La demencia senil e invalidez

LA DEMENCIA SENIL E INVALIDEZ

La Demencia senil se encuentra caracterizada por la pérdida de memoria, de fuerza y de capacidad intelectual.

Estas pérdidas a su vez generan debilitación crónica y descoordinación, entre lo que se piensa y lo que se realiza.

Es una enfermedad de carácter progresivo e irreversible, respecto de la totalidad de las funciones psíquicas.
Se trata de una patología en la que es realmente difícil el poderla compatibilizarla con la prestación de servicios.

La razón es que por muy exentas de esfuerzos que pudieran estar las actividades que se le encomienden a una persona afectada por demencia senil y por muy sedentarias que fuesen las actividades que se le ofreciesen, al estar falto de memoria no podría llevar a cabo ningún encargo y mucho menos efectuarlo de forma inmediata.
La persona con demencia senil carece de posibilidades de actuar y de ser coherente con su pensamiento, bien sea propio o recibido. En consecuencia esta demencia suele constituir un caso claro de anulación de la capacidad laboral y no solo para el ejercicio de la profesión habitual, sino para todo tipo de trabajo.

Según la Ley han de valorarse más que la índole y la naturaleza de los padecimientos, las propias limitaciones en sí mismas, en cuanto impedimentos reales y suficientes, para dejar sin posibilidad alguna el realizar una actividad laboral a quien la sufre, aunque sea la más simple de las actividades.

Así las cosas parece claro que quien padece este tipo de demencia no puede realizar una actividad profesional y bien tenga otras patologías incapacitantes o no, la misma debe devenir en una Incapacidad Permanente en el grado de Absoluta.

No obstante en casos más avanzados no es de extrañar que como consecuencia del deterioro mental y de la falta de memoria, con desorientación de lugar, tiempo e identidad, la demencia acabe en una Gran Invalidez, al necesitar la asistencia de una tercera persona que no solo ayude al necesitado a satisfacer las necesidades diarias de la vida, sino que también lo vigile y evite riesgo innecesario.

Jose Alberto Andrío

aa-indeminizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies