La discriminación racial en el mundo laboral.

La discriminación racial en el mundo laboral.

En la actualidad, y dada la importante entrada de inmigrantes en nuestro país y su integración en el mercado laboral, es fundamental reafirmar el Principio de Igualdad y de no discriminación por razón de la raza u origende la persona, recogido en nuestra Constitución.

La teoría nos dice que aquellas personas que llevan a cabo unas mismas tareas deberían poder regirse por unas mismas condiciones laborales, esto es, gozando de los mismos Derechos y, correlativamente, debiendo asumir las mismas obligaciones.

» La desigualdad y discriminación en la práctica

Más allá de esa teoría, la situación de desamparo y necesidad en que caen muchos inmigrantes, especialmente en periodos de crisis como el que estamos atravesando, hace que éstos tengan que renunciar en muchos casos a esos Derechos para poder obtener su sustento, siendo frecuente que se vean obligados a trabajar sin contrato y en pésimas condiciones de salubridad y seguridad.

En otras ocasiones, teniendo un Contrato de Trabajo vigente, se ven discriminados por su raza o por su pertenencia a un determinado grupo étnico.

» Medidas contra la discriminación

Nuestra Normativa Laboral trata de proteger a todos los trabajadores frente a cualquier tipo de discriminación, con independencia de que ésta venga motivada por su género, su condición social, su edad, su orientación sexual, sus creencias religiosas o su raza.

Ello implica que está prohibida cualquier actividad o medida por la que el empleador pudiera fijar, expresa o tácitamente, reglas específicas de carácter negativo para ciertos trabajadores con ocasión de su pertenencia a un cierto colectivo; asignándoles por ejemplo la realización de las tareas más penosas de manera automáticamente.

De este Principio se desprende la prohibición de realizar bromas o burlas fundadas en su raza y que pudieran resultar ofensivas para éste, pudiendo ello en los peores casos ser constitutivo de acoso laboral.

Lógicamente, ello debería valorarse en términos relativos, pues es frecuente en un ambiente laboral de confianza y compañerismo hacer bromas, y ello, siempre con moderación y respeto, no tendría por qué constituir acoso o discriminación alguna.

Otras actitudes prohibidas podrían ser la asignación sistemática de tareas denigrantes a un colectivo de trabajadores de otra raza u origen, o el impedimento de su ascenso profesional, mientras que sus compañeros españoles sí pueden promocionar.

Por último, si ese trabajador fuera despedido, ello podría ser constitutivo de Despido Nulo según establece el Estatuto de los Trabajadores, debiendo proceder el empresario a readmitirle e indemnizarle por los días que no hubiera trabajado.

» Cómo reaccionar frente a un caso de discriminación o acoso por causa de la raza

Si estuvieras sufriendo alguna de las actitudes descritas, o bien otras distintas, a causa de tu raza u origen, debes saber que nuestro Ordenamiento Jurídico te asiste y te protege. Si la situación es muy grave, podrías considerar llevar tu caso a un abogado especializado en materia laboral.

Él te ayudará y asesorará, siendo ello especialmente importante pues puede que tus conocimientos sobre nuestras Normas, o incluso nuestra lengua, sean muy escasos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies