La incapacidad laboral por insuficiencia respiratoria crónica

La incapacidad laboral por insuficiencia respiratoria crónica

La insuficiencia respiratoria crónica se desarrolla como fruto del inadecuado funcionamiento de forma continuada del aparato respiratorio de la persona, pudiendo poner en grave riesgo la salud y el bienestar de la persona, afectando considerablemente su capacidad para realizar actividades tan cotidianas como las propias del puesto de trabajo.

Su cuadro de síntomas presenta grandes similitudes con la insuficiencia respiratoria aguda, si bien los mismos se presentan con una intensidad considerablemente menor en el paciente. Son, entre otros:

  • Alteraciones en el ritmo respiratorio, por el aumento o la disminución de la frecuencia o la profundidad de la respiración.
  • Disnea, consistente en la sensación de ahogo o dificultad respiratoria, especialmente cuando éste se encuentra echado o durmiendo.
  • Taquicardias, derivadas de la necesidad del organismo del paciente de trasportar con mayor celeridad el oxígeno a las diferentes partes del cuerpo, debido a que éste entra en el mismo en menor medida por esas dificultades respiratorias.
  • Hipertensión pulmonar.

El tabaquismo, la obesidad, los traumatismos que dan lugar a daños en la caja torácica o la realización de ciertos trabajos, como pueden ser los que requieren el tratamiento de madera o la extracción de carbón u otros minerales; se encuentran entre los factores que, con mayor incidencia, dan lugar a este tipo de dolencias.
» ¿Cuáles son sus opciones de tratamiento?

No existen grandes avances médicos en lo que respecta al tratamiento de la insuficiencia respiratoria crónica. La presencia del paciente en ambientes libres de humos, así como su alejamiento de cualquier entorno opresivo o que pudiera derivar en dificultades respiratorias, son dos aspectos clave para su bienestar.

Para evitar cualquier tipo de complicación, el paciente con esta patología pulmonar crónica debería vacunarse de manera preventiva contra la gripe.

Por supuesto, éste debería abandonar, si lo tuviera, el hábito de fumar; pudiendo ser positiva la llamada oxigenoterapia, un tratamiento consistente en la administración de aire con una concentración de oxígeno más elevada de lo normal.
» La incapacidad laboral permanente derivada de la misma

Por lo general suele considerarse que esta enfermedad de carácter crónico puede dar lugar a la invalidez laboral permanente en sus modalidades total y absoluta, especialmente cuando se presenta con especial virulencia en el paciente, afectando gravemente a su capacidad respiratoria.

Uno de los principales aspectos que facilitan el proceso de solicitud de la invalidez por este motivo es la presencia de pruebas básicas y sencillas que determinan la reducción de la capacidad respiratoria que ha sufrido el paciente como consecuencia de la enfermedad.

El estado del paciente, lógicamente, sería tomado en consideración junto con la propia naturaleza de las tareas que viniera realizando en su puesto de trabajo, de forma que existirían más posibilidades para el mismo de obtener la incapacidad permanente total para la realización de dicha profesión si aquellas implicaran esfuerzos considerables.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies