La endocarditis: ¿incapacidad laboral?

La endocarditis: ¿incapacidad laboral?

Al hacer referencia a la Endocarditis debemos distinguir entre la que tiene un origen infeccioso, también llamada trombótico o no bacteriana, y la endocarditis causada por infección.

La Endocarditis no infecciosa:

Se engloba en este concepto aquellos cuadros en que bien por traumatismo, turbulencias del flujo sanguíneo, estados de hipercoagulación o presencia de otras sustancias circulantes, se forman trombos sobre las válvulas cardíacas y el endocardio.

Estas lesiones trombóticas peden ser responsables de embolias arteriales con diversa localización.

Suelen asociarse a determinados tipos de neoplasias, enfermedades del tejido conectivo y el Lupus Eritematoso Sistémico, pero también pueden producirse por un traumatismo valvular, como, por ejemplo, el producido por el uso de cateterismos.

El tratamiento ordinario se basa en la administración de anticoagulantes, y el pronóstico del sujeto se halla íntimamente ligado a la evolución de su patología de base.

La Endocarditis Infecciosa:

En este supuesto se trata de la colonización por microorganismos de las vegetaciones trombóticas que se asientan sobre las válvulas.

Esta colonización suele tener como antecedente un ataque de bacterias, que normalmente son secundarias a un foco séptico o a una maniobra que produce un traumatismo sobre la piel o las mucosas, como puede ser una extracción dental, el cepillado de los dientes, la realización de broncoscopios, biopsias u otras técnicas quirúrgicas.

Como agentes responsables de este tipo de Endocarditis Infecciosa podemos señalar la drogadicción por vía parenteral, la cirugía cardíaca, técnicas exploratorias que puedan ser cruentas.

Cualquier microorganismo puede ser responsable de una Endocarditis Infecciosa, pero cabe señalar que los estreptococos y los estafilococos son los causantes del 80% de estas.

¿Cómo se manifiesta clínicamente la Endocarditis Infecciosa? Las manifestaciones pueden ser varias y diversas, siendo la fiebre el síntoma más frecuente.

El pronóstico del paciente, normalmente, se relaciona con la instauración rápida de tratamiento antibiótico y como de resistentes son los organismos al mismo, lo cual dependerá de la edad y estado del paciente, de cuales so las patologías asociadas al mismo y donde se ha localizado la infección.

Sin tratamiento la mortalidad es muy elevada, bien sea por disfunción de las válvulas, por embolia o por Shock Séptico o insuficiencia renal.

¿Cómo se valora laboralmente la Endocarditis?

Puede decirse que esta lesión es de una entidad aguda y susceptible de tratamiento médico, por lo que una valoración de la misma siempre deberá realizarse una vez se halla estabilizado el proceso y se puedan estudiar las secuelas resultantes.

Desde el punto de vista laboral, su valoración irá desde la Incapacidad Permanente Total a la Absoluta, es decir, la incapacidad de realizar cualquier tipo de trabajo.

Fdo: José Alberto Andrío Espina

aa-indemnizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies