La enfermedad renal crónica

La enfermedad renal crónica

La Enfermedad Renal Crónica constituye una entidad frecuente en nuestro entorno laboral, cuya mayor prevalencia se encuentra en le sector senil de la población general.

Sus rasgos conceptuales han sido objetos de debate habitual, y las guías de práctica clínica, elaboradas en el año 2002 por la Fundación Nacional del Riñón Americana, la definen como todo daño renal mantenido durante un tiempo igual o superior a 10 meses, y puesto de manifiesto por anomalías estructurales, es decir, evidencias mediante pruebas de imagen.

Estas deficiencias originadas por enfermedades del riñón tienen unas particularidades específicas que debemos de señalar:

  • La Enfermedad Renal no es estática. Si el enfermo rechaza el tratamiento propuesto sin causa justificada no será objeto de valoración de su discapacidad.

 

  • La valoración de la Incapacidad en Enfermedades que cursan con episodios agudos y recurrentes de afectación renal debe hacerse considerando la globalidad e intermitencia de los mismos.

 

  • La Patología Genitourinaria forma parte, habitualmente, de otras enfermedades como la Diabetes, Hipertensión o Lupus.

El concepto de Enfermedad Renal representa un estatus patológico permanente, y a menudo, progresivo, donde en las fases iniciales no existe necesariamente un deterioro asociado de la función renal.

Los procesos patogénicos responsables de la insuficiencia renal crónica son muy numerosos, y por su prevalencia podemos destacar la Diabetes Mellitus y las Enfermedades Vasculares Renales.

¿Cuáles son los síntomas de la Enfermedad Renal Crónica?

Este síndrome puede afectar a diferentes aparatos del cuerpo humano, bien sea al Sistema Sanguíneo, al Aparato Cardiovascular, Sistema Nervioso, Aparato Digestivo o piel.

ASPECTOS MÉDICO-LEGALES DE LA INCAPACIDAD PERMANENTE

  • Las anomalías aisladas del sedimento urinario no determinan por sí mismas ningún grado de Incapacidad Laboral, y esto es debido a la baja correlación entre estos hallazgos y la situación clínica del paciente.

 

  • La tolerancia al esfuerzo está normalmente disminuido por efecto de la anemia, lo cual provocará una istema intensa e incapacidad laboral por sí misma. Los pacientes renales pueden clasificarse en 5 grupos dependiendo del grado de incapacidad funcional.

 

    • Grupo 1: pacientes en los que no hay síntomas y la capacidad de esfuerzo es normal.
    • Grupo 2: Limitación para algunos esfuerzos importantes, como marcha rápida, subir tres pisos, o transporte de pesos y actividades deportivas competitivas.
    • Grupo 3: existe limitación solo para esfuerzos de gran intensidad pero no para ejercicio de intensidad media, que son los que corresponden con una actividad laboral habitual.
    • Grupo 4: definido por trastornos importantes, y donde existe limitación para esfuerzo de intensidad media y gran intensidad.
    • Grupo 5: complicaciones limitantes donde existe incapacidad absoluta para esfuerzos moderados y cualquier actividad laboral, puesto que los pacientes solamente son capaces de realizar esfuerzos ligeros, como asearse o sentarse.

 

  • Los dolores orgánicos del riñón son excepcionales en la Enfermedad Renal Crónica.

 

  • La Hipertensión es propia de patologías como la Nefropatía Diabética o los Trastornos Vasculares Renales.

Siguiendo el criterio de la Organización Mundial de la Salud, la Enfermedad Renal Crónica se clasifica en 4 grados, dependiendo de las limitaciones que produce: ç

  • Grado 0: deficiencia insignificante.
  • Grado 1: deficiencia leve o escasa.
  • Grado 2: deficiencia moderada o regular, con algunos signos limitantes. Hay limitación para requerimientos físicos moderados y para algunos esfuerzos mentales elevados.
  • Grado 3: deficiencia marcada importante. Tiene limitación para requerimientos físicos y psíquicos medios en intensidad y tiempo.
  • Grado 4: deficiencia severa. Pacientes con diálisis, y con complicaciones muy severas que requieren tratamiento con ingresos hospitalarios frecuentes. Hay limitación para cualquier actividad laboral.

Fdo: José Alberto Andrío Espina

aa-indemnizaciones.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies