Invalidez: las lesiones preexistentes (2): ¿cúando incapacitan?

INVALIDEZ: LAS LESIONES PREEXISTENTES (2): ¿CÚANDO INCAPACITAN?

La Seguridad Social en muchos casos deniega prestaciones de Invalidez Permanente por entender que hay Lesiones Preexistentes anteriores al alta.
Estas denegaciones implican la exclusión del ámbito protector de las reducciones anatómicas o funcionales que haya sufrido el trabajador anteriormente a su alta y afiliación en la Seguridad social.
La razón de esta exclusión es bastante sencilla, puesto que al implicar el concepto de Seguridad Social la noción de riesgo frente a un suceso futuro  e incierto, no deben ser objeto de protección aquellas lesiones que ya sean conocidas y que generen Incapacidad para trabajar antes de que el beneficiario se de de alta por primera vez en el sistema.

Se aduce igualmente que de esta forma y, de admitirse la protección de estas lesiones, se abrirían las puertas a la posibilidad de compra de pensiones.

La Ley General de Seguridad Social equipara al accidente de trabajo, las enfermedades o defectos padecidos con anterioridad por el trabajador que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente.

Sin embargo los Tribunales de Justicia al estudiar las Lesiones Preexistentes han abierto una interpretación más flexible y humanitaria  de lo que debe entenderse por tales.

Así se conceden por los Tribunales prestaciones cuando la situación del trabajador se haya agravado una vez que este afiliado y en alta, siempre que le impidan desarrollar su trabajo, y por tanto las dolencias se hayan convertido en invalidantes.

La Doctrina del agravamiento posterior a la afiliación y Alta, resulta también aplicable al supuesto de que el trabajador, tras un largo periodo de inactividad laboral, es dado nuevamente de alta en algún Régimen de la Seguridad Social y reinicia por tanto alguna actividad laboral.

En estos casos, aunque las lesiones se hubieran contraído entre los dos periodos de alta, las mismas aunque sean anteriores, si resultan agravadas, deberán tenerse en cuenta para declarar la situación de Incapacidad Permanente.

En cuanto al momento en que deba referirse la lesión invalidantes, el Tribunal Supremo ha declarado que aquel se refiere al instante en que existe realmente una Incapacidad para el trabajo y no en el que se inicie la enfermedad, pues ésta en sus primeras formas de manifestación puede ser compatible con el trabajo.

Igualmente en otras ocasiones la enfermedad esta silente durante un largo periodo de tiempo, y solamente produce sus efectos invalidantes transcurridos muchos años después de la primitiva Afiliación o Alta del trabajador al Sistema Público de Seguridad Social.

Si la Afiliación o el Alta se produce de forma indebida, por ejemplo a una edad avanzada y en un régimen en el que no existe suficiente control, es más claro que podría denegarse el derecho a las prestaciones por lesiones padecidas con anterioridad a la Afiliación y que estas enfermedades se puedan considerar como consecuencia de achaques de la edad, y que se ven agravadas por esta razón.

Jose Alberto Andrío

aa-indemnizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies