La enfermedad de crohn: ¿cuándo es invalidante?

LA ENFERMEDAD DE CROHN: ¿CUÁNDO ES INVALIDANTE?

 

La enfermedad de Crohn como patología invalidante se mueve en el campo de la Incapacidad Permanente Total y de la Absoluta.

Es fundamental el estado en que se encuentre la evolución de la enfermedad, así como la incidencia de los efectos que conlleva en la capacidad laboral del sujeto afectado.

Esta patología es una enfermedad inflamatoria del intestino, de carácter crónico donde se alternan periodos de mejoría con otros de dolencia y aumentos de los síntomas, pudiendo llevar el enfermo en muchas ocasiones una vida cotidiana útil durante los primeros años de la enfermedad.

Durante las fases de crisis está claro que no se podrá trabajar, mientras que si los periodos de mejoría alcanzan la suficiente duración la enfermedad no determinará por si misma una situación de Incapacidad Permanente.

Las Sentencias de nuestros Tribunales apuntan a la idea de que esta grave patología de Crhon no necesariamente ha de traducirse en el reconocimiento de Incapacidad Permanente Absoluta salvo en sus fases avanzadas.

Normalmente el control diarreico no excluye el desempeño profesional y eficaz de cometidos laborales con tal delicada dolencia.

Cuando en la profesión habitual no se realicen esfuerzos físicos o las crisis diarreicas son episódicas, manteniéndose una actividad leve de la enfermedad, no se concederá ningún tipo de Incapacidad, ya que se supone que esta se presenta por fases, episodios o crisis de agudización que descartan una Invalidez Permanente.

¿CUÁNDO ES INVALIDANTE?

La enfermedad de Crhon es incompatible con las actividades que exijan a la persona afectada sobreesfuerzos físicos excesivos o una bipedestación prolongada y continua, también cuando se impida el seguimiento de la dieta y del tratamiento prescrito que dificulte en el uso de los servicios higiénicos habituales de urgencia intestinal o que conlleven la realización de constantes desplazamientos.

De este modo se suele conceder Invalidez en los supuestos de albañiles, peones, trabajadores agrícolas o teleoperadores servicios de telemarqueting en la medida en que los requerimientos de estas profesiones bien requieren esfuerzo físico continuado o en los casos de atención al público le impiden realizar la mayor parte de  sus funciones en condiciones de rentabilidad empresarial, con continuidad, eficacia y profesionalidad.

Igualmente se ha concedido la Incapacidad Total en supuestos de vendedores cuya actividad profesional exige permanecer largos periodos de tiempo en el automóvil y largos desplazamientos de visitas a los clientes.

¿Cuándo se concede la Incapacidad Absoluta?

Será procedente su concesión cuando los ingresos hospitalarios sean constantes, las agudizaciones sean frecuentes y crónicas  y también cuando la grave afectación del aparato digestivo implica la necesidad de llevar una bolsa.

Es frecuente que esta patología digestiva vaya asociada a una depresión mayor como respuesta a una consecuencia psicológica de padecer la enfermedad.

Jose Alberto Andrío

aa-indemnizaciones.com

                                                                             

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies