Impagados: señales de alto riesgo o de concurso de acreedores.

Impagados: señales de alto riesgo o de concurso de acreedores.

La aparición de determinadas señales, o síntomas negativos en los estadios financieros de las cuentas anuales del  deudor, pueden hacer saltar las alarmas para detectar una futura situación de insolvencia.

 

A través del análisis, balances y cuentas de explotación del deudor, se podrá detectar si existen situaciones de riesgo y previsible insolvencia a corto plazo.

 

Una correcta gestión de los impagados permitirá la reclamación de las deudas en un momento precoz, antes de que el moroso presente señales de insolvencia.

 

Las principales señales de riesgo, son las siguientes:

  1. 1.       El deudor, cambia frecuentemente de Banco. Los deudores que cambian continuamente de la entidad financiera, suelen estar incursos en graves problemas económicos.

 

 

  1. 2.       El deudor no deposita las cuentas anuales. Una clara señal que nos detectará el cierre de un negocio, o un Concurso de Acreedores, es la no presentación de las cuentas anuales.

 

  1. 3.       Se le cierra el crédito bancario. Cuando un Banco, pierde la confianza en su cliente y le cierra las líneas de crédito, los demás acreedores deberán tomar buena nota de la situación y actuar en consecuencia.

 

 

  1. 4.       El deudor deja de pertenecer a una Central de Compras. Este tipo de organismos, no suelen permitir que sus abonados tengan problemas de solvencia.

 

 

  1. 5.       Aparición de demandas laborales de los trabajadores. Los morosos, saben que no pagar al personal supone el cierre definitivo de la empresa, y por eso intentar pagar los salarios de los trabajadores hasta el final. En el momento que estos no reciben sus prestaciones económicas, es una clara señal de que el  cierre de la empresa deudora es inminente.

 

 

  1. 6.       Certificaciones de descubierto de la Seguridad Social o Hacienda Pública. Dejar de pagar las cargas sociales o no liquidar los Impuestos, suele significar una situación degradada desde el punto de vista financiero y peligrosa para el acreedor, que implica presagios muy negativos en el futuro

 

 

 

  1. 7.       Aparición de demandas judiciales. La aparición de reclamaciones judiciales, suelen ser un signo claro de que la situación del moroso se  ha vuelto critica, y generalmente son los bancos que como profesionales del riesgo financiero conocen muy bien cuando hay que acudir a la vía judicial y son los que primero levantan la liebre y lanzan la primera piedra.

 

 

  1. 8.       Comportamientos anormales del deudor. ¿Nos ha realizado éste peticiones extrañas o que entrañen poca claridad? ¿Han desaparecido Directivos de la empresa? ¿Se han producido reducciones de plantilla o despidos importantes? Cuando la situación del deudor entra en un estado crítico, el moroso rehúye toda relación directa con el acreedor, da explicaciones incoherentes e informaciones sin sentido.

 

 

A&A-impagados.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies