Declaración de invalidez laboral por lesiones medulares derivadas de traumatismos

Declaración de invalidez laboral por lesiones medulares

Todos somos conscientes del grave riesgo que para nuestra salud e integridad física pueden suponeraquellos accidentes en los que la zona afectada es la espalda.

Y es que, recorriendo esta misma y dentro de la columna vertebral y protegida por ésta discurre la médula espinal, una ramificación de nervios por la que transita la información y los impulsos entre el cerebro y las distintas partes del cuerpo.

Los traumatismos en los que tienen lugar desplazamientos y fracturas cervicales resultan extremadamente peligrosos por su amplio potencial para dañar la médula espinal, bien con contusiones, que admiten rehabilitación, bien con secciones o fracturas de la misma, que tienen carácter irreversible.
» Las causas más frecuentes de las lesiones medulares

Cualquier tipo de accidente traumático que implique daños en la zona de la espalda podría dar lugar a lesiones medulares, cuya gravedad variará en función de las circunstancias en que éste se produjo.
Caídas, práctica de deportes, accidentes de tráfico y de trabajo, movimientos anormales y bruscos de torsión de la cabeza y heridas con armas son los eventos más habituales en este sentido.

Por otra parte, este tipo de lesiones también podrían tener su origen en el posible estrechamiento del conducto que protege la médula espinal a lo largo de la columna vertebral (la llamada estenosis espinal), algo ciertamente habitual entre personas de edad avanzada; o bien en la presión a la que ésta pudiera verse sometida por posibles acumulaciones de sangre o de líquido en la misma.
» Su amplio potencial incapacitante en el trabajador

Si bien las lesiones en la parte alta de la médula podrían dar lugar al propio fallecimiento de la persona, en caso de que sufriera una parada respiratoria; cuando éstas se producen en su parte media o baja, en forma de contusiones o secciones de la misma, podrían dar lugar a parálisis y pérdida de sensibilidad en las extremidades.

Es muy sencillo advertir que este tipo de lesiones ponen en grave riesgo la capacidad de la persona para desarrollar su trabajo, especialmente en aquellos casos en los que ésta realizaba tareas que implicaban actividades físicas.

En un caso típico de paraplejia, el paciente se vería obligado a depender de una silla de ruedas de por vida. Si su trabajo fuera de oficina, y considerando que la misma estuviera perfectamente adaptada a su situación, podríacontinuar desempeñando su labor sin demasiadas dificultades, teniendo únicamente la posibilidad de optar a la incapacidad permanente de carácter parcial, en su caso.

Por el contrario, si trabajaba como operario de la construcción, no podría desarrollar las labores propias de su puesto por esa lesión sobrevenida, correspondiéndole la invalidez permanente total o absoluta.
En un caso más extremo, si el trabajado hubiera sufrido cuadriplejia (también denominada tetraplejia), quedaría postrado en una cama sin poder mover ninguna de sus extremidades, ni sentir más allá de su propio cuello.

En este caso, con toda probabilidad la Seguridad Social le concedería la gran invalidez, por necesitar de otras personas para la realización de sus actividades más cotidianas.

Este tipo de supuestos de invalidez presentan una menor problemática que otros, debido al carácter perfectamente visible de las lesiones en el paciente y a la facilidad de determinar sus consecuencias en el desarrollo de sus actividades habituales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies