Incumplimiento de la custodia con retención de menores

Incumplimiento de la custodia con retención de menores

Los efectos de un secuestro de menores son devastadores, tanto desde el punto de vista emocional como el psicológico, y afectan al desarrollo del niño.

El secuestro de los hijos por los padres, tras un largo conflicto en la custodia no es algo infrecuente, normalmente, éstos tienen lugar, durante una visita planificada al hijo, el cual no es devuelto al progenitor que tiene la custodia habitualmente.

El secuestro de menores, no está tipificado como infracción penal en el Ordenamiento Jurídico Penal Español, y normalmente, se recurre a otro tipo de figuras penales donde estos incumplimientos pueden encajar mejor.

Llevarse al niño y ocultarlo en un lugar donde no lo pueda encontrar el otro padre, puede considerarse como una infracción penal y también como una forma de abuso infantil.

Este Secuestro del pequeño, tendrá consecuencias permanentes durante largo tiempo en el niño que lo ha sufrido, y sus efectos emocionales pueden considerarse tan dañinos como el abuso sexual.

Normalmente tras una experiencia tan traumática como esta, las consecuencias transforman a estos niños enseres tímidos y dependientes que se relacionan pobremente con los demás.

Si tienes la suerte de tener a tu hijo de vuelta después de haber sufrido un secuestro por tu ex pareja, normalmente, deberás tratar con otra pesadilla, el trauma psicológico que afectará al niño como consecuencia de dicha experiencia.

Estudios recientes, presentados en las Naciones Unidas, han llegado a identificar hasta nueve consecuencias dañinas, derivadas de un secuestro infantil, que te señalaremos a continuación:

• Pena profunda.
• Miedo al abandono.
• Ansiedad.
• Varios de los síntomas del Síndrome de Alienación Parental.
• Consecuencias del estrés post traumático.
• Sentimientos profundos de culpa en el niño.
• Ansiedad generalizada.
• Miedos y fobias.
• Impotencia aprendida.

Pero el mayor problema para el niño, será, que muchas de estas secuelas, podrán considerarse comopermanentes en la vida de la víctima que lo ha sufrido.

Debemos tener presente, a fin de cuentas, que el niño fue extraído de todo el mundo que le era familiar, y, en muchas ocasiones, arraigado precipitadamente, en otro lugar donde no tiene su entorno más habitual.

Para los padres que se han visto envueltos en batallas por la custodia y régimen de visitas de forma prolongada y de manera sumamente intensa en entornos muy conflictivos, será conveniente el seguir las pautas que les marquen los especialistas adecuados para estas situaciones, ciñéndose a los tiempos de visitas prefijados, así como al calendario establecido en la Resolución Judicial.

En muchas ocasiones, los padres, tras largas batallas judiciales, están tan desgastados por la situación, que evitan nuevas peticiones al Juzgado, bien para reforzar una orden de custodia que ya tuvieron en su momento o bien para modificar una situación que resulta perjudicial a sus intereses.

No obstante, debemos señalar que es tu obligación el mantener la salud, seguridad y bienestar del niño, y que si tu cónyuge falla en el cumplimiento del régimen de visitas, no estará actuando adecuadamente.

En definitiva, podemos decir que estará faltando el respeto al Sistema Legal, a ti y al niño, lo cual, no es bueno para la educación del pequeño.

Este actuar errático y poco saludable del progenitor que falla en el cumplimiento de la orden del régimen de visitas, debe ser advertido y castigado, desde el comienzo, poniéndolo en conocimiento del Juzgado de Familia, a fin de evitar situaciones mucho más graves, como son las del secuestro del menor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies