La incapacidad laboral causada por lesiones cerebrales traumáticas

La incapacidad laboral causada por lesiones cerebrales traumáticas

Indudablemente, haber sufrido una lesión cerebral traumática que impide a la persona la realización de actividad laboral, bien por un periodo de tiempo definido, bien de forma permanente, tanto Absoluta (no pudiendo desarrollar ningún tipo de trabajo) como parcial (pudiendo únicamente realizar ciertas tareas), esto es, la I.P.T., puede dar lugar a la Incapacitación Laboral en alguno de sus grados por la Seguridad Social.

Por lesión cerebral traumática (también denominada LCT o traumatismo craneal) se entiende cualquier tipo de lesión sufrida en el cerebro a causa de un trauma o golpe súbito y violento en la cabeza. Este tipo de lesión puede ser cerrada, cuando el trauma provoca la lesión en el cerebro pero no se produce la quiebra en el cráneo; o bien penetrante, cuando el trauma cerebral se ve acompañado por la rotura del cráneo. Esta lesión podría o no causar en la persona un periodo de inconsciencia.

En su mayor parte, este tipo de lesiones vienen generadas por accidentes de tráfico, en un porcentaje de hasta el cincuenta por ciento del total; siendo otras causas las caídas o los actos violentos.

Sus síntomas incluyen dolores de cabeza de mayor o menor intensidad, confusión o vértigo, mareos, cambios repentinos de humor, problemas de memoria y de concentración o visión borrosa. En los casos más graves esta sintomatología podría incluir vómitos continuados, debilidad, entumecimiento en los miembros, falta de coordinación en los miembros o convulsiones.

Las modalidades de lesiones cerebrales traumáticas son las siguientes:
Contusión, consistente en la formación de cardenales en el cerebro a causa de impactos fuertes que, si bien no llegan a causar la rotura del cráneo, provocan el golpeo del cerebro contra sus paredes. En otras palabras: el cerebro rebota contra las paredes del cráneo, derivándose daños como resultado.

Hematoma, que implica la formación de coágulos de sangre en el mismo.

Concusión o conmoción cerebral, consistente en una pérdida de las funciones cerebrales, quedando el que la sufre inconsciente de forma temporal.

Fractura craneal, donde tiene lugar la rotura de la cavidad craneal a causa del impacto sufrido en la cabeza, generándose daños a causa de la presión sufrida en el cerebro por los trozos rotos del cráneo.

A consecuencia de alguno de estos tipos la persona puede verse impedida para trabajar, pudiendo incluso sufrir secuelas permanentes por los daños irreversibles sufridos en el cerebro.

Por ello es fundamental en estos casos acudir al consejo profesional de un abogado especializado en materia Laboral y Seguridad Social, con la finalidad de solicitar ante la Seguridad Social la Incapacidad en alguno de sus grados. Con su consejo y asesoramiento experto podrá aumentar las posibilidades de éxito de la reclamación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies