La gestión amistosa del recobro

La gestión amistosa del recobro

La gestión ordinaria del cobro de impagados debe realizarse siempre dentro del marco de la legalidad, tanto al escribir las comunicaciones comerciales, como en el trato personal. Esto quiere decir que no nos deberemos extralimitar con ningún tipo de amenaza, descalificación o injuria.

El derecho del acreedor a reclamar extrajudicialmente una deuda derivada de un impagado, está recogido en nuestro Código Civil.

La reclamación extrajudicial de impagados es una fase esencial y muy relevante en el recobro de todo tipo de deudas. Esta fase de gestión amistosa para recuperar nuestro impagado nos permitirá conocer cuál es la actitud del deudor y si es gestionada correctamente, la mayoría de los clientes de buena fe acaban pagando sus deudas.

Las reclamaciones extrajudiciales pueden llevarse a cabo bien por la propia empresa, bien por la designación de la gestión recuperatoria a Empresas de Recobro o Despachos de Abogados.

De cualquier forma la reclamación de un impagado, para que sea eficaz, debe iniciarse lo más rápido posible una vez iniciado el vencimiento de la deuda, ya que el paso del tiempo perjudica considerablemente el cobro de la deuda.

En cualquier procedimiento de recobros deberá determinarse cuál es el número de cartas que habrá de enviarse, a qué cliente se reclama vía telefónica o por conducto postal, o bien en situaciones excepcional cuándo es necesaria una visita personal al moroso.

Igualmente, se debe de tener muy reglado qué hacer en los supuestos de negativa sistemática al pago del moroso, o cómo obraremos en caso de que este desaparezca o presente un Concurso de Acreedores.

El encargado de recobros de una empresa debe actuar siguiendo las políticas previamente fijadas por la misma, y en función del volumen de impagados, de los distintos tipos de deudores y de la antigüedad de la deuda, ha de determinar qué vía utilizará, bien sea por correspondencia, utilización del teléfono o acudir personalmente al domicilio del deudor.

Cada uno de estos instrumentos tiene sus propias ventajas e inconvenientes.

Las empresas con un gran volumen de deudas de pequeño importe, suelen utilizar la correspondencia como elemento de reclamación. Pero si los impagados son de elevado importe, la vía más eficaz es la visita personal.

No obstante, para una correcta utilización de todo el proceso de reclamación y sus correspondientes sinergias es convenienteuna mezcla adecuada inteligente una mezcla de los tres medios anteriormente señalados que nos permita una óptima recuperación.

A&A Impagados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies