Invalidez, juicio y pruebas documentales

Invalidez, juicio y pruebas documentales

La Prueba Documental es la protagonista en los procesos de Invalidez y dentro de ella el Expediente Administrativo, que puede constituir el único medio de prueba del que se valgan ambas partes contendientes.

En cuanto al valor probatorio del Expediente Administrativo, debe afirmarse que el Juez podrá tener por probados aquellos hechos alegados por el demandante, cuando no puedan probarse por medio distinto al Expediente.

Si este no fuese aportado, lo normal es que el Juez vuelva a ordenar su remisión antes de dictar Sentencia, en cuyo caso puede darse una nueva audiencia a las partes a fin de evitar su indefensión.

En cuanto al resto de la Prueba Documental, cabe admitir todo tipo de documentación, pues así lo recoge la Ley de Procedimiento Laboral, que alude a los recogidos a través de medios mecánicos de reproducción y a los recogidos a través de imágenes  o sonidos.

Las pruebas recogidos a través de Medios de Reproducción de la palabra, como pueden ser cintas magnetofónicas, audios o los documentos recogidos en video, deberán ser admitidos salvo que se hubiesen obtenidos mediante procedimientos que puedan suponer  violación de Derechos Fundamentales o Libertades Públicas.

No surtirán efectos por tanto las pruebas obtenidas violentando Derechos Constitucionales.

No obstante, en estos pleitos los medios más usados son además del Expediente Administrativo, las Certificaciones del INEM, o las Certificaciones de la Tesorería General de la Seguridad Social, las Actas de Inspección de Trabajo en relación con los accidentes o enfermedades profesionales, los Certificados de Empresas sobre las funciones realizadas, periodos trabajados, o salarios percibidos.

También existe otras más insólitas pero relativamente habituales en la práctica judicial como pueden ser los Certificados de determinadas Asociaciones de afectados por determinada enfermedad como la Fibromialgia o enfermedades articulares, en los que  se describe cual es el origen de la enfermedad y las consecuencias de la misma.

Igualmente pueden admitirse como medios documentales los Informes Médicos expedidos por Centros de Salud, Hospitales Públicos, Centros Privados o informes de Agencias de Detectives.

Singular relevancia, en los pleitos de Incapacidad Permanente, tiene el Dictamen del Equipo de Valoración de Incapacidades, ya que se le atribuye el carácter de informe especializado, sin embargo, siempre puede ser desvirtuado por prueba en contrario.

Autentica trascendencia tienen los Dictámenes emitidos por centros Hospitalarios de la Sanidad Pública o que sean de reconocido prestigio en su especialidad, en los que estén presentes el carácter de imparcialidad y objetividad así como de asepsia profesional.

Por último señalar que el Juez podrá solicitar informes de los Médicos Forenses adscritos a los Juzgados, cuando no logre la convicción necesaria y tenga dudas sobre las lesiones y su origen, lo cual es relativamente frecuente en los pleitos dimanantes de accidentes de tráfico, a efectos de determinar una valoración de las lesiones para el reconocimiento de la Incapacidad Permanente.

                                                 Jose Alberto Andrío

aa-indemnizaciones.com

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies