heredero beneficiario o herederos, si lo distribuye a partes iguales, no pudiendo en todo caso omitir a éstos y designar a los nietos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies