Invalidez y la enfermedad de sudeck

Invalidez y la enfermedad de sudeck

En la actualidad se desconoce cuál es su origen exacto y se tiende a pensar en un predominio de la acción del sistema nervioso simpático, pero también se habla de que puede ser secundaria a un traumatismo con fractura, a una intervención de la articulación por enfermedad de Dupuytren o por una artroscopia de rodilla.

En ocasiones se la ha relacionado con enfermedades neurológicas o de las arterias coronarias.

¿CUÁL ES SU EVOLUCIÓN?

Las etapas clínicas son:

  • Forma aguda: también denominada fase caliente o vascular, en la que aparece un intenso dolor no proporcional a la causa que lo produce, la piel se muestra edematosa, caliente, enrojecida y con mucha sudoración.

  • Etapa dos: según va disminuyendo el Edema y el dolor aumenta la rigidez y poca movilidad de la articulación. En la radiografía empiezan aparecer signos de osteoporosis focal.

¿CUÁL ES SU TRATAMIENTO?

Debe iniciarse lo antes posible, en cuanto aparece la primera sospecha de que se trata de esta enfermedad, y en la primera etapa se aúna los esfuerzos de rehabilitación y medicamentosos.

El tratamiento farmacológico utiliza sustancias como la calcitonina por sus actividad antinflamatoria y analgésica.

OSTEOPOROSIS POR INMOVILIZACIÓN

Se trata de una causa que puede aparecer en edad laboral, el hueso inmóvil tiene una pérdida de masa ósea, que se detecta con alteraciones en radiología a los tres mes y lo convierte en un hueso más susceptible de romperse que el sano.

No parece existir un tratamiento farmacológico eficaz en la actualidad.

¿CUÁLES SON LAS SECUELAS?

  • Fracturas vertebrales producidas como consecuencia de aplastamiento vertebral.

  • Fracturas de cadera cabeza de fémur que requieren intervención quirúrgica, en las que no es extraño que se deriven complicaciones que afecten a la capacidad para caminar.

  • Fractura de colles, en la que no suele existir un % tan alto de discapacidad como en la anterior.

  • Más complicado de valoración son los huesos fracturados sometidos a inmovilización, que en ocasiones pasan inadvertidos, hasta que con el paso del tiempo aparecen nuevas fracturas sin causa aparente, pudiendo acabar en perdida de función articular y complicar la realización normal del trabajo y la consecución dela incapacidad laboral.

VALORACIÓN MÉDICO LEGAL

No es raro que el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad se haga en muchos ocasiones de forma tardía y descoordinada, lo que permite a esta avanzar a esta hasta formas invalidantes e inmovilidad articular.

No existe una escala específica para medir las incapacidades y minusvalías que esta conlleva, aunque es claro que repercute en la vida profesional y personal de la persona afectada.

Se ha podido comprobar que cuando la enfermedad afecta a los miembros superiores, y en general a mujeres, la situación de incapacidad laboral aumenta.

Desde este punto de vista, el dolor se puede graduar según la siguiente escala:

  • Grado 0, no produce ninguna limitación.

  • Grado 1, solo limita para actividades extremas.

  • Grado 2, limita para actividades ordinarias.

  • Grado 3, requiere guardar reposo durante 12 horas.

  • Grado 4, requiere que el paciente permanezca en silla o en cama.

  • Grado 5, requiere reposo continuo.

Igualmente existen una serie de métodos de valoración que permiten conocer aproximadamente como estos procesos pueden afectar a la calidad de vida.

Esta enfermedad puede dar lugar a reconocimientos de incapacidad permanente absoluta cuando la osteoporosis afecta a toda la columna vertebral, haya gran disminución de la movilidad y en definitiva, la osteoporosis sea severa, es decir, y obligue al que la padece a pasar muchas horas al día en cama, lo cual impedirá la realización de labores sedentarias o cuasisedentarias.

Por el contrario no se suele reconocer cuando el trabajo realizado por el operario es de tipo sedentario o cuasi sedentario, no sea necesario una bipedestación y deambulación prolongada por tratarse de puestos administrativos.

En muy pocos casos se concederá la incapacidad permanente parcial, siendo la total para la profesión habitual las más frecuente.

Fdo. José Alberto Andrío Espina

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies