Invalidez y lesiones medulares traumáticas

Invalidez y lesiones medulares traumáticas

La causa más frecuente de los traumatismos medulares son los desplazamientos y fracturas vertebrales que se producen en accidentes, tanto por traumatismos directos como por giros bruscos de la cabeza. Pero también pueden ser originados por heridas punzantes o por armas de fuego.

Dichos traumatismos pueden producir contusiones o bien secciones medulares, siendo éstos medulares irrecuperables.

Dependiendo de la localización y del tipo de lesión se producirán unos síntomas u otros y el proceso será reversible o irreversible.

Las contusiones a nivel cervical alto pueden significar perdida de movilidad de las extremidades superiores con dificultad respiratoria, que con el tratamiento oportuno se pueden recuperar, cuando desaparezca el edema, si este no ha sido de larga evolución.

Las lesiones medulares medias o bajas, en el caso de contusiones o pequeñas secciones medulares, producen también tetraparexias o debilidad de las cuatro extremidades.

En el caso de secciones más extensas pueden producir tetraplejia o parálisis.

Los traumatismos vertebrales con afectación medular más frecuentes se producen a nivel dorsal. Las contusiones provocan debilidad de ambas extremidades inferiores, desde la lesión hacia abajo y las secciones medulares completas producen paralisis más graves, cuanto más alta sea la lesión.

El tratamiento de estas lesiones medulares es variable según las mismas, y suele consistir en reposos absoluto, cambios de posición controlados, y cuidados respiratorios.

Las fracturas vertebrales pueden requerir tratamiento quirúrgico porque en ocasiones se producen esquirlas óseas que comprimen la medula, que deben ser extraídas a fin de evitar la invalidez del paciente y posteriormente realizar ejercicios de rehabilitación específicos para cada caso.

Análisis legal

Para una adecuada valoración de estas lesiones se realizará una exploración neurológica completa y se utilizaran exploraciones complementarias, como los TAC o la Resonancia Magnética Nuclear para localizar el nivel o grado de la lesión.

En algunos casos se practicara la mielografia de contraste que será definitiva para confirmar el diagnostico.

En cuanto a la Incapacidad que producen se debe considerar que las contusiones a nivel cervical, dependiendo de la lesión y del grado, pueden no permitir al paciente el desarrollo de una actividad laboral.

En algunas ocasiones serán leves y el paciente podrá realizar algún tipo de trabajo, mientras que en otras puede suceder que no se ocasionen secuelas, y solamente necesite periodos de bajas prolongadas, pudiéndose realizar después del tratamiento pertinente la reincorporación a su actividad laboral.

En el caso de que se produzca una tetraplejia, evidentemente no se podrá realizar ningún tipo de trabajo y necesitara de la ayuda de terceras personas para realizar las actividades de la vida diaria.

Las lesiones a nivel dorsal pueden ser leves y moderadas con secuelas que impidan el trabajo de esfuerzo o que requieran estar de pie o una deambulación prolongada, en cuyo caso serán valoradas como Incapacidad Permanente Total, pero se podrán desarrollar trabajos de tipo sedentario o intelectuales.

Las paraparexias mas importantes por contusiones y secciones serian en principio invalidantes para todo tipo de trabajo, y las paraplejias normalmente serán tributarias de una Gran Invalidez por necesitar la ayuda de terceras personas.

Por último señalar que los síndromes de cola de caballo, dependiendo del grado de afectación, pueden impedir realizar algunos tipos de trabajo y en los casos graves y muy graves impedir el desarrollo de cualquier actividad.

Jose Alberto Andrío

aa-indemnizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies